mayo 26, 2024 09:53

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

mayo 26, 2024 09:53

 

  • Dentro de estas cámaras se han registrado ocho entierros, en su mayoría adultos, rodeados de decenas de animales

 

Redacción/CAMBIO 22

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) encontró la entrada de una cueva al interior del área amurallada de Tulum, en Quintana Roo, la cual contenía al menos ocho entierros humanos.

El hallazgo tuvo lugar cuando se trabajaba en la liberación de áreas para un sendero nuevo, ubicado entre el Templo de las columnas y el Templo del Halach Uinic. Durante miles de años esta cueva estuvo clausurada con una roca de gran tamaño.

En la parte superior de la pared frontal de la cueva se encontró un caracol marino pegado con estuco a la roca madre, como parte de una decoración realizada por los mayas prehispánicos.

“Al retirar la roca que cerraba la entrada de la oquedad, se observó que la misma se encontraba literalmente partiendo los restos óseos de un individuo, dejando la parte inferior de su cuerpo en el exterior y la superior al interior de la misma”, dijo José Antonio Reyes Solís, coordinador del proyecto de investigación arqueológica.

Conforme avanzó la exploración de la cueva se identificaron al menos dos pequeñas cámaras, ubicadas en la parte sur y norte, de no más de 3 metros de largo por 2 metros de ancho, y una altura promedio de 50 centímetros.

Dentro de estas cámaras se han registrado ocho entierros, en su mayoría adultos, los cuales presentan buen estado de conservación debido a las condiciones ambientales al interior del espacio. Además, se registró gran cantidad de restos óseos de animales asociados a los entierros.

De acuerdo con los especialistas en identificación de fauna, los restos corresponden a diversos mamíferos, tales como el perro doméstico, ratón, zarigüeya, murciélago hematófago, venado cola blanca, tepezcuintle, armadillo nueve bandas, tapir, pecarí; aves del orden Galliforme, Passeriforme, Pelecaniforme, Piciforme y Charadriiforme; reptiles, como la tortuga marina caguama, tortuga terrestre e iguana; peces como tiburón tigre, barracuda, mero, pez tambor, pez globo, raya águila; crustáceos cangrejo y cirripedios, moluscos caracol y anfibios rana.

Según el INAH, algunos huesos presentan huellas de corte y otros más se encuentran trabajados como artefactos, a manera de punzones, agujas o mangos de abanicos, característicos de la zona.

A pesar de que se ha localizado una cantidad importante de fragmentos de cerámica, característica del periodo Postclásico Tardío (1200-1550 d.C.), asociada a estos entierros, solamente a tres individuos se les puede vincular directamente un pequeño molcajete del tipo Papacal Inciso, con soportes semiglobulares huecos.

Este elemento cerámico ha sido intervenido por la especialista en restauración Carolina Segura Carrillo, quien forma parte del equipo de conservación del Promeza en Tulum, bajo la dirección de la restauradora Patricia Meehan Hermanson.

De acuerdo con el arqueólogo Antonio Reyes Solís, el trabajo de excavación arqueológica dentro de las cámaras de la cueva, el registro tridimensional del contexto y fotografía de los elementos arqueológicos localizados en su interior, así como del espacio que los contiene, ha representado un reto para el equipo, porque el área de trabajo es en extremo reducida, la iluminación es casi nula, la temperatura y humedad son elevadas y los insectos que habitan la cueva complican las actividades.

No obstante, con el apoyo y adecuación de nuevas tecnologías para el registro de este tipo de contextos, como el uso de escáneres láser y fotografía de alta resolución, se puede asegurar la preservación de la cueva y de los elementos arqueológicos asociados a esta; de este modo, se generarán modelos 3D, con alto grado de detalle y precisión.

Estos productos virtuales del contexto arqueológico permitirán continuar con el análisis y procesamiento de los datos de campo desde una computadora; y poner al alcance del público un recorrido virtual del interior de la cueva, donde se pueda observar el contexto in situ de los materiales arqueológicos, por medio de un visor digital o de una aplicación para teléfono móvil. Los trabajos de investigación en campo continuarán en lo que resta del año.

Fuente: Infobae

[email protected]

HBS

¡Únete a nuestras comunidades del Diario Cambio 22 en Whatsapp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.

WhatsApp Telegram
Telegram



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com