Redacción/CAMBIO 22

Los Esmeraldas lo tenían en la bolsa, puede decirse que ya se veían levantando el trofeo en la Liga de Campeones de la Concacaf.

Pero, como decían los antiguos, el último minuto también cuenta y una anotación de la visita pone todo en suspenso, sin nada por descontado.

El triunfo sobre el Los Ángeles FC (2-1) fue más que merecido, porque sólo hubo un equipo en la cancha: el León, lo que hizo recordar los tiempos en los que la Liga MX veía a la MLS muy por abajo del hombro.

Pero el tanto de Denis Bouanga acabó con la euforia y le sabe a poco a los mexicanos.

No es que el León esté acabado; al final, se viajará con la ventaja a Los Ángeles, al BMO Stadium, pero no es lo mismo, hasta en cuestiones de moral, sólo tener un gol de ventaja.

 

 

Fuente: El Universal

[email protected]

MRM