Laura Beytia/CAMBIO 22

CHETUMAL, 18 de septiembre.- La inflación ha incrementado hasta en un 15% los precios en materiales de construcción como las varillas, polvo, grava, acero, cemento entre otros agregados más y en mayor medida el asfalto, lo que está produciendo un duro golpe a las constructoras en el estado, ya que esto ocasiona problemas en la presupuestación de obras al dispararse los costos y originando en la mayoría de las veces una reducción de recursos o retrasos en los trabajos.

Así lo dio a conocer el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Quintana Roo Diego Cortés Arzola, quien precisó que la industria de la construcción está muy preocupada por esta situación y más porque no hay un freno por parte del gobierno federal, por lo que no descartan que los excesivos aumentos continúen.

“El incremento de precios es muy preocupante, todo se encarece y presenta un problema para nosotros en la presupuestación de obra, ya que se tiene un monto fijo y ante la inflación se dispara el costo de la obra y en muchas de las ocasiones el constructor o quien desarrolla la obra, se ve en la necesidad de reducir su presupuesto o de atrasarla y esto merma de igual manera las utilidades de contratos ya firmados que difícilmente pueden estarse cambiando a como vaya subiendo la inflación; preocupa más que el gobierno federal no haya podido frenar todo esto y que vengan más aumentos en todo.”

Refirió que la inflación está impactando más a los micro y medianos empresarios, ya que son lo que menos tienen para invertir en la parte de insumos y hasta en la población, que a duras penas pueden levantar un cuarto pequeño o ampliar sus viviendas, por los altos montos que esto implica.

Es por ello que mantienen puestas sus esperanzas en la siguiente administración, a la que han solicitado tener una mayor participación en las obras que ejecuten, ya que es la única opción para que este sector avance en su recuperación y se logren reactivar las empresas que permanecen cerradas.

“En los últimos dos años la situación económica para los empresarios de la construcción no ha sido tan boyante, sobre todo para los de la zona sur que han sido desplazados por empresas foráneas que fueron enormemente favorecidas con obra pública, pero ya con el cambio de gobierno, tenemos mucha confianza de que ahora sí los locales tendremos mayor participación y nos darán la oportunidad de trabajar en los proyectos que se emprendan con el 40% del presupuesto correspondiente al Programa de Inversión Anual que todavía queda pendiente.”

El dirigente de los constructores, externó que esto les permitirá a los empresarios de este ramo obtener ganancias en los cuatro meses que le restan a este 2022 y contar con la solvencia económica necesaria para poder cumplir con los compromisos de fin de año en favor de sus trabajadores.

 

[email protected]

RHM

WhatsApp Telegram
Telegram


Diario Cambio 22 - Península Libre