Redacción/CAMBIO 22

La víspera del Culiacanazo 2.0 en el balneario de Mazatlán, los turistas que disfrutaban de la playa quedaron sorprendidos.

Soldados de élite completamente equipados para la guerra emergen lentamente del agua.

El grupo de soldados intimidantes avanza hacia la playa en formación ofensiva, parecía un simulacro, sin embargo formaban parte del escudo de protección que habían implementado los gobiernos de Estados Unidos y México, para lograr la detención de Ovidio Guzmán López, el hijo del Chapo; apodado El Ratón más buscado por la DEA.

Tras vídeo dados a conocer por turistas y lugareños, se Incrementa la versión de que Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México desconocía el operativo, porque tal vez por su política de “Abrazos, no balazos” la hubiera impedido.

Irónicamente, esta impresionante manifestación ocurrió menos de 24 horas antes del masivo operativo para capturar a Ovidio. ¿Fue esto una coincidencia o un simulacro planeado?

“Todo, literalmente, todo se apagó. Ni un alma en la playa . No hay tráfico de automóviles en absoluto. 
Los restaurantes cerraron después de que se corrió la voz sobre el arresto del Ratón”, dijo Greg Douglas. “Normalmente, esta área se llena de lugareños y turistas, y todo quedó en silencio”.

La ciudad reabrió el 6 de enero y todo volvió a la normalidad el 7 de enero. No estaban en peligro, pero tuvieron que negociar una extensión en el hotel y volver a reservar su vuelo a Vancouver con WestJet.

“Aparte de un poco de gastos adicionales aquí con el hotel y todo eso, son unas vacaciones extendidas por una semana”, dijo Greg Douglas.

Las fuerzas especiales habían desembarcado para ocupar puntos estratégicos en los lugares más importantes de Sinaloa.

Todo ello dirigido por el gobierno de los Estados Unidos, quienes habían presionado y puesto de condición la detención del hijo de El Chapo, antes de la reunión del Presidente Biden con el Presidente Andrés Manuel.

Nada podía importar, al fin y al cabo en un estado con la violencia que vive Sinaloa poco llama la atención la llegada de un grupo de élite para la detención de uno de los herederos del cartel de Sinaloa.

Lo demás de la historia ya lo conocemos, más de 200 muertos, según cifras oficiales; 70 fallecidos para los que prestan los servicios funerarios en Culiacán y para las autoridades federales tan sólo 19.

Muertos más, muertos menos, poco importa para los involucrados; al fin y al cabo son parte de las estadísticas escritas con sangre en este negro sexenio donde prevalece la simulación y la hipocresía convenenciera…

 

[email protected]

RHM

¡Únete a nuestras comunidades del Diario CAMBIO 22 en WhatsApp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.