La ley tipifica como delito estatal la entrada o reentrada ilegal en Texas desde un país extranjero