Graciela Machuca Martínez

  • Queda claro donde queda el “NO ROBAR, NO MENTIR Y NO TRAICIONAR”

Durante las últimas administraciones en el municipio de Felipe Carrillo Puerto se han generado nuevos ricos, grupos políticos y económicos del municipio y del estado consolidan su poder a costa del presupuesto municipal que debería utilizarse para resolver las múltiples necesidades del pueblo maya, a quien se le explota su cultura, sus recursos naturales y su voluntad para acudir a las urnas a depositar su voto a favor de quien sea el o la representante de esos grupos, a cuyos integrantes no les interesa la ideología partidista, mucho menos los intereses de la sociedad, sino el poder por el poder.

Para que llegara a la presidencia municipal de Felipe Carrillo Puerto, Maricarmen Hernández Solís (2021-2024) llegaron a un pacto diversos grupos políticos de Quintana Roo, desde la 22 de enero, priistas, perredistas, morenistas, panistas, entre otros, coincidieron que quien fuera la persona candidata era lo de menos, lo importante era mantener el poder político y económico para saquear los presupuestos municipales.

Los priistas se convencieron que su candidata Paoly Perera seguía manteniendo el descrédito de su administración anterior, los panistas y perredistas estaban decepcionados con el deficiente papel que hizo José Esquivel Vargas y como el pueblo quería un cambio, mientras las tendencias favorecían a MORENA, pues decidieron darle al pueblo lo que quería, un cambio, e impulsaron a Candelaria Hernández Solís, pero con el compromiso que los dejara gobernar, despacharse con la cuchara grande y ella tendría el respaldo para hacer y deshacer de la hacienda municipal.

Prueba de ello, es que las inconformidades de la ciudadanía por la pésima administración municipal no son encausadas por ningún partido político, supuestamente de oposición, u organizaciones sociales y políticas que solían denunciar la negligencia gubernamental.

La sociedad carrilloportense es víctima permanente de la inseguridad pública, de las malas condiciones de las calles, de pésimo alumbrado público, de las inconsistencias en los servicios de agua potable y drenaje, en la recolección de basura, ni que decir del basurero municipal, pero como la clase política se unió en torno a los negocios que pueden hacer desde el Ayuntamiento, nadie es capaz de hacer eco a la voz de la ciudadanía.

En este espacio periodístico, desde el 2021, hemos ido señalando los excesos en los gastos personales de la presidenta municipal de Felipe Carrillo Puerto y de sus allegados, así como las deficiencias en el quehacer gubernamental, sin embargo, en el estado de Quintana Roo no funciona ninguna de las instituciones que fueron creadas para combatir la corrupción, investigar y sancionar a las personas servidoras públicas que utilizan los cargos para satisfacer sus egos y de paso llenarse los bolsillos con dinero público.

Ante el clima de inseguridad y desgobierno que se vive en Felipe Carrillo Puerto, es de gran utilidad la investigación periodística que hizo el equipo de www.yaesnoticia.mx en torno al sobreprecio que se pagaron vehículos para Dirección de Seguridad Pública Municipal.

Se refieren a la entrega de ocho vehículos como motocicletas y camionetas pick-up.

En la publicación referida se hace mención a las cuatro motocicletas Honda XR150LEK 2023, las cuales tienen un sobreprecio respecto al precio del mercado que es de $48,990 cada una, “pero la administración de Mary Hernández desembolsó la cantidad de $122,693.20 por cada una, incluyendo el IVA. Además, las motos venían equipadas con un balizamiento tipo patrulla que costó más que el propio valor de las motocicletas”.

El proceso de balizar una moto en patrulla tiene un costo estimado entre $10,000 y $20,000 pesos e incluye diversas modificaciones como el pintado en color azul marino con franjas blancas y rojas, la colocación de letras blancas con tipografía Ariel Black, banderas nacionales, luces frontales, laterales y traseras con colores reglamentarios, bocinas, parlantes y sirena con sonido intermitente y continuo.

Además de las motocicletas, se adquirió un Chevrolet Onix LST/A de 3 Cilindros con 6 velocidades, modelo 2021, con balizamiento tipo patrulla por un valor de $435,232, incluyendo el IVA. El precio de este tipo de vehículo ronda entre los $259,000 y $275,000 pesos, lo que indica que el costo del balizamiento superó los $100,000 pesos, cuando el valor real de dicho proceso oscila entre los $20,000 y $45,000 pesos.

También se adquirió un Nissan Versa Sense CVT automático modelo 2020 por $354,264, incluyendo el balizamiento tipo patrulla. El precio de este vehículo normalmente se encuentra entre los $200,000 y $250,000 pesos sin balizamiento.

En el paquete se compró una camioneta pick-up Ford Ranger base crew 4×2, transmisión manual de cinco velocidades, modelo 2022, con balizamiento tipo patrulla, por un costo de $795,180 pesos. Cabe destacar que el precio de este tipo de camioneta en el mercado actual ronda los $605,000 pesos sin considerar el balizamiento.

El costo total de estos vehículos asciende a 2 millones 934 mil 818 pesos, según el contrato MFCP/OM/DGSPT/028/2022, el cual se firmó entre el municipio de Felipe Carrillo Puerto, representado por Maricarmen Hernández, y la empresa GRUPO GEA PENINSULAR S.A. DE C.V., representada por Dora Patricia Arellano Guerrero. Se trató de una adjudicación directa.

La firma del contrato también incluye la venta de cascos para motocicletas por un monto de 11 mil 252.00 pesos, sin especificar la cantidad ni la marca de los cascos adquiridos. Además, se menciona la compra de un casco balístico con blindaje IIIA, gafas tácticas de 3 micas, forro cubre casco de malla y lámpara con porta lámpara por 43 mil 500 pesos.

GRUPO GEA PENINSULAR S.A. DE C.V., con sede en Mérida, Yucatán, fue fundada en 2021 por Dora Patricia Arellano Guerrero y Yonathan Omar Rodríguez Garay. Su objeto social abarca diversas actividades comerciales, desde la compra y venta de artículos de oficina hasta el arrendamiento de bienes muebles e inmuebles, así como servicios de asesoría.

Con este tipo de negocios y otros muchos más la presidenta municipal de Felipe Carrillo Puerto se puede seguir dando una vida de lujo, mientras que sus representados viven en condiciones de pobreza, marginación e inseguridad.

 

 

 

[email protected]

MRM