Redacción/CAMBIO 22    

Me sonroja oir a Verstappen tras ganar en Las Vegas. El neerlandés, compañero de Checo en Red Bull, dijo que intentó ayudar a Checo para que acabara segundo. Enhorabuena Max. Vamos, que en la penúltima carrera, ya campeón del mundo, con la victoria en Las Vegas asegurada, Verstappen se preocupó porque su compañero fuera segundo en vez de tercero en su lucha con Leclerc. Me da la risa con tanta hipocresía.

Habría que decirle a Verstappen que el movimiento se demuestra andando y que Checo ha sido subcampeón gracias a su tremendo esfuerzo a pesar de tener al enemigo en casa. El mexicano no ha tenido la ayuda de Max en toda la temporada, más bien al contrario. El piloto neerlandés sólo ha estado preocupado de batir récords incluso cuando ya era un seguro campeón.

Por eso me parece que sus palabras son pura hipocresía. Que no le salen del corazón. No es una preocupación real por su compañero, es sólo un escaparate para tratar de lavar esa imagen de puro egoismo que ha destilado toda la temporada. Desde luego nadie puede discutirle su categoría como piloto.

Es el mejor del mundo. Sin embargo, que no nos engañe con ese falso compañerismo que no ha tenido en toda la temporada. Insisto que está en su derecho y que seguramente ese carácter tan ambicioso le lleva al título, pero las palabras de este domingo me parecen de cara a la galería, un teatro.

Checo ha conseguido el objetivo de ser segundo. Ha quedado tercero en Las Vegas tras hacer una enorme carrera, demostrando que sigue siendo uno de los mejores pilotos del mundo. Todo indica que va a seguir en Red Bull, pero que no se lleve a engaño por las palabras de Verstappen. Mientras no moleste a Max todo irá bien. Si repite lo de las primeras cinco carreras, cuando le plantó cara a Verstappen, que se prepare.

Entonces volverá a ser el malo de la película para la familia Verstappen, para Helmut Marko y para los que ahora intentan cambiar la historia de esta temporada, que ha sido un éxito también para el mexicano a pesar de todas las piedras que se encontró en el camino.

 

 

 

Fuente: Marca

[email protected]

MRM