Necesariamente Incómoda

 

Graciela Machuca Martínez/CAMBIO 22

Conforme se le van terminando los meses, las semanas y los días al gobierno de Maricarmen Hernández Solís, en Felipe Carrillo Puerto, uno de los 11 municipios de Quintana Roo, los actos de corrupción van saliendo a flote, así como su empeñó en seguir saqueando la hacienda municipal para beneficiar a sus aliados y tener recursos para financiar su intento de que se le reelija en la presidencia municipal, el primer domingo del mes de junio de 2024.

A pesar, que tiene en su contra a la población tanto de la cabecera municipal como de las comunidades rurales, se empeña en seguir “gobernando”, a pesar de sus deficientes resultados a consecuencia de sus acciones negligentes y el desprecio que tiene en contra de los hombres y mujeres mayas que no comparten ni su proyecto político, mucho menos los resultados de su administración.

Su supuesto interés por servir al pueblo de Felipe Carrillo Puerto, lo cual hasta el momento no lo ha demostrado, a ella, lo que le interesa es manejar a su antojo los recursos municipales, como quedó de manifiesto en la sesión de cabildo del pasado 27 de octubre, durante la cual, a pesar de la inconformidad ciudadana, con el voto mayoritario de sus regidores se autorizó incrementos presupuestales a obras que ya se habían autorizado en meses pasados, pero ahora, sin dar una explicación técnica y una justificación congruente, destinó más dinero para obras que el pueblo de Felipe Carrillo Puerto considera no prioritarias.

Maricarmen Hernández Solís está acostumbrada a impones sus caprichos, como es la remodelación del parque Ignacio Zaragoza, un espacio público que ya fue intervenido recientemente, por lo que la ciudadanía opina que ese dinero se debió destinar a resolver otros asuntos de urgente resolución como es la recolección y destino final de la basura o para garantizar una seguridad pública eficiente.

Durante la vigésima primera sesión ordinaria del cabildo llevada a cabo el pasado 27 de noviembre se aprobó el aumento de más de $3.7 millones de pesos para la referida obra de remodelación en el parque del centro.

En julio pasado se aprobó el presupuesto parta esta y, otras obras. La remodelación de este parque tenía un presupuesto de 15 millones de pesos, pero a la presidenta municipal y socios se les ocurrió un incremento de a 18 millones 742 mil 637 pesos con 92 centavos.

Otro aumento en el gasto presupuestal es el que se aprobó por un millón 990 mil 502 con 30 centavos para el parque de la colonia Rafael E. Melgar, el cual estaba presupuestado en ocho millones de pesos, pero sin causa justificada lo incrementaron a 9 millones 990 mil 502 pesos con 30 centavos.

Voces como la de la novena Regidora, Nadya Cyrene Ortiz Caamal, fueron silenciadas por la mayoría morenista, a pesar, que cuestionó dicho aumento.

La presidenta municipal solo respondió que el aumento se debe a que el relleno que se presupuestó fue de 15 centímetros, pero que al intervenir la zona, se dieron cuenta que hay partes que hay que hacer un relleno de 40 centímetros y de allí la necesidad de incrementar los costos. Si esto fuera cierto, es una muestra de que los proyectos los hacen en las rodillas o en la comodidad de sus oficinas, porque son resultado de ocurrencias o para justificar el desvío de recursos municipales.

Felipe Carrillo Puerto tiene muchas necesidades como es la rehabilitación de la calle Constituyentes, que se encuentra en el abandono, con baches, falta de alumbrado público, con basura por todos lados, así como otras calles de la misma cabecera municipal, con la tubería del drenaje rota, alcantarillas tapadas, pero a la presidenta municipal no se le ocurrió mejor cosa que invertir el dinero del pueblo en una obra que no es prioritaria.

En una investigación publicada en El Sol de Quintana Roo se detallan algunos de los negocios de Maricarmen Hernández Solís con uno de sus constructores preferidos que abrió su empresa en el 2018, pero que empezó a operarla hasta que sus amigos llegaron a presidencias municipales en el 2021.

La empresa en mención es Regiones Construcción y Mantenimiento S.A. de C.V., misma que es administrada por Bernardo Naranjo Bolaina.

Le trabaja a ayuntamientos como el de Lázaro Cárdenas, Bacalar, Felipe Carrillo Puerto, entre otros.

Hernández Solís le ha asignado obras, al menos, por tres millones de pesos.

Desde luego, que ante la incapacidad de que los propios ayuntamientos hagan las obras, alguien las tiene que hacer, pero este constructor carece de experiencia en el ramo.

Un asunto que tienen que investigar las autoridades son las irregularidades en la operación de esta empresa, porque Bernardo Naranjo Bolaina, funge como administrador único de Regiones Construcción y Mantenimiento, S.A. de C.V., de acuerdo a las últimas modificaciones que se le han hecho al acta constitutiva que se encuentra dada de alta en el Registro Público de Comercio.

Entre las irregularidades en la conformación de la empresa se tiene un acta de asamblea del 7 de abril de 2022, cuando fungía como representante Josué Solano Jiménez, quien otorgó el poder a Diego Ernesto Ramírez, pero estas personas no aparecen como dueñas de la referida empresa en el acta constitutiva del 7 de diciembre 2018.

Fue hasta el 12 de abril de 2022, cuando la empresa obtiene su primer contrato de parte del gobierno de Hernández Solís, el número OP-FCP-FISMDF22-LP-08/2022 para la construcción de techado en áreas de impartición de educación física en la escuela primaria Orlando Martínez Debeza, en Felipe Carrillo Puerto. Se le asignaron 3 millones 517 mil 309 pesos con 79 centavos.

Cada una de las obras que ha asignado la presidenta municipal de Felipe Carrillo Puerto, tienen una historia de opacidad de la cual debe rendir cuentas.

 

redaccionqroo@diariocambio22.mx

GCH