Redacción/CAMBIO 22 

Cuando David Crosby ayudó a fundar The Byrds, la idea de formar parte de una banda como The Beatles era embriagadora. El músico, que falleció la semana pasada, y sus compañeros de banda estaban tan obsesionados con The Beatles que vieron A Hard Day’s Night y fueron directamente a comprar los mismos instrumentos.

A un Crosby moderno le convendría no molestarse, pues las bandas están casi completamente ausentes de las listas musicales.

Solo cuatro nuevas canciones de distintos grupos entraron en el Top 100 oficial de sencillos del año pasado, que estuvo dominado por actuaciones solistas y algunos clásicos de artistas como Fleetwood Mac y Arctic Monkeys.

No hay escasez de música nueva. Lucian Grainge, presidente de Universal Music, se quejó a principios de mes de que algunos servicios de streaming publican 100 mil canciones al día.

Entonces, ¿por qué a las bandas les ha costado tanto triunfar en comparación con megaestrellas solistas como Ed Sheeran y Taylor Swift? El culpable obvio son las redes sociales, según señala Chris Price, jefe de música de las emisoras Radio 1 y 1Xtra, y ejecutivo a cargo de las listas de reproducción de las emisoras.

“Las redes sociales son más bien una búsqueda de solistas”, explicó. “Es más fácil como artista solista transmitir quién eres y el tipo de artista que eres en TikTok o Instagram que para cuatro personas hacer lo mismo”.

Es mucho más probable que los departamentos de A&R (artista y repertorio) de las empresas discográficas busquen talentos en internet, comprobando el número de seguidores y las métricas de interacción, en lugar de intentar evaluar a un cuarteto que se presenta en un bar sudoroso. Hacer famoso a una banda ahora significa volverse viral o conseguir un acuerdo de “sincronización” con un programa de televisión o un anuncio.

No se trata únicamente de rock’n’roll. “Cuando empecé a escuchar música rap en los años 80 y 90, todo giraba en torno a Public Enemy, N.W.A. y Wu-Tang Clan”, explicó Price. “En los últimos 10 años, gira en torno a Drake y, en el Reino Unido, Stormzy y Dave”.

Lo mismo ocurre con la música dance. “The Chemical Brothers era una banda. Orbital era una banda”, explicó Price. “Creo que tengo más apego sentimental a las bandas que las personas que han nacido en los últimos 20 años”.

“En Radio 1 hacemos un balance cada semana, asegurándonos de que tenemos una lista de reproducción étnicamente diversa y equilibrada en términos de artistas masculinos y femeninos. ¿Buscamos activamente bandas en lugar de solistas? No necesariamente, pero no voy a fingir que no me encanta que Wet Leg sea el grupo revelación de 2022, y me emociona cuando The 1975 encabezan el Big Weekend de Radio 1”.

El rápido desarrollo de la tecnología musical es otro factor, con programas como Ableton Live que permiten que la gente produzca música con calidad de estudio desde su habitación por menos de lo que cuestan una guitarra eléctrica y un amplificador.

“En el apogeo de las bandas, en los años 60, si querías hacer ruido para que la gente bailara, necesitabas una banda”, comentó David Hepworth, escritor de Overpaid, Oversexed and Over There, y exeditor de Smash Hits. “Ahora solo necesitas una laptop. Cuando The Beatles llegaron en 1964 (a Estados Unidos), lo que sorprendió a personas como Bruce Springsteen y Tom Petty fue que eran una banda. Los estadounidenses en realidad no tenían bandas”.

Desde Elvis Presley y Jerry Lee Lewis hasta Madonna, Michael Jackson y Lady Gaga, la tradición estadounidense se ha decantado por los artistas solistas, indicó Hepworth.

“Mientras que con la invasión británica, lo que resultaba atractivo era que había una banda a la que querías unirte. Y ahí estaba la promesa implícita de que podías tener una banda similar con tus amigos de la escuela o la universidad”.

Aunque páginas web como Join My Band han sustituido a la sección de clasificados de la revista Melody Maker como medio para encontrar esa banda, los grupos nuevos, como FLO y Yard Act, también necesitan lugares donde puedan tocar.

“Es costoso comprar instrumentos, alquilar espacios de ensayo y salir de gira”, explicó Louis Bloom, presidente de Island Records UK. “Estamos observando el cierre de espacios musicales en el centro de las ciudades, donde los inmuebles de primera calidad se están convirtiendo en departamentos y oficinas”. Mañana comienza la semana Independent Venue Week destinada a apoyar a 300 locales de base, el Reino Unido ha perdido alrededor de un tercio de sus locales en los últimos 20 años.

Aun así, “siguen apareciendo bandas increíbles e inspiradoras”, comentó Bloom. “La demanda está ahí porque sigue siendo una de las mejores cosas que cualquiera de nosotros puede experimentar, ver tocar en vivo a una banda que nos encanta, ya sea en un pequeñísimo club o en el escenario principal de un festival”.

Puede parecer que los creadores de música electrónica actúan en solitario, pero con frecuencia forman parte de un grupo más amplio, como una banda de hip-hop o un colectivo de DJs.

LF System fue uno de los cuatro grupos que entraron en el Top 100 el año pasado con una nueva canción, su himno dance Afraid To Feel, junto con otros grupos de música dance Belters Only y Bad Boy Chiller Crew, y la banda de guitarras OneRepublic.

El dúo, compuesto por Conor Larkman y Sean Finnigan, se conoció en clubes de Edimburgo y Glasgow.

“Nos dimos cuenta de que tocábamos y nos gustaba una música muy parecida, así que empezamos a tocar como DJ juntos”, explicó Larkman. “Aunque creas que un artista actúa en solitario, lo más probable es que también tenga todo un equipo detrás, ayudándolo”.

Es posible que Stormzy sea uno de los artistas británicos solistas de mayor éxito de la última década, pero cuando apareció en la portada de la revista Sound on Sound de enero, insistió en que su equipo también saliera en la foto y tuviera el mismo protagonismo.

“Quizás hay algunos indicios de que estamos presenciando el regreso de las bandas y los grupos”, comentó Price. “Es difícil argumentar que Wet Leg no son el mayor artista revelación de 2022. FLO ganó la encuesta Sound Off de Radio 1 de 2023 y también ganaron el (premio) estrella emergente de los premios Brit. Eso es importante. Me encantaría ver más bandas”.

 

Fuente The Guardian

[email protected]

MRM