mayo 30, 2024 02:36

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

mayo 30, 2024 02:36

 

  • Bajo la propia premisa de López Obrador, el sector que etiqueta como “conservador” integrado, según él, hasta por 18 millones de electores más varios millones más de indecisos que no se han manifestado y una participación cercana al 60% en la elección, darían como resultado una derrota de Morena en junio.

 

Redacción/ CAMBIO 22

Miles salieron a las calles en las principales ciudades del país, en el Zócalo de la capital y sus cuadras aledañas la expresión orgánica del domingo 18 de febrero mandó un poderoso mensaje al obradorato en la plaza que considera de uso exclusivo.

Las crónicas han dado cuenta a detalle de la explosión social que le ha dicho no a los proyectos legislativos que intentan aniquilar la efectividad de instituciones autónomas construidas en las últimas décadas. La soberbia presidencial ante la marcha en la defensa de la democracia tuvo un matiz inédito, tras las acostumbradas descalificaciones lanzadas a los participantes se escuchó un fraseo que exhibió preocupación ante la cuenta regresiva del sexenio.Consciente o presa del enfado, Andrés Manuel López Obrador admitió con cifras la magnitud del sector que le dará la espalda a su partido en las próximas elecciones.

“No son los que ayer fueron al Zócalo, esa es una vanguardia, esos son dirigentes, pero los conservadores en México pueden ser 15, 18 millones de personas o ciudadanos”. Jamás siendo presidente, el tabasqueño había dimensionado públicamente el tamaño de quienes legítimamente manifiestan un frontal desacuerdo a sus políticas regresivas, consideradas la mayor amenaza a la democracia en 4 décadas.

Con las cifras calculadas a la baja, más algunos millones más de indecisos o decepcionados por su desempeño en el gobierno, podría definirse la elección presidencial y la integración del Congreso de la Unión con resultados adversos a su partido. La confesión fue reveladora a una semana del arranque formal de las campañas y a 100 días del 2 de junio. El mensaje de ciudadanos libres de acarreos que rechaza la imposición de una sola visión, arrebató la agenda nacional al Ejecutivo.

Bajo la propia premisa de López Obrador, el sector que etiqueta como “conservador”integrado hasta por 18 millones de electores, más varios millones que no se han manifestado y un proceso en el que participe cerca del 60% del padrón electoral darían como resultado una derrota para Morena en junio. En ese contexto jamás reconocerían un revés, lo que haría necesario defender el resultado en las instancias jurídicas que tratan de ser cooptadas y en un caso extremo en las calles con significativas expresiones sociales como la del domingo pasado. Es decir, las campañas presidenciales arrancarán con el tufo de un posible conflicto postelectoral, indeseable desde cualquier óptica o ideología.

La polarización será frenética, así como los descarados llamados y amenazas para tratar de dirigir el voto utilizando toda la fuerza del Estado. Si a esto agregamos la inminente intervención del crimen organizado que se siente resguardado con el despropósito de los abrazos que garantizan impunidad, entonces el pronóstico es incierto para el segundo semestre de 2024.

¿Qué puente es el que nos hará transitar con éxito hacia la preservación de la deseada incertidumbre electoral que propician procesos reñidos, limpios y respetuosos de la ley? Uno que los ciudadanos conscientes tienen a su alcance, la libre expresión de sus ideas para defender el resultado de la elección en las calles, si esto fuera necesario.

El movimiento de la autodenominada transformación ha sido desleal con las mismas instituciones que procesaron y contaron los votos para llevarlo al poder por cauces legales.

AMLO se debe al INE independiente que organizó y arbitró elecciones libres que ahora no están dispuestos a tolerar, también al Tribunal Electoral que calificó la elección presidencial bajo la premisa de que la ley es la ley.

Morena es la antítesis de lo que ofreció combatir y ha superado las ambiciones de algunos de los priistas más corruptos. Se reforzaron con lo peor que hay en la clase política para llevar la democracia al patíbulo y poner al país en vilo ante una coyuntura que sólo será afortunada si la mayoría de los ciudadanos ejercen sus decisiones en un contexto informado y libre.

El desahogo del tabasqueño es el reconocimiento de una eventual derrota electoral que puede materializarse en la Ciudad de México, la integración de la próxima legislatura y la propia renovación del Ejecutivo. Los candidatos guindas no podrán hacer ofertas distintas a las promesas incumplidas de 2018 con una abanderada sin proyecto, ni personalidad propia que depende de la correa de mando que controla su colérico jefe de campaña.

Para los 100 días que vienen será indispensable tener presente lo que está en riesgo:

  • Una Suprema Corte de Justicia independiente, capaz de anular leyes contrarias a la Constitución.
  • También está en peligro el INAI que nos garantiza el acceso a la información y la transparencia sobre el ejercicio público que tanto detesta ya saben quién.
  • El Estado de derecho que permite la certeza jurídica para hacer valer la ley ante juzgadores de carrera que tengan la libertad de ser imparciales y sean ajenos a la política.
  • Está en riesgo la Constitución misma que pretende ser distorsionada con iniciativas que destruyen la aspiración a una democracia más sólida a través de instituciones autónomas.
  • También se encuentra amenazada la seguridad del Estado mexicano, ante la intervención de sanguinarios grupos criminales que pretenden imponer con violencia a los gobernantes que les garanticen impunidad.

Estoy convencido que México tiene mayoritariamente la convicción de proteger lo que tanto nos ha costado construir, esa escalera de la que habló Lorenzo Córdova, reforzada durante 40 años que pretende ser demolida y que permitió a quienes ejercen el poder llegar al primer piso.

Escucho a los personeros del régimen decir con seguridad que su convicción es democrática porque ellos se adjudican por decreto el monopolio de lo que resulta más favorable al pueblo. Para desmentirlos basta con leer el paquete de iniciativas que traza el camino a la dictadura, analizar el discurso de su líder supremo para perpetuarse, atestiguar la proclamación del encono y verlo traicionar lo que juró respetar al tomar posesión.

A 100 días nada está definido aún.

EDICTOS

A partir de este jueves y durante 3 días la ciudad de Querétaro se convertirá en una verdadera pasarela jurídica de gran nivel. Con la presencia de 5 ministros de la Corte encabezados por su presidenta Norma Piña, reconocidos académicos, legisladores, funcionarios y juristas se realizará el Congreso Nacional de la Barra Mexicana Colegio de Abogados denominado “El Derecho en el México que Viene”. Lo que no se logró en el aniversario de la Constitución, ocurrirá en la misma ciudad donde se promulgó con la participación de más de 80 ponentes entre los que se encuentran el ministro en retiro José Ramón Cossío, José Antonio Meade, Adrián Alcalá presidente del INAI, el gobernador de Querétaro y Víctor Oléa, presidente del principal colegio de abogados en México, entre otros.

Surgirán distintos pronunciamientos sobre la estrategia que busca controlar al Poder Judicial de la Federación y los temas más relevantes en la agenda jurídica nacional, un encuentro que dará mucho de qué hablar en los próximos días.

 

Fuente: LA LISTA

[email protected]

GFB

¡Únete a nuestras comunidades del Diario Cambio 22 en Whatsapp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.

WhatsApp Telegram
Telegram



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com