Redacción/CAMBIO 22

Ciudad de México. Acompañado a los trabajos arqueológicos que se realizan a la par de la construcción del Tren Maya, especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) encontraron un doble enterramiento dentro de un antiguo depósito de agua que se convirtió en un elemento funerario.

Así lo dio a conocer esta mañana el titular de esa instancia, Diego Prieto, durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional.

Derivado de las actividades de excavación y restauración, el hallazgo se dio en la zona arqueológica de Ek’Balam, que se ubica en Yucatán, la cual “se caracteriza por la enorme riqueza arquitectónica y artística”.

El director del INAH calificó el descubrimiento como “un elemento muy notable” y al que se define como Chultun.

“Son depósitos que tienen forma de campana, una entrada reducida y una cámara interior de dimensiones importantes para acumular el agua. Pero éste dejó de ser utilizado como tal, por alguna razón que habremos de investigar, y se constituyó en un elemento funerario”.

En su interior, agregó, se encontró un altar formado por una piedra circular, sobre la que se halló una olla dentro de la que había otra olla fragmentada y elementos como piedra obsidiana.

“Junto a este altar se encontraron dos individuos. Un entierro primario de una mujer acostada boca abajo, que fue enterrada con una ligera capa de tierra; encima de la cual se localizaron los restos de un entierro secundario, de un individuo probablemente de sexo masculino”.

EL director del INAH señaló que se trata de un interesante hallazgo y en Chultun (depósito de agua) presenta tres metros de diámetro en parte inferior, su boca es de alrededor de 54 centímetros de diámetro y tiene poco menos de tres metros de altura.

Por otro lado, Prieto presentó un video acerca de la zona arqueológica de Edzná, que se localiza en Campeche, que tiene más de 2 mil años de historia y llegó a erigirse como una poderosa ciudad-estado de alcance regional entre el siglo II a.C. y hasta el XII de nuestra era.

Esta ciudad llegó a alcanzar extensión cercana a 25 kilómetros cuadrados con más de 25 mil habitantes en sus momentos de auge.

Se desconoce su nombre para época clásica, pero el actual aparece en los últimos años de ocupación en el periodo posclásico, cuando fue conocida como Ytzná, palabra maya chontal que significa casa o lugar de los itzaes que al paso del tiempo derivó en Edzná.

En cuanto al salvamento arqueológico, el directivo del INAH detalló que en el territorio que comprende los tramos 5, 6 y 7 del Tren Maya (de Cancún a Escárcega) se han recuperado 58 mil 44 elementos de carácter inmueble.

“Información y materiales que hablan de unidades habitacionales, caminos blancos, áreas residenciales, cimentaciones, plazas, edificios, templos, una gran cantidad de componentes construidos que nos dan cuenta de la gran densidad poblacional que alcanzó la nación maya en este territorio”.

Así como un millón 407 mil 983 fragmentos de cerámica, “todos ellos con referencia geográfica, con información digitalizada que nos da una muy valiosa información para el conocimiento de las corrientes migratorias, las distintas poblaciones, los intercambios y los estilos en materia de elementos de cerámica”.

Mil 936 bienes muebles de diferente carácter como metates, molcajetes, elementos pétreos, figurillas y herramientas de piedra de diferente carácter, navajas, punta de flechas, entre otras. De estos, mil 476 piezas están en proceso de restauración para poder incluirse en diferentes museos de sitio, y comunitarios que se están instrumentando en toda la ruta.

También se han encontrado 669 enterramientos humanos “con muy valiosa información que nos hablan de lo que se refiere a la veneración de los difuntos, a las prácticas funerarias, a las enfermedades y el tipo de trabajo que desarrollaron las poblaciones que se manifiestan a través de estos enterramientos”; y 2 mil 252 rasgos naturales asociados la presencia de grupos humanos en el territorio.

 

Fuente: La Jornada

[email protected]

NMT