Redacción/CAMBIO 22

CANCÚN, 4 de agosto.- El Consejo Hotelero del Caribe Mexicano, que aglutina a todas las asociaciones de hoteles de Quintana Roo, se opone a la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador de construir un puerto de cruceros en Punta Venado, en caso de que lo adquiera a Calica, filial de la estadounidense Vulcan Materials.

Lo anterior se debe a que en múltiples ocasiones, durante su conferencia matutina, el presidente de México ha planteado la construcción de un puerto de cruceros en el puerto Punta Venado, contiguo al banco de material de Calica, y lo reiteró recientemente al anunciar su propuesta de comprar los terrenos para desarrollar un proyecto turístico.

Toni Chaves, presidente del organismo empresarial, dijo que este puerto de cruceros al sur de Playa del Carmen tendría efectos negativos para Cozumel y la hotelería de todo el corredor Cancún-Riviera Maya, por lo que le enviarán al presidente un estudio sobe esta propuesta, que podría estar listo la próxima semana.

“Lo que nosotros estamos haciendo es un estudio, con todo respeto, porque quizá el presidente no tenga la información que tenemos nosotros en el sector. Lo que queremos hacer es que tome una decisión correcta; Cozumel, uno de sus grandes logros y parte de la economía son los cruceros y si se abriera enfrente un puerto, le quitaríamos negocio a la isla y dañarla”, expuso.

Añadió que los cruceros generan turismo que no pernocta en los destinos, por lo que eso afectaría gravemente a la infraestructura hotelera de Cancún y la Riviera Maya.

Cabe recordar que históricamente el sector hotelero se ha opuesto a la instalación de un muelle de cruceros en la Riviera Maya, y en su momento evitaron que Xcaret construyera un home port, argumentando que canibalizaría a la industria hotelera del estado.

Ya la Asociación de Hoteles de Cancún, Puerto Morelos e Isla Mujeres había manifestado a principios de este año que un muelle de cruceros afectará no sólo a la Riviera Maya y Cancún, sino también a Cozumel, al entrar en abierta competencia ambos puertos tan cercanos.

Los hoteleros sostienen que, además, existen una gran cantidad de estudios que han demostrado con proyectos similares que un muelle de cruceros afectaría gravemente a la hotelería, los ingresos y los empleos locales que esta industria genera en Quintana Roo, porque un crucero no paga impuestos, no genera empleos en el destino, además de generar una ínfima derrama de no más de 90 dólares por persona.

Por lo anterior, solicitarán ser escuchados por el presidente, para que se pueda dar cuenta de que un muelle de cruceros en la zona continental de Quintana Roo tendrá más efectos negativos que positivos y existe toda la documentación que así lo demuestra.

(Con información de El Economista)

 

[email protected]

JFCB