Redacción/CAMBIO 22

El cantante Francisco Céspedes dio su primer concierto en el Lunario del Auditorio Nacional con toques de romanticismo, recuerdos y colores.

A las 21:16 horas se apagaron las luces y dio inicio el esperado evento, con el tema ¿Dónde está la vida? Y siguió con Parece que, entre bailes y aplausos.

“Buenas noches, gracias por venir. Es fantástico. Espero que la pasen bien, como creo yo que la voy a pasar yo. El mejor Pancho que yo conozco es este que está aquí arriba del escenario, aquí no hay nadie que pueda coartar mi libertad”, dijo a los presentes.

 

A través de un recorrido por su trayectoria, Céspedes cantó temas como Que tú te vas y recordó a los muertos con You Are So Beautiful, no obstante, mencionó que también interpreta “canciones de felicidad y románticas”

Afirmó que es “disfuncional, por eso me critican, pero eso te hace tener más novias, a las mujeres no les gustan los hombres tontos”. Agregó que “machista no soy porque eso es una aberración”.

La noche continuó con Siento, un bolero con el que le cantó al amor, y siguió con Qué hago contigo, tema con el que recordó su salida de Cuba hacia México y una relación pasada.

 

Además, felicitó por su cumpleaños al actor Francisco Gattorno, quien estuvo presente en el show, le agradeció por su hermandad y afirmó que vivieron cosas intensas.

Continuó con Ya no es lo mismo, y posteriormente mencionó que es un “empedernido enamorado” y que las mujeres siempre le han ganado todo, para luego dar paso a los temas No será una penaÁtame la mirada y Todo es un misterio.La primera invitada de la noche fue Estefanía Lavalle, que interpretó el sencillo Tu falso amor, con el que cantó a la pérdida que deja el desamor y el adiós, así como No existen límites, de Armando Manzanero.

Céspedes regreso al escenario con Contigo aprendí y Esta tarde vi llover, en este momento recordó al cantautor Armando Manzanero, quien falleció en diciembre de 2020 a causa del Covid-19.

“Él es de esa gente que se queda para siempre, gracias, don Armando”, sostuvo entre lágrimas el cantante.

Posteriormente invitó al escenario a Gabriel Salas, quien, dijo, lo recibió en su departamento en Cuernavaca, Morelos, y que le salvó la vida.

Juntos dedicaron la canción No hace falta, de Manuel Mijares, al actor Benito Castro que murió a los 77 años, el pasado 11 de septiembre.

Gabriel Salas también cantó “Si nos dejan”, de José Alfredo Jiménez.

Céspedes volvió con Pensando en tiNadie como tú y Señora. El final de la velada se acercaba con UnoNostalgia y El día que me quieras en versión tango con Gabriel Fernández.

Finalmente recordó la historia de Todavía, donde mencionó que tuvo una novia que vio como se le iluminaba el rostro cuando alguien más la besaba.

Antes de interpretar Se me antoja, declaró que años atrás le dijeron “gusano y me salieron alas, ella era la hija de un embajador, me invitaron a comer, cuando estuve cerca de ella Dios mío”, ambos se besaron, pero se fue un fin de semana a trabajar y, cuando regresó, su beso estaba ocupado en otros labios.

La noche terminó con Oye bien la claveRemolino y Vida loca, canciones que fueron de las más coreadas por el público.

“Gracias por venir, ya todos somos amigos. Los quiero mucho, que viva la música y el amor”, fueron las palabras de despedida de Francisco Céspedes.

 

Fuente: La Lista