Redacción/CAMBIO 22

 

Inmerso en su computadora, Julio Rojas alza la mirada para hablar sobre Retornados, su nuevo libro que nos lleva a hacer un viaje espacial, pero también un recorrido por la raíz de nuestra naturaleza humana.

El autor del podcast Caso 63, uno de los más escuchados durante 2022 y referente de la literatura de ciencia ficción en América Latina, nos lleva a la historia de cómo un grupo de personas emprende un viaje para vivir en Marte, pero unos días después corren un gran peligro y deben volver a la Tierra, aunque su vida ya no puede ser igual que antes.

Con la idea de que el ser humano es una especie viajante y migrante, el autor buscó plantear cómo es que algunos proyectos de escapar a otros mundos están destinados al fracaso, pero también la forma en que al retornar al lugar de origen es muy difícil de encajar.

“Me parece que es muy difícil porque es el tema de la inmigración, te obligan a ser de ninguna parte”, dijo en entrevista para La-Lista el escritor Julio Rojas, quien consideró que una de las principales situaciones de la actualidad es que la humanidad en vez de resolver sus problemas busca escapar de ellos.

“Somos una especie migrante que tanto tiene una línea de aventura, como la oportunidad de encontrar una especie de tecnoescapismo por la vía fácil. Es decir que lo hicimos tan mal en este planeta que es mejor iniciar de 0“, comentó.

El también guionista, que trabaja junto a Nicolás Celis en la adaptación a la pantalla chica de Freeland, sostuvo que todos tenemos la culpa en “arruinar de alguna manera el estado de las cosas” con la irrupción de la tecnología, pero todos los avances están descontrolados al grado que buscamos un refugio como un búnker, un metaverso.

En medio de este viaje a otros mundos, el autor consideró que la humanidad corrió a pasos agigantados, al grado que en la actualidad nos falta comprender varios elementos e incluso, posiblemente nos faltaron un par de 20 mil años de evolución para que nuestros cuerpos fueran aptos para habitar estos nuevos mundos.

“Somos débiles, somos frágiles, somos vulnerables al espacio y hay demasiadas cosas qué hacer acá”, comentó.

A consideración del autor, el que en la actualidad haya un gran interés por la exploración del multiverso en diferentes producciones es muestra de que la humanidad está lista para nuevas investigaciones, lo cual es agradable ver porque incluso los menores de edad comprenden este fenómeno.

“Somos débiles, somos frágiles, somos vulnerables al espacio y hay demasiadas cosas qué hacer acá”, comentó.

No obstante el avance de la inteligencia artificial, así como los debates en torno a la realidad, plantean nuevos paradigmas que ponen en jaque la humanidad tal como la conocemos.

“Durante mucho tiempo yo creo que la búsqueda de la verdad fue como la máxima de civilizatoria y se ha empezado a difuminar porque cada vez más es más difícil de determinar qué es verdadero y qué es artificial”, dijo Julio Rojas.

“Esto va a llegar a una especie de de punto de crítico en unos años, más con el advenimiento de Inteligencia artificial y la generación de altos recursos gráficos. La crisis de la realidad se avecina con pasos agigantados y nos hará replantearnos todo esto. Y es una locura porque si alguien se enamora de una gente digital pero cree que es un humano, ¿ese amor es menos válido?”, añadió.

Para el guionista, esta pulsión de la humanidad por migrar a otros lugares se suma a la necesidad de un escape, la cual a su vez surge al querer negar la existencia dado que la realidad dejó de ser válida porque es demasiado dura, es así que uno desearía estar en un mundo digital, una dictadura o bien en otro planeta.

“Yo escapo a una cabaña que tengo en Chile en las montañas. Allí escribo con mis perros y soy muy feliz ahí por un tiempo. Obviamente soy un ser social y a veces bajo de la ciudad, pero cada vez me siento más cómodo en la protección de la montaña“, comentó el autor.

Cuestionado si es que él desearía una felicidad artificial o un dolor real, el escritor guarda silencio por unos instantes. Reflexivo se lleva la mano al mentón y recuerda la película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos.

“Cada vez más es más difícil de determinar qué es verdadero y qué artificial”, dijo el autor de Retornados.

Concluye en que le costaría trabajo tomar una decisión por la relación que tiene con sus hijos, sus perros y las personas que ama. Sin embargo, si la pregunta hubiera sido hecha 10 años antes, la respuesta hubiera ido otra.

“Me considero alguien bastante cobarde respecto a tomar decisiones significativas, pero a veces pienso que los genes viajeros se activan y te aseguro que alguien iría, incluso yo“.

 

Fuente La Lista
redaccionqroo@cambio22.mx

AFC