Olivia Vázquez/CAMBIO 22

CANCUN, Q. ROO, 04 de octubre.- La desaceleración que sigue presentando Estados Unidos preocupa al sector empresarial del destino, frente a lo que sería el invierno la mejor temporada que se espera tras la pandemia de covid-19.

Sin duda, han referido líderes empresariales como Angélica Frías, presidenta de la Coparmex en Cancún y Eduardo Martínez, presidente del Consejo Coordinador Empresarial del Caribe, el comportamiento de la economía en Estados Unidos mantiene atento al sector pues sin duda sería muy preocupante que el principal proveedor de turismo cayera en una recesión económica.

Y es que los expertos y consultores advierten que Estados Unidos sigue en contracción por tercer mes consecutivo y aunque se ha tenido cierto alivió a las presiones inflacionarias de las empresas en septiembre por la mejoría de las cadenas de suministro, la economía sigue dando muestras de desaceleración y la probabilidad de recesión aumenta.

En este tenor, los empresarios del destino han asegurado que se mantienen resilientes y muchas empresas se están reinventando, así como agregando nuevos productos que les permita ampliar el mercado y están muy partícipes de encuentros empresariales y cadenas de producción que les permita avanzar a otros mercados.

Sin embargo, han reconocido que el escenario de recesión de Estados Unidos, sin duda sería un golpe muy fuerte para México y no está exento en ello el sector turístico, pues cuando esta nación entra en crisis económica, lo primero que se genera es una cancelación al viaje, y esto podría repercutir en las proyecciones que se tienen para los siguientes meses del año.

No obstante esta alerta, el sector confía según el nivel de reservación que invierno podría alcanzar el mayor indicador en ocupación y captación de derrama económica desde la pandemia de covid-19 porque hasta ahora, así lo anticipan las reservaciones, pero es indudable que si al país vecino le da gripe, México tendría una pulmonía y en cuestión de inflación , la tasa anual en la primera quincena de septiembre se ubicó en 8.76%, en tanto la tasa de interés ha llegado a niveles que ya se consideran históricos del 9.25%, lo cual no se tenía desde el año 2005 y esto es una condición que le sigue pegando a todos en sus gastos de operación.

Angélica Frías refería que sin duda los incrementos que se han venido dando le pegan a todos, desde la economía familiar, hasta la micro y pequeña empresa que tiene un margen de utilidad más bajo y que los incrementos les acortan más esta condición.

 

[email protected]

GCH

WhatsApp Telegram
Telegram


Diario Cambio 22 - Península Libre