Gabriel Alcocer/CAMBIO 22

Cancún, Quintana Roo, 18 de julio. – En Quintana Roo alrededor de mil 500 restaurantes ya podrán operar sin sujetarse a las últimas modificaciones a la Ley General para el Control del Tabaco, esto luego de que la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (CANIRAC) en el país, obtuviera la suspensión definitiva de este decreto.

José Julio Villarreal Zapata, presidente de este gremio en Quintana Roo, informó que el pasado 13 de julio el Décimo Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, concedió a la CANIRAC, la suspensión definitiva del decreto por medio del cual reforma el decreto de la Ley General para el Control del Tabaco que entró en vigor el pasado 15 de enero.
Resaltó que la suspensión al decreto solo aplica a los restaurantes afiliados a la Cámara que demuestren su afiliación y cuenten con su licencia de funcionamiento vigente y que cumplan con lo establecido en la Ley General para el Control del Tabaco anterior, esto es la que estaba vigente hasta febrero de 2022.

Agregó que esto beneficia a más de 600 mil agremiados a nivel nacional y alrededor de mil 500 en el estado de Quintana Roo, los cuales deberán realizar el proceso a través del micrositio hospedado en la página de internet de la CANIRAC y obtener la copia de la sentencia en la que se otorga la suspensión definitiva, así como la acreditación de la afiliación.

Precisó que, conforme a la Ley de cámaras y sus confederaciones, así como sus propios estatutos, la cámara tiene la facultad de defender y presentar y promover los intereses de la industria restaurantera.

Recordó que la CANIRAC interpuso el amparo a las modificaciones de la Ley de Control del Tabaco porque los restaurantes recién habían invertido en las adecuaciones de sus instalaciones para poder cumplir con lo solicitado en la misma Ley para prestar el servicio a los comensales fumadores y contar con espacios libres de humo.

“La nueva norma generó una serie de restricciones y prohibiciones en la industria que tiene como propósito el limitar el ejercicio de otros derechos humanos como el que se obligue a discriminar y negar el servicio a clientes, el sistema normativo anterior cumplía con las finalidades del decreto de una manera menos restrictiva a otros derechos”.

Por ello se manifestó congratulado porque finalmente, dijo, se privilegió el estado de derecho y es un gran avance pasa la industria restaurantera.

[email protected]
RHM