Redacción/CAMBIO 22

CANCÚN, 2 de mayo.- El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) del Caribe concretó un acuerdo con autoridades del Sistema de Administración Tributaria de Quintana Roo (SATQ), por el cual se condonarán multas en torno al cobro del nuevo impuesto local de 4.5 por ciento a la venta final de bebidas alcohólicas en envase cerrado.

Los empresarios aprovecharon su reunión mensual para tener un diálogo con las autoridades fiscales estatales y aclarar sus dudas en torno a este cobro del impuesto de 4.5 por ciento a la venta final de bebidas alcohólicas, que comenzó a aplicarse en marzo y que ha generado ya algunos recargos, por lo que se pidió al director del SATQ, Héctor Contreras, la posibilidad de una prórroga.

Asimismo, el director del SATQ les informó que el nuevo impuesto se desvincula de las demás obligaciones fiscales, por lo que si tienen algún cargo por un impuesto diferente, no se ligarían, dijo Eduardo Martínez González, presidente de la cámara empresarial.

Por lo pronto, en lo acordado quedó que, si bien no se otorgaron prórrogas de aplicación, se ofreció que ningún recargo se cobrará por pago extemporáneo, que oscila en los 4 mil pesos, por lo que los empresarios interesados podrán regularizarse sin sanciones, además de que se acordaron inspecciones semestrales, no mensuales como estipula la norma.

Reiteró que ha habido muchas confusiones desde su aplicación, por lo que gran parte del empresariado de la entidad no lo ha terminado de aplicar.

Manifestó que se les explicó que uno de los objetivos de esta nueva regulación es evadir el mercado negro de bebidas alcohólicas adulteradas y, en caso de detectar su consumo en algún establecimiento, las autoridades puedan rastrear quién comercializó ese producto para proceder a su investigación y correspondiente sanción.

redaccionqroo@diariocambio22.mx

 

JFCB