Redacción/CAMBIO 22

El juez que preside el juicio por fraude empresarial contra el ex presidente de Estados Unido Donald Trump en Nueva York amenazó este viernes con encarcelarlo por violar una orden que le impuso hace más de dos semanas y que le prohibía publicar mensajes en internet sobre el personal del tribunal.

El magistrado, Arthur Engoron, amonestó a Trump el pasado 2 de octubre con una “orden mordaza” después de que colgara en su red Truth Social una foto de su secretaria con un ataque personal, y aunque el expresidente eliminó esa publicación, una copia permaneció en la web de su campaña.

Engoron, que calificó el mensaje de Trump sobre su secretaria como “falso y denigrante”, dijo que ayer se enteró de que había permanecido visible en la web de la campaña durante 17 días, y solo fue eliminado después de que el tribunal le enviara un correo, lo que consideró una violación flagrante de la orden, según informó el canal estadounidense NBC.

“Las mentiras incendiarias pueden llevar y han llevado a daños físicos graves. Voy a permitir al acusado que explique por qué esto no debería terminar en sanciones serias o posiblemente podría encarcelarlo”, agregó.

El abogado de Trump, Christopher Kise, aseguró que fue un descuido y se disculpó en nombre su cliente, explicando que retiró la publicación de Truth Social pero nadie se ocupó de retirarla de la web, a lo que el juez respondió que lo tendrá en cuenta pero el expresidente es responsable de la “gran maquinaria” bajo su mando.

Trump está acusado, junto a sus dos hijos y dos ejecutivos de la Organización Trump, de inflar el valor de los activos de la empresa durante años para obtener condiciones favorables de los bancos y aseguradoras, y el juez falló que es responsable del cargo de fraude persistente antes de empezar el juicio, de manera sumaria.

El expresidente se ha presentado en persona varios días, en los que ha aprovechado para dirigirse a los medios y arremeter contra el caso, la Fiscalía de Nueva York, que lo impulsa, y el propio juez, a quienes considera partícipes de una “caza de brujas” del Partido Demócrata y de interferir en su campaña política.

En este juicio, de carácter civil, se dirimen varios cargos relacionados con el fraude, como falsedad documental, una compensación que la Fiscalía estima en 250 millones de dólares y el veto a sus negocios en Nueva York, sobre lo que el juez ya ordenó que se suspendan sus licencias de negocio.

La “orden mordaza” de Nueva York contra Trump se suma a otra orden similar impuesta por una jueza en el caso penal que afronta en Washington DC, relacionado con la interferencia en las pasadas elecciones, y en el que se le prohíbe hablar de testigos potenciales o descalificar a los fiscales.

 

 

Fuente: EFE

[email protected]

MRM