Redacción/CAMBIO 22

La Península de Yucatán es una zona privilegiada en México, ya que alberga el sistema de acuíferos más grande e importante en México y el mundo. De acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) dos terceras partes del agua renovable del país está en el subsuelo de la Península de Yucatán, ¡imagínate!

En ese contexto, el especialista Octavio del Río explica que los cenotes y cuevas de la Península de Yucatán son portales únicos que dan acceso al manto freático por donde corre el agua a través de ríos subterráneos. Para conocerlos más, saber cuáles son las amenazas que enfrentan y cómo ayudarlos, aquí te dejamos algunos datos sobre los cenotes que probablemente no conocías.

Forman parte importante de la cultura maya 

Octavio del Río señala que desde el punto de vista histórico y cultural, los cenotes y las cuevas representan la entrada al inframundo maya, quienes lo denominaron Xibalbá (“lugar de los muertos”), un lugar sagrado que refiere al inframundo y al origen de la vida.

Para los mayas no existía como tal un principio y un fin, sino un estado cíclico. Además, los cenotes eran la fuente principal para el establecimiento de agua para distintos usos en sus actividades cotidianas y para rituales de lluvia, vida y muerte.

Tienen un origen muy peculiar

¿Sabías que los cenotes sólo pueden estar en un tipo especial de relieve? Octavio del Río explica que los cenotes se forman como producto de la disolución donde el agua de lluvia va disolviendo poco a poco la roca, generando las oquedades, conductos, cenotes y cavernas que la ciencia llama karst.

El karst que compone el suelo de esta región se caracteriza por su permeabilidad, ya que está formado por rocas solubles. Al mismo tiempo, esta característica los hace muy frágiles; y por lo tanto, pueden ser contaminados por actividades humanas como la agricultura y ganadería industrial, el desarrollo urbano, el turismo masivo, la alteración del suelo y la vegetación, entre otros

Ofrecen una gran variedad de servicios y valores ecosistémicos.

Los cenotes ofrecen servicios tales como: zonas de recarga y abastecimiento de agua, nichos ecológicos, endemismos, sitios con importancia agroforestal, sitios de resguardo de vestigios y elementos paleontológicos, entre muchas otros, además de su belleza paisajística natural.

Representan una fuente importante de agua potable

Las propiedades físicas de la roca caliza (porosidad, permeabilidad y solubilidad), permite que se creen formaciones como los cenotes o cavernas que se intercomunican  entre sí. El acuífero de la Península de Yucatán es una de las grandes reservas de agua del país, operando como  fuente de agua dulce, para las diferentes actividades en las comunidades mayas de la Península de Yucatán, desde tiempos prehistóricos, renovable solamente por la lluvia estacional.

Albergan especies únicas

Dentro de los cenotes existen especies únicas, también denominadas endémicas que no siguieron los procesos evolutivos de las demás especies y que por las condiciones de los cenotes desarrollaron características especiales, como la dama blanca o los peces ciegos, estos últimos en grave peligro de extinción.

Están amenazados por la industria porcícola

Uno de los graves problemas que enfrenta la Península de Yucatán es la industria porcícola, que está creciendo de manera exponencial y desordenada. Esta industria invade áreas naturales protegidas, contamina el agua, genera deforestación en la selva y  violenta los derechos humanos de los pueblos indígenas.

La contaminación de los acuíferos puede tener efectos dañinos para la salud

En el año de 2020, Greenpeace en colaboración con científicos(as) tomó muestras de agua en pozos y cenotes de Yucatán, cercanos a granjas porcícolas industriales, para analizar la presencia de contaminantes.

Como resultado, encontramos que todas las muestras excedían los límites recomendados de amonio (NH4), nitritos  (NO2) y nitratos (NO3) para garantizar  la salud de las personas según lo estipulado en la NOM-127-SSA, la cual dicta los límites recomendados para uso y consumo humano.

Debes saber que la presencia de nitratos en el agua subterránea constituye un peligro para la salud, ya que si es consumida por los humanos pueden producir nitrosaminas, que son cancerígenas en el estómago y la metahemoglobinemia conocida como síndrome de los niños azules.

Como ves, los cenotes son ecosistemas únicos que deben ser protegidos. Las granjas porcícolas industriales los ponen en riesgo, así como a la fauna acuática y la salud de las personas. Si permitimos que sufran una modificación extrema, podríamos perderlos para siempre. ¡Únete para exigir la salud de estos ecosistemas! Proteger su bienestar, es salvar el nuestro.

 

 

Fuente Greenpeace

[email protected]

GCH

WhatsApp Telegram
Telegram


Diario Cambio 22 - Península Libre