Olivia Vázquez/CAMBIO 22

CANCÚN, Q. ROO, 06 de diciembre.-  La Universidad Tecnológica de Cancún  inició la 1ª Jornada de Inclusión Progresiva para una Cultura de Paz que organiza el Centro de Atención Múltiple “Eduard Huet”, con la intención de capacitar a las y los docentes y sensibilizarlos para cambiar la perspectiva en la manera cómo ven las diversidades de las y los estudiantes.

Durante tres días, del 6 al 8 de diciembre, la UT Cancún será el espacio que albergue a cerca de 300 maestros y maestras de educación básica y de esta casa de estudios, quienes participarán de manera activa en temas de inclusión progresiva en los talleres de inclusión, neurodiversidad y en el de proceso de diagnóstico y el momento en el que se requiere elaborar una evaluación psicopedagógica.

Así mismo, en esta jornada habrá actividades de sensibilización como cine para ciegos y viviendo la discapacidad, con el fin de reflexionar sobre lo que enfrenta una persona con discapacidad visual o motriz.

En el marco de la celebración de los 50 años de educación especial en el estado, del 30 aniversario del CAM laboral y de la reciente conmemoración del Día de la Discapacidad (3 de diciembre), Alberto Ortuño Báez, director del instituto municipal contra las adicciones expresó el compromiso del gobierno municipal en apoyar la educación especial y los docentes en general.

La inclusión es un tema que siempre le ha preocupado y ocupado a este gobierno, haciendo todo lo posible en hacer los cambios necesarios, pues se reconoce la problemática que se enfrenta.

“Se trata únicamente de que generemos la consciencia y que cada experto nos guie en cómo hacerlo”, refirió Ortuño Báez, al reconocer la necesidad de que la sociedad necesita educarse en temas que muchas veces somos ajenos o ignorantes, como el de la discapacidad.

El municipio Benito Juárez es uno de los que cuenta con un mayor registro de personas con discapacidad en el estado, con 31 mil personas de las 67 mil que tienen una discapacidad en Quintana Roo; de ahí la importancia de tomar acciones que permitan transitar hacia una inclusión progresiva que haga de Benito Juárez un municipio para todos y todas.

Por su parte,  el rector de la UT Cancún, Enrique Baños, dijo que la inclusión “nos pone en una postura con un sentido moral, con un sentido normativo, en un sentido empático y hasta también práctico y esto para tender puentes, construir alternativas y generar redes”.

“En la UT Cancún tenemos el reto de recuperar el sentido social y humanista para nuestras y nuestros estudiantes, y esto generando una formación integral, con responsabilidad social; pero dentro de nuestra organización debemos conjuntar prácticas y esfuerzos organizacionales para que cada uno de los que forman parte de la UT, ya sea como administrativos, como profesores, como cuerpo docentes y académicos, puedan colaborar y prosperar sin ninguna barrera que lo impida”, puntualizó el rector.

Para lograr ello, señaló que se debe garantizar la accesibilidad, participación, adaptación, colaboración, diversidad, calidad, seguridad, y por supuesto respeto, promoviendo una cultura de aceptación y valoración.

Si bien consideró que se pueden tener problemas comunes y desafíos, con eventos como este, “se descubren prácticas, se construyen sentidos para transformar la enseñanza, la administración y las prácticas inclusivas en un trabajo articulado, generando nuevas perspectivas que atenderán necesidades que enfrenta la sociedad y así construir una comunidad consciente de la transformación social que busca mejorar la calidad de vida de nuestro municipio, nuestro estado y nuestro país”.

En el caso de la UT Cancún participan 52 de sus docentes, quienes tienen la oportunidad de capacitarse en temas de inclusión, como es el caso de lengua de señas, lectura y escritura en braille o en lenguaje incluyente, indicó Lizette López, jefa del departamento de tutoría y desarrollo estudiantil.

Destacó la importancia de sensibilizar a la comunidad de profesores (as) para que sepan cómo nombrar las discapacidades, ya que con la modificación del lenguaje se pretende que la condición que tiene una persona no sea lo que la determine como tal, y es que en este cuatrimestre septiembre – diciembre se han diagnosticado nueve estudiantes con diferentes problemáticas de aprendizaje, cuatro de ellos presentan discapacidad intelectual superficial, para lo cual se brinda a los docentes tutores, asesorías y acompañamiento para los ajustes razonables que requiera su condición, y apoyarles en la visualización  de las aristas de los accesos universales y la visión de inclusión progresiva.

Además, dijo, “hemos realizado también valoraciones psicopedagógicas a 137 estudiantes; sensibilizado en temas de inclusión a 115 estudiantes a través de las actividades extracurriculares Lengua de Señas Mexicana y Lectura y Escritura Braille”.

 

[email protected]

JFCB