Redacción/CAMBIO 22

Una investigación realizada por el diario Los Angeles Times (LA Times) encontró que algunas farmacias, en al menos tres ciudades del noroeste de México, están vendiendo pastillas falsificadas mezcladas con drogas como fentanilo y haciéndolas pasar por productos farmacéuticos legítimos.

De acuerdo con el diario estadounidense, de las 17 pastillas analizadas, el 71% dieron positivo para drogas más potentes, como fentanilo y metanfetaminas.

Los reporteros Keri Blakinger y Connor Sheets, que visitaron farmacias en Tijuana, Cabo San Lucas y cerca de San José del Cabo, indicaron que pastillas vendidas como oxicodona dieron positivo en fentanilo, mientras que las píldoras vendidas como adderall dieron positivo en metanfetamina.

La investigación reveló que aunque muchas de esas drogas requieren receta para su venta, tanto en Estados Unidos como en México, en las farmacias de la zona fronteriza se puede adquirir sin receta.

Afirmaron que de acuerdo con reportes de investigadores de la UCLA, los expertos pensaban que en México se cometían irregularidades en la venta, pero que los medicamentos se correspondían con lo que decían las cajas.

“Cada vez que tenga productos falsificados que contengan fentanilo, la gente los usará y morirá”, dijo Chelsea Shover, investigadora de la UCLA y autora principal del estudio, a los reporteros del LA Times.

De acuerdo con el reporte, los consumidores se encuentran en riesgo de sufrir una sobredosis sin saberlo. Los expertos señalaron que los datos en México sobre muertes por sobredosis subestiman la cifra real, por lo que no se puede conocer realmente el alcance.

En Estados Unidos, donde se vive una crisis de salud pública relacionada con el consumo del fentanilo, desde 2020 se han batido récords de muertes por sobredosis de drogas.

En ese año, mientras que Estados Unidos reportó más de 91 mil muertes por sobredosis, las autoridades de México reportaron sólo mil 700 muertes relacionadas con el consumo de drogas, menos de 20 de ellas estuvieron relacionadas con opioides.

“Estos lugares están cerca, y los estadounidenses viajan a estos lugares, y están en riesgo de una manera que antes no era evidente”, dijo al LA Times el senador estatal John Laird. “Y creo que a medida que salga a la luz esta historia y aprendamos más detalles, tendremos que buscar para ver si hay alguna legislación estatal que deba revisarse para hacer un seguimiento”, afirmó el legislador demócrata.

“El fentanilo se ha estado infiltrando en el suministro de drogas ilícitas durante aproximadamente una década, desde que los traficantes se apoderaron de la droga sintética como una alternativa más barata a los opiáceos tradicionales, y con un mayor margen de ganancias”, afirman los reporteros del Times.

Durante el recorrido, a los reporteros no se les pidió una receta en ninguna de las farmacias que visitaron. Algunas estaban vitrinas, como el Xanax o el Viagra, sin embargo, otras más potentes, como la oxicodona, estaban bajo resguardo.

Los precios oscilan entre los 15 y 35 dólares por tableta y se pueden pagar en efectivo, con tarjetas de crédito y en pesos o dólares.

En Tijuana, los periodistas encontraron que algunas pastillas reciben diferentes nombres: mientras la “oxicodona mexicana” contenía fentanilo, la “oxicodona estadounidense” no dio positivo.

“El hecho de que los reporteros e investigadores pudieran encontrar con tanta facilidad farmacias que venden tabletas con fentanilo en varias ciudades mexicanas indica que (los clientes) van a estas farmacias en busca de oxys falsificados. Entonces puedo ver el incentivo para suministrarlo”, dijo Cecilia Farfán-Mendez, jefa de investigación en el Centro de Estudios México-Estados Unidos de UC San Diego, al citado diario.

 

 

Fuente LA Times

[email protected]

IAA