febrero 29, 2024 00:09

Renán Castro Madera, Director General

Redacción/CAMBIO 22

Hace más de 50 años, los habitantes de Tizimín incendiaron el Palacio Municipal de Tizimín, pasado que puede repetirse, por la falta de información de parte de la autoridad que pretende sacar a los palqueros del predio donde actualmente se celebran las corridas de toros e instalar el coso artesanal en el interior del recinto ferial, dijo el ganadero Noé Peniche Patrón.

Peniche Patrón recordó que hace 4 años, su esposa Ana María Aguiar publicó una crónica en POR ESTO!, en la que recuerda como la noche del 19 de noviembre de 1972 comenzó una serie de manifestaciones de inconformidad porque el alcalde municipal de ese entonces, sin previo aviso construyó el parque “Benito Juárez” en el sitio donde se edificaba el coso taurino, lo que culminó con la destrucción del parque y la quema del palacio municipal, entre otros destrozos.

Al grado que hubo que realizar un acto de desagravio al Benemérito de las Américas, cuando en realidad debió ser para reconocer la equivocada decisión de la autoridad que no supo respetar a las tradiciones y especialmente a su majestad “Las corridas de toros” que se llevan a cabo en el marco de la Feria anual dedicada a los Reyes Magos (Gaspar, Melchor y Baltazar). En ese entonces, la población no tenía nada en contra de Juárez, sino que estaba inconforme porque la autoridad sin consultar al pueblo realizó una obra pública, sin considerar los posibles daños colaterales.

Hace más de 5 décadas la autoridad municipal no comprendió que la fiesta del pueblo, es tiempo sagrado y ahora, una vez más se intenta hacer lo mismo, al anunciar que se pretende construir un mercado en el terreno que ocupa el ruedo y construir otro coso que funcione de manera permanente en el recinto ferial, sin tomar en cuenta la opinión de los organizadores de la feria y un presente que es parte de la comunidad tizimileña, aunque no sepamos comprenderla y vivirla los que hemos sido superados por la modernidad y la globalización.

“La noche del 19 de noviembre de 1972, vi pasar frente a mi casa a cientos de personas que con machete en mano y piedras marchaban rumbo al Palacio Municipal y al final la protesta culmino con la quema de las oficinas municipales y hasta del Registro Civil, donde se destruyeron las actas de matrimonio, entre ellas la suya, debido a que semanas antes había contraído matrimonio con su inseparable compañera Ana María Aguiar”, dijo el entrevistado, espero que esto no sé olvide ni se repita, porque el coso artesanal esta declarado como Patrimonio Cultural que da identidad a las comunidades del estado que son aficionados a la fiesta brava, hasta el tuétano de los huesos de los bureles.

Finalmente dijo que no se debe permitir se geste otra revuelta y establecer un diálogo con los organizadores de las corridas de toros y de esa manera evitar que la historia se repita. De hecho, adelantó que este domingo asistirá a la corrida que se celebrará en la Plaza de Toros de Mérida.

 

[email protected]

GCH

¡Únete a nuestras comunidades del Diario CAMBIO 22 en WhatsApp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com