Olivia Vázquez/CAMBIO 22

CANCÚN, 5 de junio.-Este año las protestas y reclamos de una clase trabajadora cansada de los abusos se dejó sentir en el Caribe Mexicano por los “ridículos” pago de utilidades que liberaron las empresas.  La molestia y enojo se ha reflejado entre la clase trabajadora de la industria turística y de servicios por el abuso de cadenas hoteleras y de servicios que pese a operar con llenos totales el año anterior, ha liberado un pago mínimo de utilidades que ha llegado a la ofensiva cantidad de 10 pesos bajo el argumento de no tener más recursos.

Y aunque la hotelería organizada asegura no tener expedientes ni denuncias ante la Secretaría del Trabajo y Previsión Social y hasta argumenta que muchos de los movimientos de trabajadores fueron manipulados para perjudicar a las empresas,  más de una docena de expedientes ya se siguen ante la autoridad para pedir la carátula fiscal real de la empresa y verificar sus reportes.

Las impugnaciones, también se dirigen al Servicio de Administración Tributaria (SAT) por no cumplir con el pago de utilidades de manera correcta y busca evadir o diluir este recurso, como lo confirmó el mismo sindicato de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC).

Y aunque el periodo de impugnación está abierto estos primeros 10 días del mes, se sabe que ya son al menos una docena de empresas que serán inspeccionadas a detalle por el SAT por esta liberación “ridícula” que han hecho a sus empleados.

Este año, en la otra cara del paraíso, la última protesta de inconformidad ha saltado en Cozumel, en el hotel Grand Park Royal, donde hoy mismo trabajadores pararon actividades para exigir un pago de utilidades justo y una serie de demandas laborales incumplidas.

El pago de utilidades  a algunos de estos trabajadores ha sido de 10 pesos, en tanto otros aseguran que sólo 250 y hasta 450 pesos ha sido la liberación, siendo que el año anterior, el pago fue mucho más alto, y aún no se traía una activación

Estas faltantes, se están dando, a decir de los sindicatos, derivado de que muchas empresas que operan con sucursales o que tienen varios hoteles, luego de dejar el outsourcing o pagadoras y operar con una verdadera nómina con prestaciones,  sólo están reportando una sola razón social y en la carátula fiscal el ingreso de la empresa se diluye entre otras sucursales que quizá no tienen el mismo nivel de operación. Es decir, si el Grand Park Royal tiene hoteles en Cozumel, Cancún y Playa, el pago se dispersa entre todos aunque un solo hotel haya reportado 100% de operaciones todo el año y haya sostenido el gasto de los otros dos.

Esta condición está siendo injusta y en ello se están enfocando los líderes sindicales, pero el trabajador cansado de la explotación, ha decidido salir a la calle a manifestarse.

En el estado, trabajadores han colocado en la lista negra a cadenas como el Moon Palace, por el pago mínimo que les han dado de 90 pesos para algunos, así como empleados del hotel Paradisus, donde también se dieron pagos de 70 pesos de utilidades y se renegociaron a 7 mil pesos luego del plantón y ahora el Grand Royal de Cozumel donde una trabajadora afirma haber recibido 10 pesitos.

Así también se mencionan hoteles en la Riviera Maya como Thomson, The Fives Down Town Melía, pero también en empresas como Gas Tomza, Dolphin Discovery, en Isla Mujeres se han manifestado, también el Bahía Principe en Tulum y hasta la aerolínea Volaris entró en la lista de protestas de los trabajadores y otras empresas como  Grand Residences en Riviera Cancún, el Azul Five y  más que ni siquiera a pago de utilidades han llegado este año y que por temor o miedo, los trabajadores no denuncian, simplemente se van de la empresa, misma que luego se queja de no poder completar su nómina y sostener un déficit laboral.

 

 

 

o.vazquez@diariocambio22.mx

JFCB