abril 15, 2024 21:21

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

abril 15, 2024 21:21

 

  • Integrante de la comunidad wixárika, se identifica como no binario e insiste en la importancia de hablar sobre el suicidio en la comunidad LGBTQ+;  organiza también el Primer Encuentro Nacional de Pueblos Originarios de la Diversidad Sexual

 

Redacción/CAMBIO 22

Aunque su andar contra la discriminación no ha sido sencillo, Jobis Shosho, activista e influencer wixárika reconoce haber tenido mucha suerte al contar con algunas personas dispuestas a acompañarle e impulsar su lucha por los derechos de los integrantes de la comunidad LGBTQ+ que pertenecen a los distintos pueblos originarios de México.

Es por eso que se ha sumado como embajador, a la iniciativa internacional The Trevor Project, que llega a México y la cual ha buscado desde hace 25 años contrarrestar el número de suicidios de jóvenes de la comunidad LGBTQ+, a través de servicios gratuitos de prevención básica y especializada.

Los números son alarmantes, se estima que anualmente al menos 40 millones de jóvenes de la comunidad LGBTQ+ ha considerado seriamente el suicidio, convirtiéndose en nuestro país en una de las principales causas de muerte en este sector de la población.

Primer encuentro nacional

Además de su trabajo para que los jóvenes hablen sobre el suicidio, Jobis adelanta en entrevista con El Sol de México que prepara para marzo de este año el Primer Encuentro Nacional de Pueblos Originarios de la Diversidad Sexual, cuya sede es Guadalajara. Será la oportunidad para poder reunir a activistas LGBTQ+ que son parte de algún pueblo indígena, a manera de diagnóstico, sin especialistas ajenos a estas comunidades.

“Creo que el reunirnos nos va a permitir conocernos y aprender de nuestras otras realidades. Eso es lo que nos hará crecer, para que exista una agenda de trabajo de los pueblos originarios y la comunidad LGBTQ+”.

“Es un primer encuentro de diagnóstico porque tenemos que hablar primero entre pares, vernos la cara, para luego invitar a especialistas. El movimiento LGBTQ+ tiene una historia, pero también una gran deuda con los que somos minorías, entonces nosotres también queremos pasar ese proceso de conocernos”, comenta.

Salud mental, derecho universal

Jobis Shosho encontró en las redes sociales, especialmente en YouTube, la posibilidad de magnificar su mensaje y exponer los prejuicios y discriminación que ha enfrentado en su vida, debido a la falta de visibilidad y el desconocimiento sobre los pueblos originarios.

“Yo me siento muy comprometide porque a mí me habría gustado poder acceder a este tipo de servicios como los de Trevor Proyect. Tal vez no los tuve, pero tuve un amigo activista que me motivó, es por eso que pienso que el saberse acompañado ayuda a tener una buena salud mental, la cual no debemos olvidar es un derecho universal”, comenta Jobis, quien relata que, aunque no todos los miembros de su familia estuvieron de acuerdo con su activismo, desde pequeño sintió el apoyo de su padre.

“Las estadísticas en nuestro país aún no son muy claras, porque sólo se sabe de algunos suicidios, mientras que de otros no por diferentes tipos de discriminación, aparte de las de la diversidad sexual o de género, como el ser de pueblos originarios o ser morenos. Es por eso que también me siento muy motivade, porque creo que el que se considere a mi gente y mi pueblo es algo invaluable”, agrega.

Buscan ser protagonistas

En el relato de su propia experiencia, Jobis cuenta que, durante mucho tiempo, tras dejar su comunidad para irse a estudiar a Guadalajara, enfrentó discriminación, al grado que buscó corregir su identidad sexual. Luego, en un internado de monjas quiso entrar a un grupo de baile al que en un principio no querían darle la oportunidad de estar al frente con los bailarines “guapos, altos y blancos”, recordó.

“Ahí yo decidí estar al frente y ser protagonista. Creo que en muchos casos nos hemos perdido esas fiestas de la vida donde no nos contemplan, y menos porque somos de pueblos originarios”, comenta el joven, quien, tras terminar sus estudios de preparatoria, fue reconociéndose, así como los traumas y miedos a los que había tenido que enfrentarse.

“En 2014 fui a mi primera marcha por el Orgullo en Guadalajara y me puse mi traje wixárika. Entonces vi que no estaba sola, que había más diversidad dentro de la diversidad, que soy UkaRatsixie (gay en wixárika) y que quería formar parte de esa bandera y ese movimiento”, relata quien en su canal de YouTube charla de la vida gay del pueblo wixárika.

 

Fuente: El Sol de México

[email protected]

NMT

¡Únete a nuestras comunidades del Diario CAMBIO 22 en WhatsApp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com