Olivia Vázquez/CAMBIO 22

CANCUN, Q. ROO, 05 de abril.- Grandes masas de concreto hotelero se han consolidado en medio del periodo de pandemia que ha enfrentado este destino, aprovechando los últimos espacios que se tenían disponibles y olvidando el tema central de discusión que se traía antes del covid-19, que era la sobrecarga en la zona hotelera de Cancún, donde se viene advirtiendo desde hace más de 10 años que no cabe “un cuarto más”.

En este periodo de pandemia, se han agregado al menos cinco hoteles nuevos en este corredor turístico, cada uno de ellos con al menos 300 habitaciones y aún se tienen en construcción al menos tres más que ya se alzan en grandes moles de concreto en las últimas ventanas que le quedaban a la zona turística.

Previo a la pandemia, la reducción de la ventana natural más grande de Cancún en Playa Delfines, era el tema de controversia entre la sociedad organizada y la autoridad, así como el grupo inversionista que desarrolla el hotel Gran Solaris que terminó bardeando hasta la duna costera del terreno adquirido casi tocando el mar, lo que provoca un reacomodo de duna y amontonamiento de sargazo.

A esta construcción se suma el hotel de AM Resorts, que se construyó en este periodo  (Breathless) a un costado de Playa Langosta, donde ahora se rige este desarrollo exclusivo para adultos mayores.

Así también avanza la construcción del lado del sistema lagunar en el kilómetro 18, a un costado justo del campo de golf del hotel Iberostar y en donde se ha pretendido construir un gran proyecto de tres mil habitaciones bajo el nombre del Grand Island y que en la última información, previo a la pandemia se había dicho sería el World Trade Center Cancún que estaría sustituyendo al Grand Island.

En esa construcción ya se aprecian dos grandes edificaciones que sobresalen del verde del mangle que colinda con el sistema laguna Nichupté y que precisamente generó preocupación por la sobrecarga de tres mil habitaciones que planteaba para la zona hotelera, misma que ya soporta 38 mil 100 cuartos hoteleros, un promedio de 10 mil más bajo el servicio de hospedaje residencial y otros diez mil en promedio dirigidos al sector inmobiliario residencial. Una sobrecarga que quintuplica al menos la que fue diseñada para el corredor turístico en su Plan Maestro Original del desarrollo de este destino.

La disputa que se sostenía antes de la pandemia quedó en el camino y se sabe todavía abría otros tantos permisos ya autorizados de construcción en predios que siguen siendo los últimos diamantes de desarrollo que podría ofrecer este corredor hotelero de 28 kilómetros costeros, como lo sería el predio que opera a un costado de playa Tortugas, el predio colindante con el Mirador que operaba como hotel El Rey y otros cuatro o cinco más, como la discoteca la Boom o el terreno de Pepe Tigres, o las mismas Villas Juveniles y demás que podrían cambiar de un momento a otro si las licencias de construcción siguen otorgándose.

Otro proyecto hotelero que también surge en una gran mole de concreto está justo a un costado de Plaza kukulkán, al lado de la estación de Bomberos, donde una torre de casi 18 pisos se convertirá en los próximos meses en un nuevo desarrollo que sumará a esta masiva oferta hotelera que soporta el destino más importante del  país.

RECUADRO

 

FECHAHOTELES

ABIERTOS

HOTELES CERRADOSNUMERO CUARTOS ABIERTOSNUMERO CUARTOS CERRADOSPORCENTAJE OCUPACIONHOTELERIA CENTRO
05Marzo 2020194Ninguno47, 551Ninguno80.4%66.0%
04 Mar  202118801748,1252,36240.0%44.2%
10 marzo 202220700852,0441,02275.7%78.2%
       

ovazquez@diariocambio22.mx

RAM