Laura Beytia/CAMBIO 22

CHETUMAL, 30 de octubre.- Este fin de semana finalizó la edición 2023 de la tradicional Feria de la Frontera Sur mejor conocida como la Expofer, que aunque se estimaba sería un cierre espectacular por la afluencia de cerca de 17 mil personas que acudirían al último concierto gratuito, la celebración se empañó por una fuerte lluvia que impidió que las autoridades hicieran la clausura como habían programado.

La maldición de “La Tamalera” que provoca que llueva cada vez que se realiza esta festividad, es una leyenda muy conocida por todos los chetumaleños, quienes la evocan cada vez que se anuncian las fechas de la feria y que coincidencia o no y aunque se modifiquen los días de fiesta, siempre termina lloviendo.

En esta ocasión no fue la excepción y el magno cierre que se esperaba amenizado por el grupo internacionalmente reconocido “Los Ángeles Azules” y que provocó una gran aglomeración de asistentes desde muy temprana hora, no se llevó a cabo ya que el agua y el lodo hizo que muchos se retiraran y el concierto apenas duró alrededor de 45 minutos, debido a que los músicos optaron por suspender su presentación para evitar daños en sus equipos, ya que los cables y conectores estaban expuestos al agua, sin que Protección Civil entrara en acción para extremar medidas de seguridad.

Lo más criticable por parte de quienes acudieron, fue la zona vip que se habilitó para la presidente municipal Yensunni Martínez Hernández y sus funcionarios más allegados y las vallas que los separaban de la ciudadanía, lo que no ocurrió en los anteriores eventos.

Destacó que se suscitaron varios conatos de violencia en las instalaciones del recinto ferial, siendo el último precisamente el sábado, donde muchas familias huyeron despavoridas por la gresca que se armó entre un grupo de personas que se agarraron a golpes y porque la presencia policiaca brilló por su ausencia, obligando a quienes eran testigos de tales hechos a intervenir para prevenir que hubieran lesionados.

Así mismo hubo muchas quejas de los pequeños emprendedores que tuvieron que pagar permisos por alrededor de 9 mil pesos y de hasta 30 mil pesos para los que expendieron bebidas embriagantes, ya que no lograron sacar lo que invirtieron para poder instalarse, ya que las ventas estuvieron bajas porque la autoridad permitió el libre acceso de alimentos y bebidas, lo que fue perjudicial para quienes sí pagaron para tener un espacio.

Y ni que decir de las molestias de los que habitan en colonias aledañas, por el tránsito vehicular, los accidentes y el excesivo ruido que acusaron, no los dejaba dormir.

El informe oficial sobre las cantidades que se erogaron para la logística y la organización de la Expofer, así como los ingresos que se obtuvieron, se deberá presentar en las próximas horas, pero la alcaldesa desde el inicio anticipó que las utilidades serán mínimas por los conciertos gratuitos y porque el único objetivo de hacer la feria era cumplirle a la población, pese a las dificultades financieras de la comuna, aunque no es un secreto que esto se orquestó también para ganar simpatías en busca de su relección.

Extraoficialmente se habla de que tan solo para el pago de los artistas, fueron alrededor de 4 millones de pesos los que se destinaron, siendo “Los Ángeles Azules” el que más cobró, ya que de acuerdo a portales de internet sus tarifas oscilan entre 1.5 y 1.8 millones de pesos por cada presentación.

 

[email protected]

JFCB