Redacción/CAMBIO 22

COZUMEL, 7 de agosto.- La propuesta del Presidente Andrés Manuel López Obrador de construir un puerto de embarque y desembarque (home port) en Punta Venado, ha venido a ratificar la postura de total rechazo del sector hotelero de Quintana Roo, que afirma que lejos de traer beneficios para la economía de la entidad, este nicho turístico provocaría severas afectaciones a los centros de hospedaje.

La añeja polémica sobre los beneficios o perjuicios que ocasionaría un home port en la zona continental de Quintana Roo, ha revivido con fuerza desde que el Presidente de México puso el tema en la mesa en sus “Mañaneras”. Y en ese sentido, hay que recordar que la construcción de un puerto de embarque y desembarque no es nada nuevo, pues se remonta a la administración estatal que encabezó Joaquín Hendricks Díaz y desde entonces se ha tratado de retomar en diversas ocasiones, con una permanente postura de total rechazo por parte del sector hotelero.

De hecho, la postura de los hoteleros se ha endurecido, pues en un principio su principal argumento era que se verían afectados por el proyecto, pero ahora también sostienen que también perjudicaría severamente al segmento de cruceros que tiene en Cozumel y Costa Maya (Mahahual), dos de los puertos receptores de esos colosos de los mares en México y Latinoamérica.

Por eso habría que establecer que a diferencia de un puerto receptor de cruceros como Cozumel o Mahahual, un home port es el lugar de donde salen estos hoteles flotantes, donde también concluyen su travesía, lo que de acuerdo al sector hotelero, no sólo impactaría a los centros de hospedaje del corredor Cancún- Riviera Maya, sino que también afectaría severamente a estos dos destinos cuya economía depende en gran medida de la actividad portuaria de gran calado.

En ese contexto, se estima que el promedio de turistas que llegan en cada crucero es de tres mil, con un gasto por persona de 80 dólares, que representan 240 mil dólares (más de cuatro millones de pesos por cada embarcación), que con el enorme volumen que recibe anualmente tan sólo Cozumel, explica el porqué es uno de los principales pilares de su economía. Mientras que de acuerdo a información del Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo (CPTQ), la estancia promedio de un turista que llega por vía aérea es de 4.5 días, con un gasto aproximado de 160 dólares diarios.

Por lo que el Consejo Hotelero del Caribe Mexicano ha manifestado que está realizando un estudio en un marco de respeto que le harán llegar al Presidente López Obrador para exponerle de manera muy puntual los pros y los contras del proyecto del home port en Punta Venado, con el fin de que se tome la decisión correcta.

En contraparte, desde que se dio a conocer hace dos décadas la intención de construir un puerto de embarque y desembarque en la zona continental de Quintana Roo, sus principales impulsores como en su momento la naviera Royal Caribbean, han argumentado que representaría un nuevo nicho turístico que abriría nuevas fuentes de empleo en la terminal marítima y robustecería la actividad aérea, a través de los miles de turistas que llegarían para abordar los colosos de los mares. Además de que con el bien ganado prestigio del que gozan Cozumel y Mahahual, afirman que no tendría por qué disminuir el flujo de turistas que llegan a disfrutar de sus bellezas naturales y atractivos. Ojalá que se tome la decisión correcta.

 

[email protected]

JFCB/GCH