abril 21, 2024 04:02

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

abril 21, 2024 04:02

Redacción/CAMBIO 22 

Nemesio Oseguera Cervantes es el líder del brutal Cártel Jalisco Nueva Generación. A pesar de ser el criminal más buscado de América del Norte, con millones de dólares en recompensas sobre su cabeza, ni el gobierno de México ni el de EE. UU. han podido localizarlo.

Un oficial de policía se para cerca de un vehículo incendiado por miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación.

La última vez que arrestaron a un familiar de “El Mencho”, dos marinos mexicanos fueron secuestrados en un acto de venganza. Posteriormente, se desató un cerco militar, con tanques y helicópteros, convirtiendo uno de los barrios más exclusivos de Guadalajara en zona de guerra.

El martes 20 de diciembre, luego de la detención del hermano del capo,  Antonio Oseguera alias Tony Montana,  las autoridades de Jalisco, Colima y Michoacán estaban en alerta máxima, con soldados y policías asignados para vigilar casi todos los rincones de los estados.

Al final, el único acto de violencia de represalia cometido por miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación fue el incendio de un automóvil. Pero la extrema demostración de fuerza por parte de los servicios de seguridad fue prueba de cuánto ha escalado el conflicto entre el gobierno y la mafia más poderosa de México.

El Mencho -alias de Nemesio Oseguera Cervantes- es el jefe del Cártel Jalisco Nueva Generación. Es el objetivo número uno de las autoridades estadounidenses y mexicanas. El Departamento de Justicia de Estados Unidos, ofrece hasta 10 millones de dólares por pistas que podrían resultar en la captura del criminal más buscado en América del Norte.

Sin embargo, a pesar de todo el esfuerzo dedicado a atrapar a un hombre, la caza de El Mencho se ha convertido en un vengativo juego de ajedrez: una sucesión interminable de ataques y contraataques.

En prácticamente todos los rincones del país, la mafia tiene presencia, incluso en Aguascalientes, uno de los más pequeños de los 32 estados de México.

Allá por 2015, cuando comenzaba a consolidarse como el heredero de El Chapo en el ámbito del crimen organizado, uno de los hombres de El Mencho fue asesinado por el Ejército Mexicano. En respuesta, un convoy militar fue emboscado y 15 agentes fueron asesinados. Luego, a la detención de varios de los sicarios involucrados le siguieron bloqueos en todo Jalisco y un helicóptero militar derribado por una bazuca.

Tres años después, cuando  la esposa de El Mencho fue arrestada  por primera vez, acusada de liderar el aparato financiero del cártel, esto se interpretó como una respuesta gubernamental al intento de asesinato de un exfiscal. Su segundo arresto en 2021 resultó en el infame caso del secuestro de dos infantes de marina.

La reciente detención del hermano de El Mencho, en tanto, ha sido interpretada por varios analistas como una represalia por el  secuestro de un coronel  a manos del cártel.

Sin embargo, el experto en seguridad Alejandro Hope no cree que la detención de Antonio Oseguera esté necesariamente relacionada con el secuestro del coronel José Isidro Grimaldo, quien fue “desaparecido” por miembros del cártel el 10 de diciembre.

Piensa que las fuerzas de seguridad se estaban preparando para la operación. para capturar al hermano de El Mencho mucho antes del secuestro.

“Esto puede ser una coincidencia… tal vez el secuestro del soldado pudo haber inyectado algo de urgencia en el asunto”.

Hope también descarta la posibilidad de que el arresto del hermano del narcotraficante sea un medio para que Nueva Generación negocie la liberación del coronel. Todavía no está claro qué papel exacto tuvo Tony Montana en la estructura de la organización criminal. “Esto no cambiará los cálculos [del cártel]”, señala.

La reciente filtración de millones de correos electrónicos de la cúpula militar mexicana –conocida como Guacamaya Leaks– demostró el intenso trabajo de inteligencia de la Secretaría de la Defensa Nacional en el seguimiento de los tentáculos de Jalisco Nueva Generación. En prácticamente todos los rincones del país, la mafia tiene presencia, incluso en Aguascalientes, uno de los más pequeños de los 32 estados de México.

Pero la mayoría de las operaciones secretas no han resultado en un gran éxito. Por ejemplo, cuando el Ejército realizó una redada fallida (basada en inteligencia defectuosa) en un intento de arrestar a un capo importante, las represalias violentas se extendieron por los estados de Jalisco y Guanajuato.

“¿Cuánta inteligencia tiene el Ejército?” pregunta Guillermo Valdés, quien dirigió el Centro Nacional de Inteligencia de México durante la administración presidencial de Felipe Calderón (2006-2012).

“Por lo que vimos en los documentos de Guacamaya Leaks, tienen mucha inteligencia… pero no la usan. Los arrestos esporádicos no servirán de mucho.

A pesar de la consolidación de la estrategia militarizada impuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador -con la creación de la Guardia Nacional y el despliegue masivo de militares en las calles-, el gobierno parece estar más enfocado en la contención. No hay mucho interés en atacar el crimen organizado. Sin embargo, la violencia en México apenas ha disminuido durante los últimos cuatro años de la administración de López Obrador.

Carlos Flores -investigador y especialista en seguridad que ha estudiado a fondo el Cártel Jalisco Nueva Generación- señala que la estrategia del gobierno “carece de la sinergia adecuada” con otros organismos.

Hay poca cooperación con instituciones como la Unidad de Inteligencia Financiera o la Fiscalía, para poder condenar a las bandas por crimen organizado.

“Deberían centrarse en las redes y no en los individuos”, explica. La diferencia que detecta Flores entre la actitud de López Obrador hacia el narcotráfico en relación a las administraciones anteriores es principalmente retórica… quizás un poco menos ofensiva.

El enfoque no ha cambiado, insiste, porque “sigue existiendo una tendencia a dar continuidad a la estrategia de los ‘capos’”, suspira, refiriéndose a la práctica de dedicar ingentes recursos a perseguir a los líderes criminales.

La estrategia de decapitar a los cárteles mediante la detención de sus jefes tuvo especial relevancia durante el gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018). Esto allanó el camino para el surgimiento de El Mencho y su cártel, dado el desplazamiento de otros mandamases.

Para Guillermo Valdés –quien lideró el servicio de inteligencia durante la escalada militarizada de la guerra contra las drogas, antes de que Peña Nieto asumiera– “no existe una estrategia general para desmantelar las organizaciones criminales… sólo la [búsqueda de] los grandes capos”.

Ahora como analista, Valdés hace referencia al tiempo que dedicó a ayudar a desmantelar a “Los Z”, uno de los sindicatos criminales más grandes y violentos de México, ahora significativamente disminuido.

“Primero nos enfocamos en las células operativas… los sicarios, los jefes regionales, los contadores, los operadores financieros. Estábamos socavando la organización desde abajo para debilitarla. Después de eso, pudimos alcanzar a los líderes”.

Valdés sí reconoce, sin embargo, que los tiempos han cambiado. “Es cierto que [Jalisco Nueva Generación] es más agresivo contra el Estado”.

De todos los ataques a policías, militares, políticos y jueces perpetrados por la mafia de El Mencho, seguramente el de mayor impacto fue el intento de asesinato hace dos años del jefe de policía de la Ciudad de México,  Omar Harfuch.

Más de 20 sicarios le dispararon 414 balas con fusiles de asalto en medio de una emboscada en una de las zonas más exclusivas de la capital. Milagrosamente, se recuperó de sus heridas y sobrevivió. Dos de sus guardaespaldas y una mujer transeúnte murieron en el ataque.

 

 

Fuente El Pais

[email protected]

MRM

¡Únete a nuestras comunidades del Diario CAMBIO 22 en WhatsApp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com