Olivia Vázquez/CAMBIO 22

CANCUN, Q. ROO, 10 de mayo.-Los cortes de luz y los constantes cambios de corriente que se reportan en el suministro de energía eléctrica, van sumando a las pérdidas económicas de negocios que operan en el destino y que tienen que afrontar gastos adicionales por la descompostura de algún equipo electrónico que resulta dañado.

Este, señalaron algunos empresarios, es un tema que sigue pegándole al empresariado y que aunque no es visible de primera mano, se desliza en un constante daño a los equipos electrónicos, adicional al cobro excesivo que luego se tiene que enfrentar.

De hecho, datos oficiales de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en enero pasado la CFE fue el servicio que mayor número de quejas reportó y en 2021, fue la empresa que más número de quejas recibió con 98 inconformidades por el servicio en el estado, mayormente por el cobro excesivo, siendo también el primer lugar a nivel nacional en el número de quejas, pero muchas de las quejas que no llegan hasta esta instancia, y que genera un problema adicional, es la descompostura de equipos que poco a poco se van dañando y que reducen su tiempo de vida.

En el sector de la gastronomía, Julio Villareal Zapata, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) señaló que las pérdidas económicas que se reportan en el sector gastronómico por los constantes cortes de luz son fuertes y le pegan duro al sector.

Los cortes eléctricos, dijo, dañan los equipos como aires acondicionados, compresores, refrigeradores y equipos como hornos y demás que con los cortes intermitentes, resultan dañados y obligan al restaurantero a reparar o compra alguno de emergencia porque no se puede quedar sin ellos.

Estos cambios constantes en la corriente, también quedan los equipos y es un costo adicional que se tiene que reponer.

El líder del sector consideró que se tiene que ver de que manera se puede estabilizar el servicio de la Comisión Federal de Electricidad para que el suministro sea estable, pues las afectaciones representan costos mayores para las empresas que ahora lidian con el resto de su economía para salir adelante y que no se pueden dar el lujo de enfrentar mayores gastos.

En el mismo tenor, se ven impactados muchos de los comercios que operan en el destino y que van desde una tiendita de esquina hasta negocios que dependen totalmente de que se tenga un suministro de corriente sana para mantener equipos e insumos en buenas condiciones.

En esta condición, pequeños negocios como cremerías, frutas y verduras y hasta carnicerías y demás, reconocen que aunque no se ve a diario, cada que se da un cambio de corriente o se tiene un corte, se pone en riesgo todo el equipo y los insumos y esto es una condición que al final, les disminuye el tiempo de uso de sus equipos y los obliga a estar invirtiendo de manera constante en reparaciones, mantenimiento y sustitución de equipo.

 

Los esfuerzos que se han dado con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para que se tenga un mejor servicio no han dado resultados porque el reclamo se hace personal y no se generaliza, lo que deja indefenso al comerciante, que se ve obligado en muchas ocasiones a invertir en una planta eléctrica y un regulador para evitar que algún apagón, le ponga de cabeza en sus gastos.

En el caso del Consejo Coordinador Empresarial del Caribe, la queja ha sido una constante que ha llevado el sector sobre todo en el tema de los cobros excesivos y los nuevos rubros que se van agregando al recibo colocando el consumo de luz, como uno de los gastos más caros que debe enfrentar el empresario en el país, superando hasta 20% el pago que se realiza en cualquier otra parte del país, como lo refería en su momento Cristina Alcayaga, quien lidereo por muchos años esta defensa desde 2018 cuando enfrentaron incrementos que fueron calificados de “escandalosos”.

 

o.vazquez@diariocambio22.mx

RAM