mayo 20, 2024 14:18

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

mayo 20, 2024 14:18

Renan Castro Madera/Cambio 22

En tanto el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se regocija en anunciar la inclusión de Carlos Joaquín al gabinete federal; Quintana Roo, paga las consecuencias con su violento presente y le endosan un sangriento futuro, al enfrentar la peor ola criminal jamás vivida en sexenio alguno.

La administración joaquinista no fue estructurada para el bienestar de sus gobernados, por lo tanto nos ha dejado un reducido margen para presumirlo o enorgullecernos, pese a que intente presumir millonarias obras que más que presentarlas como un ejemplo, representan las pruebas claras de la corrupción que imperó en su trabajo al frente del ejecutivo estatal.

Y la prueba se plasma tanto en la “remodelación” del boulevard Bahía de Chetumal, que según las cifras del gobierno federal y estatal ascendió a más de 240 millones de pesos, mismos que no se justifican por la mala calidad de las obras mismas que se evidenciaron durante la pasada contingencia meteorológica.

Su trabajo al frente del gobierno estatal, se ha caracterizado por la tolerancia o complicidad al crecimiento del crimen organizado en toda la geografía estatal y los golpes que han dado a estructuras criminales como es el caso de la banda de rumanos clonadores de tarjetas que dirigía Florian Tuddor, ocurrió tras un mal arreglo monetario entre este extranjero y la cúpula que dirige la secretaria estatal de seguridad pública, según se incluye en investigaciones de autoridades federales.

Y que podemos decir al plasmar la operatividad y asentamiento del cártel de Caborca, que dirige la familia Caro Quintero en la zona Centro-Sur de la entidad, en dónde recepcionan al menos de tres a cuatro Narcoaeronaves semanales, mismos que descargan a través de bombardeados de paquetes a lo largo y ancho del litoral quintanarroense y algunas veces aterrizando en terrenos colindantes a las fronteras de Quintana Roo con territorio Beliceño o de Guatemala.

Esa droga tras recolectarla es almacenada en bodegas clandestinas que operan en los municipios de Felipe Carrillo Puerto, Bacalar y Othón P. Blanco.

Además los principales capos de esas estructuras criminales conviven con altos funcionarios que prestan sus servicios en la Fiscalía de Quintana Roo y otros entes del gabinete estatal, en dónde cuando menos un vice fiscal se han confirmado sus nexos con algunos poderosos líderes de células que son los principales generadores de la violencia en esa parte de la entidad.

Esto es, su proyecto de trabajo lo diseñaron y llevaron a cabo con el dolor y las vidas de decenas de miembros de familias que han perdido a seres queridos en gran parte víctimas inocentes del asqueroso contubernio que han construido un gran número de efectivos policiacos y funcionarios con el crimen organizado.

Carlos Joaquín lleva sobre su espalda la sangre y el dolor de las familias quintanarroenses por que permitió el arraigo de grupos criminales en nuestra entidad, pese a que presuma la inversión millonaria que designó al rubro de seguridad pública y que ascendió a más de tres mil millones de pesos.

Pese al sofisticado equipo (que por cierto la gran mayoría fue dotado por una empresa filial de grupo Salinas) que de poco o en nada logró disminuir el avance de la criminalidad que padecen a diario los cerca del millón 300 mil habitantes que radican en Quintana Roo.

Nunca en la historia de la entidad la violencia se había extendido a lo largo y ancho de los once municipios que conforman la geografía estatal.

No hay excusa que valga, su desvergüenza por más que sea arropada por Andrés Manuel López Obrador, jamás podrá llevar consuelo a las decenas de niños muertos a consecuencia de los enfrentamientos entre bandas rivales que ha costado la vida de mujeres y embarazadas, además de hombres que han sido víctimas de este millonario negocio que según cálculos de especialistas en Quintana Roo, deja ganancias anuales superiores a los tres mil millones de dólares en todas sus modalidades.

Bienvenido señor Carlos Joaquín, bienvenido al panteón de la desvergüenza, porque para los ciudadanos bien nacidos, su incursión en el gabinete de la 4T, tan sólo será una muestra más que los gobernantes federales actuales en mucho se parecen a sus antecesores, o tal vez los superen en el grado de simulación que ocupan para hacerse del poder.

Arriba nosotros los pobres, que al fin y al cabo cobrar una reducida cantidad mensual a través de programas sociales, nos provocan lagunas mentales mismas que generan el olvido y el sufrimiento de millones de compatriotas que vivimos a merced del crimen organizado.

 

[email protected]
[email protected]

[email protected]

GCH

¡Únete a nuestras comunidades del Diario Cambio 22 en Whatsapp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.

WhatsApp Telegram
Telegram



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com