Alerta Roja

 

Javier Chávez Ataxca/CAMBIO 22

Es bueno que la gobernadora Mara Lezama con sentido práctico eche la mano a familias chetumaleñas damnificadas por las intensas lluvias que inundaron sus viviendas desde la noche del pasado viernes, cuando a todos sorprendió la tormenta. Las humildes familias repondrán enseres domésticos cuya compra fue hecha con enorme sacrificio y pagos interminables en Coppel y Elektra: refrigeradores, estufas, colchones y comedores.

𝐀𝐲𝐞𝐫 𝐥𝐚 𝐠𝐨𝐛𝐞𝐫𝐧𝐚𝐝𝐨𝐫𝐚 𝐦𝐨𝐫𝐞𝐧𝐢𝐬𝐭𝐚 𝐚𝐧𝐮𝐧𝐜𝐢ó 𝐥𝐚 𝐫𝐞𝐚𝐬𝐢𝐠𝐧𝐚𝐜𝐢ó𝐧 𝐝𝐞 𝟑𝟕 𝐦𝐢𝐥𝐥𝐨𝐧𝐞𝐬 𝐝𝐞 𝐩𝐞𝐬𝐨𝐬 𝐝𝐞 𝐟𝐨𝐧𝐝𝐨𝐬 𝐞𝐬𝐭𝐚𝐭𝐚𝐥𝐞𝐬 𝐲 𝐬𝐞 𝐢𝐧𝐜𝐥𝐮𝐲𝐞 𝐮𝐧 𝐚𝐩𝐨𝐲𝐨 𝐟𝐢𝐧𝐚𝐧𝐜𝐢𝐞𝐫𝐨 y asesoría a pequeños comerciantes que no son sujetos de crédito para que reactiven sus negocios, familiares en su gran mayoría. Los apoyos van de los 10 mil a los 20 mil pesos.

Mara Lezama precisó que son 22 colonias las más afectadas –como Las Casitas, Proterritorio, Adolfo López Mateos y Caribe– y en ellas hay 889 familias, cifra que podrá aumentar con el avance del censo. Pero lo importante es que Mara se desplazó entre las aguas estancadas, hablando de tú a tú con los chetumaleños para sentir su desamparo y tenderles la mano como se espera de su gobernadora, independientemente de los colores partidistas.

Hasta ahí el vaso medio lleno, porque el vaso medio vacío obliga a revisar el desempeño de todo su equipo de colaboradores y aquí sobresalieron dos mujeres: Cristina Torres Gómez (Secretaria de Gobierno) e Irazú Sarabia May, titular de Obras Públicas. 𝐌𝐮𝐜𝐡𝐨𝐬 𝐩𝐞𝐫𝐦𝐚𝐧𝐞𝐜𝐢𝐞𝐫𝐨𝐧 𝐨𝐜𝐮𝐥𝐭𝐨𝐬 𝐨 “𝐧𝐚𝐝𝐚𝐧𝐝𝐨 𝐝𝐞 𝐚 𝐦𝐮𝐞𝐫𝐭𝐢𝐭𝐨”, 𝐯𝐚𝐥𝐠𝐚 𝐥𝐚 𝐞𝐱𝐩𝐫𝐞𝐬𝐢ó𝐧.

https://x.com/i/status/1803888263360323710

Cada alto funcionario tiene que estar preparado para las exigencias del cargo y debe salir a la intemperie tan pronto pase la tormenta eléctrica, como hizo nuestra alcaldesa capitalina Yensunni Martínez Hernández con sus tenis blancos que fueron blanco del sarcasmo, olvidando la revisión de sus urgentes y obligadas acciones, porque ningún político nos hace un favor al hacer su trabajo.

𝐋𝐚 𝐢𝐧𝐮𝐧𝐝𝐚𝐜𝐢ó𝐧 𝐝𝐞 𝐧𝐮𝐞𝐬𝐭𝐫𝐚 𝐜𝐚𝐩𝐢𝐭𝐚𝐥 𝐝𝐞𝐛𝐞 𝐨𝐛𝐥𝐢𝐠𝐚𝐫 𝐚 𝐝𝐨𝐬 𝐦𝐚𝐧𝐝𝐨𝐬 𝐚 𝐫𝐞𝐮𝐧𝐢𝐫𝐬𝐞 𝐝𝐞 𝐢𝐧𝐦𝐞𝐝𝐢𝐚𝐭𝐨 𝐩𝐚𝐫𝐚 𝐫𝐞𝐯𝐢𝐬𝐚𝐫 𝐞𝐥 𝐞𝐬𝐭𝐚𝐝𝐨 𝐟𝐮𝐧𝐜𝐢𝐨𝐧𝐚𝐥 𝐨 𝐝𝐞𝐟𝐢𝐜𝐢𝐞𝐧𝐭𝐞 𝐝𝐞 𝐧𝐮𝐞𝐬𝐭𝐫𝐚𝐬 𝐫𝐞𝐝𝐞𝐬 𝐝𝐞 𝐝𝐫𝐞𝐧𝐚𝐣𝐞 𝐩𝐥𝐮𝐯𝐢𝐚𝐥, como el de la Charca que desemboca en la bahía –cruzando la avenida Othón P. Blanco– y una enorme zanja a cielo abierto contemplable en el Boulevard Bahía, avanzando hacia Calderitas.

La alcaldesa Yensunni Martínez se tiene que reunir de inmediato con el titular de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA), Alberto Covarrubias Cortés, para revisar con planos y fotografías aéreas actualizadas las condiciones de esta red de drenaje pluvial y de pozos de absorción, porque 𝐥𝐨 𝐨𝐜𝐮𝐫𝐫𝐢𝐝𝐨 𝐞𝐥 𝐩𝐚𝐬𝐚𝐝𝐨 𝐯𝐢𝐞𝐫𝐧𝐞𝐬 𝐟𝐮𝐞 𝐮𝐧 𝐠𝐨𝐥𝐩𝐞 𝐛𝐚𝐣𝐨 𝐞𝐧 𝐞𝐬𝐭𝐚 𝐭𝐞𝐦𝐩𝐨𝐫𝐚𝐝𝐚 𝐝𝐞 𝐡𝐮𝐫𝐚𝐜𝐚𝐧𝐞𝐬 𝐪𝐮𝐞 𝐞𝐬𝐭á 𝐞𝐧 𝐩𝐚ñ𝐚𝐥𝐞𝐬.

 

[email protected]

JFCB

WhatsApp Telegram
Telegram


Diario Cambio 22 - Península Libre