Olivia Vázquez/CAMBIO 22

CANCUN, Q. ROO, 12 de mayo.-A pesar de que la cúpula empresarial se mantiene positiva en la declaración oficial cuando se abordan temas de secuestro, extorsión ó derecho de piso, estos delitos sin duda son tratados en pasillos y en voz baja por parte del sector privado que enfrenta esta amenaza en silencio y con un trato muy sigiloso para no ponerse en el reflector de la misma delincuencia que está operando en el destino.

En las diversas conferencias de prensa y entrevistas que se sostienen con los líderes de las diferentes cámaras empresariales del Caribe Mexicano, los líderes de estos sectores productivos siempre lamentan los hechos violentos que se van reportando, como el recién ataque a varios bares de la avenida Kabah, donde se disparó contra la ciudadanía y aunque uno de estos negocios, como se afirma por organismos ciudadanos como México SOS, ya había acudido a denunciar que estaba siendo extorsionado, finalmente la autoridad falló en su estrategia de protección y terminó en un atentado más que se registra en el destino.

El miedo y temor es una realidad que se vive en Quintana Roo, y que enfrenta desde la pequeña tiendita de esquina hasta el gran capital extranjero que le sigue apostando a la región a pesar de todo ello.

La denuncia, se ha vuelto un slogan para muchas de estas cámaras empresariales que invitan a la ciudadanía a denunciar, a enfrentar el problema, a no arrodillarse ante la delincuencia, como dice México SOS y otros organismos ciudadanos, pero la realidad es que muchos empresarios, sobre todo del micro y pequeño negocio que no tienen para invertir en seguridad o tecnología de vigilancia, prefieren cerrar y terminar con todo antes de seguir exponiendo la vida, como refieren algunos pequeños empresarios que incluso ahora operan dentro de una casa o con un perfil muy bajo de exposición para evitarse mayores riesgos.

En las grandes cúpulas empresariales donde se mueven muchos intereses de por medio como la Coparmex, CCE, Hoteleros, y demás los esfuerzos por evitar estos escenarios se han dado en bloque y a puerta cerrada con la autoridad para evitar la exposición, pero son pocos los que de cara a la entrevista, se atreven a hablar del tema.

En los esfuerzos de acción, Coparmex ha puesto ventanillas únicas directo en oficinas representativas para iniciar una denuncia anómina sobre extorsión, al igual que el Consejo Coordinador Empresarial del Caribe siempre refiere que el número 089 está dispuesto a recibir este tipo de denuncias de extorsión, y otras acciones que se realizan por medio de las mesas de seguridad que se han ido instalando, pero al final el miedo empresarial que prevalece incluso, hasta con la misma autoridad, impide que las denuncias se concrete y muchos empresarios deciden mejor cerrar sus puertas.

En Cámaras empresariales de servicios como sería comercio o industria restaurantera, el tema siempre es delicado y aunque la Canirac reconoce que diariamente se reciben dos o tres denuncias de extorsión en los establecimientos y se pueden incluso ver a personas vigilando los establecimientos de manera inusual, por lo general la mayoría de estas llamadas o amenazas son falsas, pero viven con el temor de que alguna de ellas se llegue a volver real.

La amenaza de extorsión, señala uno de los empresarios de estas grandes cúpulas, no se tiene que confirmar, simplemente se ve en la cantidad de locales cerrados o abandonados que hay en Cancún, Playa del Carmen y en otros destinos donde se tienen calles, regiones o polígonos donde se ve claramente la operación de la delincuencia.

En la entrevista formal, líderes de las cúpulas empresariales siempre resaltan la coordinación que se ha logrado con la autoridad mediante las mesas de seguridad y el trabajo conjunto, sin embargo es una realidad, reconocen sin micrófono, que estos casos cada vez son más frecuentes y sin duda operan con temor todos los días.

Y es que la extorsión, se concreta claramente en un negocio de playa, hasta en un simple estacionamiento donde se tienen grupos de poder delictivo controlando todo.

En otros sectores como la industria de la construcción, la extorsión y derecho de piso, se ha vuelto también una constante que obliga a las empresas a redoblar esfuerzos para evitar exponerse y casos concretos se han dado con empresas que operaban en la zona continental de Isla Mujeres, que a decir de la CMIC, no pertenecen a la cámara, no por eso no existen.

En la entrevista más reciente del líder del Consejo Coordinador Empresarial del Caribe donde se lamentan las pérdidas humadas por los hechos registrados el fin de semana anterior con el ataque y balacera a varios bares de la avenida Kabah, se reitera la postura del sector para que la autoridad siga tomando cartas en el asunto y que no se deje al olvido el caso y haya impunidad en los hechos.

De parte del sector empresarial se señala que es importante poner el ejemplo y trabajar en conjunto, por lo que se reitera que la denuncia es un tema de mucha relevancia. “Si no hay denuncia los delitos siguen pasando, la denuncia anónima al 089, esta dispuesta por si los ciudadanos ven algo raro, hay que denunciarlo, porque hay que trabajar en la prevención”.

En cuanto al sentir del sector empresarial, todos reconocen que no se puede calificar de satisfecho o no en el tema de seguridad porque hay mucho trabajo que recorrer, pero aseguran que ese acercamiento con la autoridad para trabajar en conjunto es vital para cambiar el escenario que se enfrenta.

 

[email protected]

RAM