• Necesariamente Incómoda

Graciela Machuca Martínez/CAMBIO 22

La Comisión de Justicia de la XVII Legislatura del Congreso de Quintana Roo tiene mucho trabajo por hacer, que va desde la revisión de cuales de las 132 iniciativas que tuvo conocimiento su antecesora se pueden rescatar del congelador, hasta realizar un diagnóstico de las reformas legislativas que le urgen en la entidad en materia de procuración y administración de justicia, pero a su presidente, el petista Hugo Alday Nieto, no se le ocurrió otra idea para estrenarse como diputado que presentar una iniciativa para que se declare a la charrería como patrimonio cultural intangible del Estado de Quintana Roo.

Esperemos que en pocos días, ya que se le pase la emoción y se dé cuenta que es el presidente de la Comisión de Justicia del Congreso de Quintana Roo, se ponga a trabajar y elabore una agenda legislativa en la materia que le tocó coordinar y no andar distrayéndose con temas, que si bien, pudieran tener un interés colectivo, les toca a otras comisiones invertirle tiempo y recursos en la elaboración de este tipo de iniciativas.

Hay muchos temas que se deben priorizar por parte de la Comisión de Justicia como los ajustes que requiere la Ley de la Fiscalía General del Estado para darle más y mejores herramientas jurídicas para su trabajo; la normatividad del Poder Judicial del estado se encuentra llena de lagunas jurídicas que siguen generando rezagos e impunidad; la normatividad en materia de derechos humanos se debe transversalizar en toda la legislación estatal y esa sería una muy buena tarea para Hugo Alday Nieto, en lugar de ocuparse en temas que desconoce, como es el hecho que la UNESCO ya declaró patrimonio cultural de la humanidad a la charrería y por ende, las instituciones federales en materia cultural tienen la obligación de generar normatividad al respecto.

Pero tal parece que a este personaje muy cercano a Mara Lezama Espinoza, gobernadora de Quintana Roo, solo le interesa causarle problemas, porque en lugar de ser un elemento que le ayude a conformar un bloque parlamentario sólido se anda ocupando de asuntos políticos que en sus manos le hacen más daño a la gobernadora que de ayuda.

Tal es el caso de la decisión de Alday Nieto de presionar al actual Fiscal General del Estado, para que presente su renuncia y en su lugar pueda poner a la abogada Aracely Andrade a quien ya le ofreció el puesto, sin tomar en cuenta que se ha convertido en defensora de hombres que ejercen violencia contra mujeres, como es el caso del exdiputado federal Luis Alegre, quien incluso ha hecho comentarios misóginos en agravio de Lezama Espinoza, quien trabajó en la empresa radiofónico de la familia Alegre.

Se ha convertido en una constante que todos los grupos políticos de MORENA que llegan a los gobiernos de los estados presionan a los fiscales para que presenten sus renuncias, lo que va contra las reformas constitucionales en la materia, fue la oposición al PRI la que impulsó las reformas a la Constitución para que las Fiscalías tuvieran autonomía del Poder Ejecutivo y que solo respondieran al Poder Legislativo, quien termina nombrando a las personas titulares, de una terna propuesta por el ejecutivo, pero la práctica política va en el sentido que cada nuevo gobierno, ponga a su fiscal, lo que es inconstitucional, porque la Constitución se reformó para que las fiscalías tuvieran independencia política, técnica y presupuestal del Poder Ejecutivo y  con ello no dependiera de éste, pero ahora lo que se busca es que la institución pierda esa autonomía para que esté al servicio del gobierno en turno en perjuicio de la sociedad quintanarroense.

Reitero la pregunta: ¿En que le ayuda o beneficia a la gobernadora  que Alday Nieto este utilizando su nombre para ofrecer puestos de gran importancia para Quintana Roo, como es la Fiscalía? Se trata de una institución compleja, que requiere de personas servidoras públicas con experiencia, con preparación técnica y académica, así como con vocación de servicio.

Alday Nieto debe ponerse a construir la agenda legislativa en materia de procuración y administración de justicia, sacar a flote sus conocimientos jurídicos, aprovechar las aportaciones de las mujeres y hombres que integran la referida comisión legislativa, así como a las personas asesoras que tienen a su servicio y que al final de cuentas el pueblo de Quintana Roo le paga a todas sus salarios.

También debe preocuparse por aclarar su doble moral, porque por un lado en sus redes sociales se pronuncia en contra de la trata de personas, pero por otro es socio de una empresa que se dedica a la operación de antros, giro en el que predomina el tráfico de drogas y la trata de personas.

El 10 de enero del año 2022, El Sol de Quintana Roo publicó información sobre la participación que tiene, el entonces secretario técnico del Ayuntamiento de Benito Juárez, Hugo Alday Nieto en la empresa Consorcio Administrativo de Espectáculos, S.A. de C.V. dedicada a la vida nocturna, y que fue creada el 28 de febrero de 2005 en Cancún, en sociedad con Mark Von Reitzenstein Consuegra. La empresa de la cual Alday Nieto es administrador único tiene como objeto social la administración y operación de centros nocturnos, discotecas, bares, piano bar, restaurantes, espectáculos en vivo y conciertos. En México, existe la libertad de empresa y Alday Nieto tiene todo el derecho de dedicarse a los negocios que quiera y pueda dentro de la legalidad.

El diario mencionó que en sus antros no puede vender “agüita de limón” pues tiene permitido la venta de licores, cerveza, refrescos, tabaco y cigarrillos, alimentos, importación de licores, bebidas alcohólicas, importación y exportación de licores, de tabaco y cigarrillos, de acuerdo a su acta constitutiva.

Si utiliza la política para dedicarse a sus negocios, entre ellos los espectáculos, está utilizando su investidura como legislador, para beneficiar no a la charrería, como deporte nacional y patrimonio cultural intangible, sino a las empresas que hacen de la charrería un negocio.

 

[email protected]

RHM