marzo 4, 2024 00:23

17.01 MXN

Renán Castro Madera, Director General

Redacción/CAMBIO 22

La rebelión en Rusia de los mercenarios de Wagner enfrentó a los funcionarios occidentales con uno de sus temores más graves: la posibilidad de caos político e inestabilidad en el país con el mayor arsenal nuclear del mundo.

La ansiedad sobre quién podría hacerse con el control de las armas rusas de destrucción masiva ha atenuado durante mucho tiempo las esperanzas occidentales de que el Presidente Vladimir Putin pudiera ser desalojado del poder.

Pero meses de posturas nucleares por parte de Putin y otros altos cargos rusos, y un nuevo debate entre los analistas moscovitas sobre el uso de un arma nuclear contra un país de la OTAN, han suscitado dudas sobre si Putin proporciona realmente la estabilidad necesaria para evitar un Armagedón atómico, o si es él el riesgo que más deberían temer.

Los funcionarios rusos han jugado con los temores nucleares de Occidente durante toda la guerra en un esfuerzo por socavar el apoyo occidental a Ucrania y ralentizar la entrega de armas, una táctica que parece haber funcionado.

Y en las últimas semanas se ha intensificado el tamborileo, con algunos analistas estratégicos rusos bien conectados y expertos de usinas de pensamientos proclamando abiertamente la “necesidad” de que Moscú lleve a cabo un ataque nuclear táctico preventivo contra un país de la OTAN, como Polonia, para evitar la derrota en la guerra contra Ucrania y reavivar el terror occidental al poderío nuclear de Rusia.

Desde la rebelión de Wagner, Sergei Karaganov, ex asesor del Kremlin e influyente politólogo ruso, ha redoblado sus llamamientos a Moscú para que lo haga. En un artículo del mes pasado titulado “Una decisión difícil pero necesaria”, Karaganov argumentaba que el riesgo de un ataque nuclear de represalia contra Rusia, y de un Armagedón nuclear, “puede reducirse a un mínimo absoluto”.

Ningún presidente estadounidense en su sano juicio pondría en peligro a Estados Unidos “sacrificando una Boston condicional por una Poznań condicional”, escribió, refiriéndose a una ciudad de Polonia.

El analista militar moscovita Dmitry Trenin apoyó a Karaganov, argumentando que “debería enviarse una señal inequívoca -y ya no verbal-” a Washington.

“No debe ocultarse la posibilidad de utilizar armas nucleares en el conflicto actual”, escribió en un ensayo, en el que pedía la revisión de la doctrina nuclear rusa, que limita el uso de armas nucleares a los casos en que la existencia de Rusia se vea amenazada. Ambos ensayos fueron publicados por el influyente think tank ruso de política exterior, la Fundación de Investigación de Política Exterior.

Trenin lamentó que el despliegue de armas nucleares rusas en Bielorrusia -que Putin dice que estará terminado a finales de año- no haya causado ninguna alarma visible en las capitales occidentales.

Los ensayos de Karaganov tienen un tono mesiánico que refleja la celosa visión de Putin de su lugar en la historia, resolviendo lo que a Moscú le gusta llamar “el problema de Ucrania”, una referencia a una nación independiente y democrática que elige un camino proeuropeo en las fronteras rusas.

Sostiene que las armas nucleares fueron inventadas por Dios para reavivar el miedo de la humanidad al Armagedón, insistiendo: “Hay que reavivar ese miedo”. Ve a Rusia como “elegida por la historia” para destruir el “yugo occidental” y “liberar finalmente al mundo”.

Muchos expertos rusos en armamento nuclear jadearon horrorizados ante los llamamientos de Karaganov y Trenin. Uno de ellos, Ivan Timofeev, lo calificó de “extremadamente peligroso”.

Tres expertos del Centro para la Seguridad Internacional que escriben en el periódico Kommersant, Alexei Arbatov, Konstantin Bogdanov y Dmitry Stefanovich, calificaron la idea de que Washington no devolvería el golpe de “muy dudosa y probablemente errónea”.

Luego llegó el espectro de la guerra civil, con los mercenarios de Wagner rodando en un convoy hacia Moscú en el caos político más grave desde 1993, cuando el Presidente Boris Yeltsin ordenó a los tanques disparar contra el parlamento del país para aplastar una rebelión de los legisladores.

Mientras se desarrollaba la rebelión de Wagner a principios de este mes, funcionarios estadounidenses se pusieron en contacto con Moscú para asegurar a Putin que la rebelión de Prigozhin era un asunto interno de Rusia, según el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby.

Esa tranquilidad puso de manifiesto la preocupación entre los líderes occidentales de que Putin, intuyendo un complot occidental o temiendo la derrota, pudiera tomar medidas radicales.

La rebelión ha terminado, pero cualquier nuevo golpe drástico en la guerra podría desencadenar la inestabilidad en Rusia. Una nueva gran derrota en la guerra podría derrocar a Putin, dijo Anatol Lieven, del Quincy Institute for Responsible Statecraft, o podría verle escalar y recurrir a un arma nuclear táctica.

Si Putin se enfrentara a la pérdida de la Crimea ocupada, “las posibilidades de escalada serían extraordinariamente altas porque creería que es necesario salvar Crimea, pero también sería necesario salvar su régimen en ese momento”, dijo Lieven.

Los analistas predicen una gran represión interna en Rusia, para evitar cualquier rebelión similar por parte de cualquier grupo armado rebelde en el futuro.

Tras apoderarse de un cuartel militar en Rostov del Don, los combatientes de Wagner se desplazaron hacia el norte, a la ciudad de Voronezh, dando la voz de alarma sobre el almacén de armas nucleares Voronezh-45, situado a unos 130 kilómetros más al este.

Pero incluso si Wagner hubiera apuntado a las armas -y no hay pruebas de que lo hiciera- los mercenarios no habrían podido utilizarlas, según los analistas.

“¿Puede un grupo armado como Wagner hacerse con el control de algunas de las armas nucleares rusas y, de algún modo, utilizarlas o detonarlas?

La respuesta corta es no, es prácticamente imposible”, tuiteó Pavel Podvig, experto en armas nucleares del Instituto de Investigación sobre el Desarme de la ONU, después de que un teórico de la conspiración de Twitter difundiera a más de 250.000 seguidores la desinformación de que el líder de Wagner, Yevgeny Prigozhin, había “conseguido las armas nucleares”.

En el foro económico de San Petersburgo del mes pasado, Putin dijo que las armas nucleares protegerían la seguridad rusa “en el sentido más amplio de la palabra”, pero que “no había necesidad” de utilizarlas en la actualidad.

Cuando se le preguntó en la sesión plenaria si estaría dispuesto a utilizarlas, Putin bromeó: “¿Qué debo decir? ¿Asustar al mundo entero? ¿Por qué tenemos que asustar al mundo entero?”.

Pero desde la invasión de Ucrania, Putin y altos cargos como el vicepresidente del Consejo de Seguridad ruso, Dmitri Medvédev, y el ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, han liderado el alarmismo nuclear. Al anunciar la invasión el primer día, Putin advirtió de que cualquier país que interfiriera en la guerra se enfrentaría a consecuencias “como nunca han visto en toda vuestra historia”, en una alusión inequívoca a las armas nucleares.

Días después, puso las armas nucleares rusas en “disposición especial de combate”. Desde entonces, Rusia ha suspendido su participación en el nuevo acuerdo START y ha anunciado que las armas nucleares se almacenarían en Bielorrusia. En septiembre, Putin advirtió explícitamente de que Rusia utilizaría armas nucleares si su territorio se veía amenazado, como pretendía anexionarse cuatro regiones ucranianas.

En la última advertencia nuclear, Medvédev afirmó que un apocalipsis nuclear era “no sólo posible, sino bastante probable”, en un artículo publicado el domingo en Rossiyskaya Gazeta, porque “no hay tabú” en el uso de armas nucleares. Medvédev afirmó que Occidente tenía que aceptar la aniquilación del gobierno “nazi” de Ucrania “si no quiere un final apocalíptico” de la civilización.

Algunos analistas consideraron que el debate sobre el ataque nuclear a un país de la OTAN era un farol orquestado para aumentar los temores nucleares de Occidente, pero otros lo vieron simplemente como un desahogo de los partidarios de la línea dura sobre los fallos de Rusia en la guerra.

“Es justo decir que la gente de esa comunidad siente frustración por la situación, y mi opinión es que están pensando en voz alta”, dijo Podvig en una entrevista. Dijo que los funcionarios rusos habían sido “bastante coherentes, que las armas nucleares sólo podrían utilizarse para proteger a Rusia de algún tipo de amenaza existencial”.

“Las armas están ahí, y hay escenarios en los que se pueden utilizar. Sin embargo, estamos, al menos en este momento, a dos pasos de este punto”. Si Rusia empezara a plantearse seriamente el uso de armas nucleares en Ucrania o Polonia, primero se produciría un cambio mucho más brusco en la retórica del Kremlin, afirmó.

Pero una cuestión preocupante es qué constituiría una “amenaza existencial” para Rusia en la mente de Putin, dada su profunda convicción de que es el único guardián y protector del Estado.

En enero, el Boletín de los Científicos Atómicos adelantó las manecillas del Reloj del Juicio Final 10 segundos, hasta 90 segundos antes de la medianoche, en gran parte “debido a los crecientes peligros de la guerra en Ucrania”, dijo.

Artur Kacprzyk, analista de armas nucleares del Instituto Polaco de Asuntos Internacionales, dijo que el debate de Moscú sobre atacar Polonia era una forma de coerción nuclear diseñada para intimidar a la OTAN, y causó “preocupación pero definitivamente no pánico”.

“El nivel de este debate en Rusia, y su intensidad, sobre un posible uso nuclear es mayor que antes”, afirmó. “Si creen que Occidente se plegará, eso les animará a aumentar y aumentar estas amenazas”.

Días antes de la rebelión de Wagner, el presidente Biden dijo que el riesgo de que Rusia utilizara un arma nuclear táctica contra Europa era “real”, informó Reuters.

Pero Kirby dijo la semana pasada que Estados Unidos no había visto “ningún indicio de que el Sr. Putin esté interesado en avanzar en esa dirección y tampoco hemos visto nada que nos haga cambiar nuestra propia postura disuasoria”.

A los analistas pro-Kremlin les gusta argumentar que una potencia nuclear “no puede perder” la guerra, a pesar de la historia de desventuras militares empantanadas de Moscú y Washington.

Según Podvig, una fuente de frustración para Rusia fue que la posesión de armas nucleares simplemente no fue un factor decisivo para ganar la guerra.

“No es que no se respeten las armas nucleares de Rusia”, dijo Podvig. “Es que realmente no se le ocurre cómo utilizarlas para obtener alguna ventaja. En este momento, supongo que lo único que Rusia consigue con sus armas nucleares es que no haya una implicación directa de la OTAN o de Estados Unidos en esta guerra.”

 

 

 

 

 

 

Fuente: The Washington Post/Infobae
[email protected]
MRM

¡Únete a nuestras comunidades del Diario CAMBIO 22 en WhatsApp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com