Redacción/CAMBIO 22

La 107ª edición de las 500 millas de Indianápolis comenzaba con Alex Palou en la posición de privilegio, y manteniéndola hasta la tercera vuelta, que fue el momento exacto cuando Rinus Veekay se colocaba en la punta de carrera.

A esto añadir, que Graham Rahal tomó la salida desde boxes por problemas en su coche antes de tomar la salida.

En el transcurso de estos primeros compases de la carrera no hubo mucho movimiento, tan sólo intercambios de lideratos entre Veekay y Palou. El piloto español fue uno de los primeros pilotos en parar en boxes, concretamente en la vuelta número 30, y los pilotos de cabeza fueron entrando poco a poco a realizar la primera parada.

La carrera llegaba a la vuelta 61 y hasta el momento sin ver ninguna bandera amarilla, por lo que los pilotos tenían que hacer su segunda parada bajo situación de carrera normal. El primero en romper el fuego en esto fue Palou, quien hizo un stint de 31 vueltas. Una vez con la carrera estabilizada, era Patricio O`Ward quien lideraba la Indy500 de 2023 por el momento.

Pero el mexicano tenía la amenaza de Rosenqvist, Veekay y Palou. La prueba estaba llegando al centenar de vueltas, cuando se produjo la primera situación de bandera amarilla provocada por el rookie Sting Ray Roob. Esto lo aprovechaba los pilotos para cumplir con la tercera pasada por la zona de boxes, donde a la salida de la misma se produjo un incidente entre Veekay y Palou.

El neerlandés perdía el coche, e impactaba contra el coche del piloto español dañando su alerón delantero a simple vista. Una vez que el pace car tomaba la calle de boxes, se reanudaba la carrera con ya superado la mitad de distancia. El líder era Callum Ilott, pero poco le duraría la alegría al del equipo Juncos ya que Rosenqvist tomó el liderato a la vuelta siguiente.

Por detrás, en la vigésima posición, estaba Alex Palou después de que sus mecánicos revisaran que el coche no tuviera daños mayores y pudiera seguir. Tan sólo restaban 50 vueltas para conocer el nombre del vencedor de este 107º edición de las 500 millas de Indianápolis, que hasta el momento era Marcus Ericsson. Palou estaba en modo remontada después de lo sucedido con Veekay, y ya ocupaba la novena posición.

Una nueva situación de bandera amarilla interrumpía la carrera, y esta vez el protagonista de ella era el ex piloto de Fórmula 1 Romain Grosjean. La carrera se reanudaba con algo más de cuarenta vueltas por delante, y con el vigente ganador de la prueba Marcus Ericsson siendo el líder. Palou, por su parte, se mantenía en la séptima posición y con el punto de mira fijado en Kirwood.

La carrera estaba llegando a su final, cuando Rosenqvist perdió el control de su monoplaza e impactó contra el muro, y a su vez Kirwood se lo encontró y fue el que se llevó la peor parte, quedando boca abajo. Afortunadamente la seguridad que hay hoy en día en la categoría, ha hecho que todo quede en un susto.

Después de que dirección sacara la bandera roja tras este fuerte accidente. La carrera se puso de nuevo en marcha con Patricio O’Ward a la cabeza y por delante tan sólo ocho vueltas para ir con el pie a tabla. Poco iba a durar la acción, porque un accidente de O’Ward provocaría una nueva bandera roja; además de un trompo de Pagenoud y que Canapino impactara con el mexicano.

Así las cosas, Josef Newgarden se lleva la victoria en la 107ª edición de las 500 millas de Indianápolis, después de que se produjera una tercera bandera roja. Alex Palou acabó en la cuarta posición, dejando entre ver un buen ritmo después de lo sucedido con Veekay.

 

 

 

Fuente: Pitlane motor

[email protected]

MRM