marzo 2, 2024 08:30

17.016 MXN

Renán Castro Madera, Director General

Redacción/CAMBIO 22

No se puede escribir la historia del Luis Echeverría Álvarez (LEA) sin hacer referencia a su legado a la nación, testigos mudos de la historia.

Su incansable lucha por revertir la sombra de 1968, hechos que lo llevaron a realizar un trabajo incansable a favor de la juventud, o especialmente de las localidades más apartadas del país, dijo el compilador del libro “Historia de los ferrocarriles en Yucatán 1857-1920” un Camino hacia el tren maya, Noé Peniche Patrón.

“Me tocó ser parte del equipo que impulsó la educación en el ámbito rural y viví con él las emociones para incluir la visita de la reina Isabel de Inglaterra a México una vista a la escuela agropecuaria -que dirigía en Tizimín, Yucatán-, como parte de la labor que hacía para llevar la formación académica al medio rural y también fui testigo y actor para la creación de el polo turístico que es Can Cun, coloso incontenible del caribe”.

Con Diodoro Guerra, ex director del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Rolando De la See, Emiliano Hernández Camargo y Ernesto Guajardo vivimos jornadas para otorgar base magisterial a educadores técnicos en todo el país, paralelamente a esta incansable y noble labor docente.

Muy notable fue la lealtad por más de 50 años a su lado y de mi amigo y hermano el coronel Jorge Nuño Jiménez que se encargaba de enlazar los programas a favor de la enseñanza superior.

Los acontecimientos de 1968 no se pueden pasar desapercibido en las memorias de un gran mexicano que hizo todo lo posible por mejorar la imagen del 68, hechos que lo perseguían, al grado de no dormir en las agotadoras y constantes giras cuando fue candidato a la Presidencia de la república, visitas donde siempre se daba tiempo para escuchar las demandas de los jóvenes y conocer los grandes problemas que existían en las zonas marginadas, viajes que realizaba a bordo de los vagones del ferrocarril especialmente en la zona del Istmo de Tehuantepec y muchas otras regiones apartadas del centro del país.

Se informó en el evento que por razones de salud Noé Peniche no pudo viajar para asistir a la presentación del libro, donde precisamente iba hablar sobre el tema de 1968 tiempo de la guerra fría que castigaba a los gobernantes del mundo como Paris (Mayo francés), Checoslovaquia (Primavera de Praga) y México no fue la excepción por los hechos registrados en Tlatelolco donde triunfaron “Los del todo o nada” es decir, de agitadores que se negaban a llegar a un acuerdo y llevaron al país a una situación que finalmente LEA logró revertir en el transcurso de su mandato.

Como amigo lo acompañé hasta el último día y en sus funerales del año pasado me dolió mucho, tanto como el no haber podido estar presente hoy, en la presentación del libro y de una obra orgullosamente realizada por un equipo de 35 ilustres mexicanos responsables. Colaboradores del expresidente Luis Echeverría Álvarez quienes presentaron el libro “Echeverría Visto a Través de su Tiempo” que recopila una serie de testimonios, documentos y fotografías sobre el sexenio de 1970 a 1976 y que busca rescatar del olvido los logros del sexenio echeverrista, sin descalificaciones sino con información veraz para conocer de primera mano lo que ocurrió en temas como economía, política social y exterior.

La presentación se realizó en la sede del Centro de Estudios Económicos y Sociales del Tercer Mundo, edición que se realizó por el cumpleaños número 100 del presidente Echeverría, quien falleció el 8 de julio del 2022, un día antes de la editorial concluyera la obra.

En ese acto se destacó qué en materia de política exterior, en el sexenio de Echeverría se reanudaron las relaciones con China, otros mencionaron que durante su gobierno Echeverría Álvarez le dio un sentido de pertenencia a todos los sectores sociales, incluido el llamado tercer mundo, así como la creación de instituciones como el Conacyt, Infonavit y Profeco cuya gestión tiene elementos vigentes para un proyecto de gobierno soberano y que una a México, a pesar de la diversidad de ideas, así como la incorporación de jóvenes al quehacer política como diputados, embajadores, secretarios y su profundo conocimiento por los liderazgos universitarios.

Mi amigo Jorge Nuño, quien fue colaborador por 50 años de Luis Echeverría, a lo largo y ancho del mundo , con profundo cariño afirmó que el expresidente no se puede explicar sin su compañera, María Esther Zuno, quien siempre estuvo a su lado a quien nunca le gustó que la llamaran primera dama. Dijo en su tiempo: Llámenme compañera

[email protected]

RHM

¡Únete a nuestras comunidades del Diario CAMBIO 22 en WhatsApp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com