abril 20, 2024 09:23

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

abril 20, 2024 09:23

  • Cómo la Marina rastreó para su detención en Cancún, Monterrey y la CDMX al narco colombiano el “Boliqueso”

 

 

  • Recluido en una cárcel de máxima seguridad, el socio del Clan del Golfo volvió a su tierra alejado de la opulencia y a un territorio donde pusieron precio a su cabeza tras librar la cárcel en Brasil y buscar el refugio transfronterizo

 

Redacción/CAMBIO 22

La trascendente posición geográfica de Quintana Roo y de Cancún en particular, lo han posicionado a lo largo de su historia como un punto importante para albergar a prominentes jefes de organizaciones criminales.

Y los anales de la historia criminal lo avalan al enumerar a personajes tan disímbolos como Amado Carrillo Fuentes “El Señor de los Cielos”, Guillermo González Calderoni, Rafael Caro Quintero hasta Rafael Aguilar Guajardo, por mencionar algunos, que pasaron por estas tierras y que dejaron huella de sus actividades criminales.

En el peor de los casos, sus cuantiosas inversiones hablan hasta hoy de su presencia pues inversiones Severamente cuestionadas por el origen de sus recursos siguen operando como una muestra clara de la impunidad con la cual fueron desarrolladas.

Ayer, al darse a conocer documentos clasificados de la policía colombiana, mediante el proyecto periodístico Narcofile, que realiza un colectivo de más de 40 medios internacionales, salió a relucir las andanzas en Cancún, del poderoso capo de origen caleño Eduard Fernando Giraldo “El Boliqueso”.

Con la autorización del medio digital Reporte Maya, se publica una crónica de la detención de este importante capo, que reunió en el exclusivo complejo residencial Isla Dorada cancunense a más de 20 representantes de grupos criminales de México y de varias partes del mundo para realizar negocios de compra venta de cocaína y lavado de dinero.

Por alrededor de siete años, la Corte de Nueva York (Estados Unidos), estuvo buscando a Eduard Fernando Giraldo, alias Boliqueso, uno de los narcotraficantes más importantes dentro de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), también conocidas como Clan del Golfo.

Finalmente, el criminal fue capturado el 20 de abril del 2022 en la ciudad de México y las autoridades norteamericanas resaltan que lo procesarán por conspiración internacional de distribución de cocaína y otros delitos.

Los trabajos de inteligencia para capturarlo mostraron sus alcances en indicios que han servido en otros casos, pues aquellos lujos derivados de asesinatos y el narcotráfico no permanecen por siempre, aunque los objetivos criminales sean cautelosos.

El socio del Clan Úsuga mantuvo sus reservas, utilizó los recursos obtenidos a costa de la violencia que consolidó desde Cali, como cabecilla del Cártel Norte del Valle.

Pero los esfuerzos de la Secretaría de Marina Armada de México (Semar) se impusieron para que la Policía Nacional de Colombia pudiera resguardar al líder prioritario y llevarlo a la justicia.

De acuerdo con los reportes, el rastreo de agentes navales fue arduo y paciente cerca de dos años, luego de ser alertados sobre la presencia de Cardoza Giraldo en territorio mexicano. Había huido de Sudamérica luego de que en 2016 un juez le concediera librar la cárcel en Brasil.

El Boliqueso sabía que estaba en la mira de las autoridades colombianas y al menos desde el año 2015 conoció que es requerido por Estados Unidos. Pero luego de escapar, las autoridades colombianas señalaron que en su país de origen, sus antiguos aliados en el Cártel Norte del Valle le pusieron precio a su cabeza.

En algún momento, precisaron los agentes, tendría que contactar a la familia, aún si se encontrara muy lejos. Esos informes precisan que pasó por Bolivia antes de llegar de nuevo a su tierra, donde fue detectado para que respondiera por el tráfico de cocaína hacia Centroamérica, Europa, Estados Unidos y los Emiratos Árabes.

Registros migratorios, intercepciones telefónicas, informantes y demás acciones de vigilancia permitieron alertar que se encontraba en México de forma irregular. Pero un elemento clave fue que bellas mujeres de Cali viajaban constantemente a España y México, donde se reunían con cercanos al Boliqueso.

Para ese entonces, el líder criminal ya andaba a salto de mata, pues no duraba más de tres días en un lugar. Sus redes y el dinero generado por actividades de narcotráfico le permitían traspasar fronteras y, a mediados de 2020, las autoridades mexicanas tuvieron informes sobre la posible presencia de este sujeto en nuestro territorio.

La SEMAR Ubica al “Boliqueso” en el Exclusivo Complejo Residencial Isla Dorada de Cancún

Trabajos de inteligencia permitieron ubicarlo en el fraccionamiento Isla Dorada de Cancún, con otros tres sujetos. No visitaba cualquier lugar, sino el puerto más importante y famoso de Quintana Roo, asediado por miles de extranjeros que disfrutan de las playas. Por estrategia sumado a la diversión y libertad para hacer negocios, el Boliqueso se había instalado en el paraíso turístico, aunque su presencia no duró más de dos años por el asedio que ejerció la SEMAR en su contra.

Hoy se sabe que había fincado su centro de operaciones en el paradisíaco Cancún, para la recepción y envío de cargamentos de cocaína llegada del cono sur, reza en informes de inteligencia hoy en manos de los hackers del grupo que se autonombra Guacamaya, que lo han filtrado a más de 40 medios de comunicación a nivel mundial, a través del proyecto de investigación periodística Narcofile.

Prosiguiendo con el relato de su detención la Policía Nacional de Colombia detectó un envío internacional desde Cali a la entidad del Sureste, el cual sería recibido por alguien cercano al objetivo.
Enseguida dieron aviso a la Semar, que de acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, lideró las investigaciones.

Esta institución cuenta con la Unidad de Inteligencia Naval que opera dos áreas del mismo ámbito y cuyas intervenciones han resultado en detenciones relevantes, como la de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, en 2014 y 2016.

La entrega desde Cali llegó a la zona hotelera de la ciudad turística del municipio de Benito Juárez.

Ese paquete fue recogido por quien se ha identificado como la mano derecha del Boliqueso y quien tiene nacionalidad colombiana, española y holandesa.

Las primeras pistas indicaron que uno de los nexos del capo visitaba un complejo de astilleros donde se rentan y amarran embarcaciones en Punta Sam. Desde ahí se notaban las excentricidades y entonces comenzó el seguimiento.

La Narcocumbre de Cancún; Una Convención de 20 Capos en el Exclusivo isla Dorada

Ya en territorio extranjero, el integrante del Clan Úsuga llevó a cabo una una narcocumbre realizada en un condominio de Isla Dorada, donde se presume que asistieron una veintena de sujetos de diversos países del extranjero.

Además en ese entonces se dijo que también hicieron acto de presencia representantes de cuatro organizaciones criminales mexicanas, el CJNG, Cártel de Sinaloa, cártel del Noreste y cartel de Caborca.

El objetivo de esa poderosa cumbre fue pactar la recepción de aviones cargados de droga que salía de la frontera de Colombia con Venezuela y utilizar las pistas clandestinas que ya habían construido en municipios de la zona Maya y Sur de Quintana Roo.


Fue tal su descaro, que en repetidas ocasiones utilizaron carreteras del municipio de José María Morelos, para bajar aviones cargados de cocaína colombiana.

No hay que olvidar que para ese entonces tenía un año de ostentar el poder Carlos Joaquín González y los pactos y alianzas entre la cúpula Delictiva ocurrieron gracias a la criminal omisión o complicidad de las autoridades que encabezaron el hoy flamante embajador de México en Canadá, Carlos Joaquín González.

El Boliqueso, poderoso criminal ostentaba la capacidad para pactar y vender cuantiosos cargamentos de drogas colombiana en representación del Cartel del Golfo colombiano, que dirigía en ese entonces Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, jefe principal del también llamado Clan del Golfo, con quién para esas fechas ya se había aliado.

No era algo extraordinario, pues en su carrera delincuencial, al Boliqueso se le identificó como líder de sicarios de los Rastrojos, con cerca de 200 delincuentes a su mando. Fue sucesor de los Comba, asociación delictiva de los hermanos Javier Antonio y Luis Enrique Calle Serna.

Además, los informes del Departamento de Justicia lo identifican como líder de oficinas de acopio de drogas y grupos armados paramilitares del Clan Úsuga, según acusaciones consultadas y que fueron presentadas en 2015 en la Corte del Distrito Este de Nueva York.

De paso por Cancún, los yates fueron la primera pista. Pero todo cambió cuando el Boliqueso y sus más cercanos mudaron de residencia, al mes siguiente de que se activó su rastreo. Todos llegaron al sur de la Ciudad de México, donde permanecieron por un tiempo.

Sin embargo, semanas más tarde, la novia del Boliqueso y otro de sus presuntos operadores fueron avistados cerca de Polanco en la alcaldía Miguel Hidalgo y el área exclusiva aledaña en Huixquilucan, Estado de México. A ambos se les tenía ubicados por su paso en Quintana Roo.

Las indagatorias seguían, aunque también se advirtió una posible fuga de información para que cambiara el sureste por la capital del país. Más residencias fueron descubiertas en el Valle de México, donde presuntamente se alojaba personal de confianza del líder criminal. Las direcciones estaban relativamente cercas unas de otras.

Aparentemente, el Boliqueso hubiese creído haber evadido la justicia o, al menos, no le importó descuidarse con otro lujo: contratar a un DJ de Colombia para una fiesta VIP en Acapulco y quien viajó en jet privado. Ya había demostrado que el derroche le alcanzaba para eso y más.

Para ese entonces también se supo de dos inmuebles en que estaría la pareja del objetivo en Querétaro y el Estado de México. Además, un operador cercano de Cardoza Giraldo llegó a la celebración preparada en el puerto de Guerrero a mediados del año pasado.

Tras su arribo decidió integrarse al equipo, transitando por la Ciudad de México en un auto lujoso y con medidas que creía, le darían inmunidad. El grupo de supuestos criminales ya había circundado la Zona Metropolitana.

Pero de nueva cuenta, el Boliqueso decidió reubicarse en el municipio más rico del país, San Pedro Garza García, Nuevo
León. Esta demarcación se encuentra en una zona boscosa, al poniente de Monterrey, cuya Colonia del Valle estima rentas mensuales de 18 a 25 mil pesos mexicanos.

Ahí estaban a su disposición limpias y modernas avenidas, grandes residencias, centros comerciales de lujo, amplias zonas verdes, así como colegios y hospitales con destacado prestigio. Aún no le llegaba la hora para pagar por envíos de cocaína, extorsión y asesinatos.

Ya había datos suficientes y las autoridades navales decidieron intervenir. Transcurrió alrededor de un año y medio, el trabajo había sido complicado y de análisis minuciosos para no dejar espacio a cualquier contingencia.

Entonces comenzaron los cateos donde la Semar ha reconocido que se decomisaron autos de alta gama, placas diplomáticas falsas, dosis de drogas, armas de fuego y municiones. En total, la dependencia ha informado que fueron aseguradas nueve personas.

Los agentes ya pisaban los talones al Boliqueso, cuando se movió a Bosques las Lomas, donde conducía un Audi Q5. Se paseaba por la Ciudad de México confiado, pero cauteloso. Para ir a los restaurantes caminaba lejos de donde vivía antes de utilizar dispositivos de comunicación.

Finalmente, un equipo de marinos, elementos del Instituto Nacional de Migración y de la Secretaría de Seguridad Ciudadana capitalina dieron con el caleño de 35 años en un condominio de la avenida División del Norte, colonia el Rosario de la alcaldía Coyoacán el 12 de abril del 2022.

Agentes federales y locales coadyuvaron para su traslado al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, previas aclaraciones de su situación jurídica y con fines de extradición a Colombia. Aún no se ha informado quienes le ayudaron en Cancún, Monterrey o la capital del país o si tenía nexos establecidos con cárteles mexicanos durante su refugio frustrado.

Sin embargo, Cardoza Giraldo se desempeñaba como lugarteniente de relevancia de la organización que comandaba Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, jefe principal del también llamado Clan del Golfo y quien fuera principal socio de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, como de Ismael Zambada García, el Mayo, máximos líderes del Cártel de Sinaloa.

El director general de la Policía Nacional de Colombia, Jorge Luis Vargas Valencia, apuntó que la recaptura del Boliqueso está en el segundo nivel de relevancia, después de asegurar en octubre del año pasado al socio del Chapo Guzmán y del Mayo Zambada, considerado en el nivel de Pablo Escobar.

Otoniel, socio de Guzmán Loera, tenía en el Boliqueso a un colega de cabecera relevante, según las autoridades de Colombia. Previos reportes ya han destacado la asociación entre esta organización con el Cártel de Sinaloa y otros carteles mexicanos como es el caso de la organización criminal que dirige la familia Caro Quintero.

Los alcances en Cali y el Clan del Golfo quedaron evidenciadas con la desarticulación de redes de lavado de dinero para el cártel mexicano, cuyo mando actual está bajo el liderazgo del Mayo Zambada y los Chapitos. Desde hace siete años se ubicaron negocios de ambos grupos del crimen transnacional en el puerto de Buenaventura, Houston y Guadalajara.

Por la misma época, el operativo contra el Clan del Golfo y su conexión con el Cártel de Sinaloa sumaba el decomiso de 15.5 toneladas de cocaína empacada con logos de marcas de autos, una de las principales identificaciones para el cargamento con destino a la facción asentada en la entidad norte de México.

Ahora le queda por enfrentar el cargo de conspiración internacional para distribuir cocaína en la corte de Brooklyn, luego de que sean evaluados los delitos que cometió en Colombia. Sus operaciones criminales son identificadas al menos desde 2011 en las imputaciones en Nueva York.

Mientras tanto, está internado en un pabellón de máxima seguridad de la cárcel Picota, en Bogotá, donde esperará que le depara su suerte, lejos de la vida suntuosa.

 

 

Con Datos de Reporte Maya/CAMBIO 22

redaccionqroo@diariocambio22.mx

GCH

¡Únete a nuestras comunidades del Diario CAMBIO 22 en WhatsApp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com