Redacción/CAMBIO 22

Un adolescente de Nebraska (EE.UU.) que asesinó a sus padres en la década de 1950 y luego escapó de prisión logró rehacer su vida en Australia. La historia de William Leslie Arnold, quien se hacía llamar John Vincent Damon, fue un secreto para su esposa y sus hijos. Solo después de su muerte, y gracias a una nueva evidencia de ADN, su familia descubrió ese oscuro pasado, recoge un informe de Fox News.

En 1958, luego de una disputa familiar porque su madre le prohibió usar su coche para llevar a su novia al cine, Arnold le disparó seis veces con un rifle que encontró en la casa. Minutos después, su padre llegó y en medio de un forcejeo también fue baleado. Ambos progenitores murieron y a la noche siguiente, el hijo, entonces de 16 años, enterró los cadáveres en el patio trasero.

No pasaron muchas semanas antes de que se descubriera el crimen. William finalmente confesó, se declaró culpable y fue sentenciado a cadena perpetua. Sin embargo, en 1967, y después de pasar ocho años tras las rejas, escapó. Las autoridades perdieron la pista del convicto y su caso permaneció abierto y sin resolver durante décadas.

Geoff Britton, un investigador criminal del Departamento de Servicios Correccionales de Nebraska, pasó años investigando el caso, incluso después de jubilado. Según pudo determinar, Arnold se instaló en Chicago después de la fuga, se casó y obtuvo documentos falsos bajo el nombre de John Damon. Posteriormente, se casó por segunda vez y emigró a Nueva Zelanda en 1992, con su nueva pareja y sus dos hijos. En 1997 se estableció definitivamente en Australia y, tras una vida respetable como vendedor y negociante, murió en agosto de 2010.

La verdad sale a flote

En 2020, Matthew Westover, alguacil adjunto de EE.UU., asumió el expediente. Por varios años revisó miles de páginas de documentos, rastreó y descartó pistas dentro y fuera del país y acudió a la experiencia e información con la que contaba Britton. En noviembre de ese año, logró localizar en el estado de Misuri al hermano de William Arnold, James, quien accedió a proporcionar una muestra de ADN. Luego de subir el material genético a una base de datos pública, en agosto de 2022 Westover entró en contacto con un hombre de Australia que le informó que el ADN de James coincidía con el de su sobrino.

El desconocido resultó ser el hijo de William Arnold, quien había acudido al banco de datos genéticos tratando de conocer más sobre su difunto padre, John Damon, quien le había dicho que era un huérfano de Chicago. Westover le reveló que era un alguacil estadounidense y que buscaba a su padre por ser un fugitivo de la Justicia. “Bueno, en realidad sí era huérfano. Tu padre no mintió sobre eso. Era huérfano porque mató a sus padres”, le confesó.

“Un gran padre”

Ha pasado casi un año desde que el hijo de Arnold fue puesto al tanto de la verdad. El australiano, que pidió a Fox News mantener en secreto su identidad, afirma que, si bien conocer el pasado de William Arnold/John Damon “fue absolutamente impactante”, considera que tuvo “un gran padre”. Me siento muy afortunado por la vida que he tenido, pero sé que otras personas sufrieron por sus acciones”, comentó.

Aclarando que no quiere “endulzar esta historia”, añadió que John Damon lo “apoyó muchísimo” y siempre se preocupó por que él y su hermana tuvieran “las mejores experiencias y las mejores oportunidades posibles”. Además, cree que su padre, a quien describió como alguien inteligente y motivado, sintió remordimientos por lo que había hecho, y que el crimen “pesó en su mente por el resto de su vida”.

En cuanto al exinvestigador Britton, admite que el caso le ha hecho cambiar su perspectiva sobre la rehabilitación. “No estoy minimizando su crimen, pero la visión que antes tenía de él ahora ha cambiado”.

 

Fuente: RT

[email protected]

GCH