Laura Beytia/CAMBIO 22

CHETUMAL, 17 de octubre.- Este martes compareció la titular de la Secretaría de Obras Públicas (SEOP), Irazú Sarabia May, ante sólo cuatro integrantes de la Comisión de Desarrollo Urbano Sustentable y Asuntos Metropolitanos, que encabeza la diputada Yohanet Torres Muñoz, para ampliar la glosa del primer informe de gobierno.

En su intervención en esta comparecencia desairada por la mayoría de la Legislatura, la funcionaria solo se limitó a hablar sobre la inversión que esta dependencia ha realizado de septiembre de 2022 a junio de este año, que ha sido por aproximadamente 106 millones 175 mil 331 pesos que se han aplicado en 23 obras, básicamente de infraestructura vial urbana y de espacios públicos en Othón P. Blanco, Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos, y de las cuales dio todos los datos técnicos.

En cuanto a los contratos asignados, precisó que 20 fueron para empresas quintanarroenses por un monto de 89 millones de pesos y solamente una adjudicación fue para un foráneo por 6 millones de pesos, recalcando que ha prevalecido el apoyo para los constructores locales; aunque la CMIC y los propios empresarios del ramo de la construcción se han encargado de reprochar que han sido ignorados en los procesos de licitación y solo les han otorgado contratos de obras pequeñas y que no representa utilidades para ese sector, por lo que podría decirse que la información que presentó Sarabia May es totalmente errónea.

Detalló que el recurso que falta por invertir en lo que resta del 2023 es del orden de los 300 millones de pesos, en diversas propuestas que se irán anunciando en los siguientes días y que, aseguró, son propuestas que se desarrollarán en tiempo y forma, como el Centro de Internamiento para Adolescentes Infractores.

Pero la secretaria de Obras Públicas no habló sobre las quejas que existen en la ribera del río Hondo y las comunidades de la zona rural, sobre las solicitudes que existen para la rehabilitación de los caminos sacacosechas, peticiones que han sido ignoradas hasta el momento y que intentó justificar con solo 3 proyectos en el municipio de Bacalar.

Tampoco hizo referencia a si la Seop atenderá los reclamos de los habitantes de Raudales y Laguna Guerrero, que demandan la reparación de la carretera de acceso y que los comunica con la capital del estado, que se encuentra en pésimas condiciones y donde, a pesar de que la funcionaria ha insistido que ya se contempla, aún no hay una fecha en concreto para comenzar con los trabajos.

Y ni que decir de las irregularidades que fueron detectadas en los trabajos de entrega-recepción y de las obras que se quedaron inconclusas en la administración de Carlos Joaquín, y que les heredaron para que se concretaran y se concluyeran, por ejemplo, las fuentes danzarinas de la Megaescultura, donde dijo que se tomaron decisiones de finiquitar anticipadamente los contratos y redistribuir el recurso para otra obra, recuperando las fuentes, que tuvieron un costo de 3.5 millones de pesos, y que analizan integrarlas a otro proyecto, inclusive, en otro municipio.

“Se recuperaron las fuentes que estaban, están en manos de la Secretaría de Obras Públicas y estamos analizando si en alguna de las obras del 2024 las podemos integrar para tratar de ocuparlas y no desecharlas, porque creo que sería vistoso y bonito ponerlas en un área de la ciudad, no solamente de Chetumal, sino de otro municipio.”

Finalmente, y pese a las evidentes anomalías que presenta la obra de mejoramiento del Boulevard Bahía de Chetumal, ninguno de los diputados presentes en la comparecencia cuestionó sobre el resultado de las auditorías y si se hicieron válidas las pólizas de vicios ocultos, aunque podría deberse a que la Seop optó por lavarse las manos y entregar el proyecto al ayuntamiento de Othón P.Blanco, para que sea quien le dé seguimiento y se encargue de dicho proceso.

 

[email protected]

JFCB