Redacción/CAMBIO 22    

Una organización que representa a periodistas en todo el mundo mostró el viernes su profunda preocupación por el número de profesionales de los medios de comunicación muertos cuando ejercían su labor en 2023. En la guerra entre Israel y Hamás fallecieron más reporteros que en ningún otro conflicto en más de 30 años.

En su conteo anual, la Federación Internacional de Periodistas dijo que 94 reporteros han muerto en lo que va de año y casi 400 más fueron encarcelados.

La cifra de decesos supone un fuerte incremento desde los 67 registrados en el mismo periodo de 2022 (incluyendo 12 fallecidos en Ucrania) y duplica los 47 de todo 2021.

El grupo pidió una mayor protección para los trabajadores de los medios y que sus agresores no queden impunes.

“La necesidad de un nuevo estándar mundial para la protección de los periodistas y su aplicación efectiva a escala internacional nunca ha sido mayor”, dijo el presidente de la FIP, Dominique Pradalié.

Según el grupo, 68 reporteros han muerto cubriendo la guerra entre Israel y Hamás desde que el grupo insurgente atacó el sur de Israel el 7 de octubre, más de uno al día, lo que representa un 72% de todos los decesos del sector en este año. La inmensa mayoría eran profesionales palestinos en la Franja de Gaza, donde las fuerzas Israelíes siguen adelante con su ofensiva.

“La Guerra en Gaza ha sido más letal para los reporteros que cualquier otro conflicto desde que la FIP empezó a registrar las muertes de periodistas en acto de servicio en 1990”, explicó el grupo, añadiendo que los decesos han tenido “una escala y a un ritmo (…) sin precedentes”.

Ucrania “continúa siendo un país peligroso para los periodistas” casi dos años después de la invasión de Rusia, agregó la FIP. Tres reporteros o trabajadores de medios murieron allí en lo que va de año.

El grupo lamentó también la muerte de reporteros en Afganistán, Filipinas, India, China y Bangladesh.

La FIP mostró su preocupación porque los crímenes contra los trabajadores de los medios no se castiguen e instó a los gobiernos a “arrojar toda la luz sobre estos asesinatos y a poner en marcha medidas para garantizar la seguridad de los periodistas”.

En Norteamérica y Sudamérica, el número de reporteros fallecidos experimentó un notable descenso, desde los 29 del año pasado a siete en este 2023. Tres mexicanos, un paraguayo, un guatemalteco, un colombiano y un estadounidense fueron asesinados mientras investigaban a grupos armados o casos de malversación de fondos públicos.

En África, la FIP “lamenta cuatro asesinatos especialmente estremecedores”, incluyendo dos en Camerún, uno en Sudán y otro en Lesoto, “que no han sido totalmente investigados hasta la fecha”.

En total, 393 trabajadores de medios estaban en prisión este año, agregó. La mayoría están en China y Hong Kong (80) además de otros 54 en Myanmar, 41 en Turquía, 40 en Rusia y en la Crimea ocupada, 35 en Bielorrusia y 23 en Egipto.

 

 

 

Fuente: Latinus

[email protected]

MRM