Redacción/CAMBIO 22

Este día el arzobispo de la arquidiócesis de Chiapas, el Monseñor nacido en Isla Mujeres, Quintana Roo, Fabio Martínez Castilla, ha perdido la vida, tras enfrentar un daño cerebral causado por un tumor maligno.

Tenía un tumor inoperable en el cerebro, se informó a principios de noviembre a través de un comunicado firmado por el vicario de la arquidiócesis chiapaneca, José Luis Espinoza Hernández.

Monseñor Martínez Castilla, quien se formó en el Seminario de Yucatán y sirvió durante 19 años en parroquias de la entidad, fue diagnosticado con una crisis isquémica desde el pasado 15 de agosto.

A raíz de esto tiene debilitamiento en el cuerpo y perdió el habla. “Sin embargo se mantiene consciente y se comunica por medio de señales y gestos emitiendo su afirmación o negación de las cosas”.

Este día perdió la vida según informó la arquidiócesis chiapaneca según se plasma en un mensaje a todo el pueblo chiapaneco, mismo que a continuación reproducimos.

Comunicamos con gran pesar en el corazón al Pueblo de Dios que peregrina en esta Arquidiócesis de Tuxtla, que nuestro Arzobispo, Mons. Fabio Martínez Castilla, ha sido llamado hoy a la Casa del Padre, unidos en la firme esperanza en la Resurrección del Señor Jesús, invitamos a todos los fieles a elevar nuestras plegarias para encomendar su alma a nuestro Padre Misericordioso.

Pidamos a Dios nos conforte por este lamentable acontecimiento, siempre en la firme confianza en la vida eterna, a la cual estamos llamados a participar después de nuestro peregrinar en este mundo. Estaremos comunicándoles horarios de Misa de exequias.

Currícula del Arzobispo Martinez Castilla

Monseñor Fabio Martínez Castilla nació el 20 de julio de 1950 en Isla Mujeres, Quintana Roo. Hijo de: Domingo Martínez Sabido y María Regla Castilla Sánchez. Es el quinto de seis hermanos: Herlinda, Ignacio, Ismael, Patricio, Fabio y Julián.

Realizó sus estudios eclesiásticos en el Seminario de San Idelfonso de la Arquidiócesis de Yucatán.

Fue ordenado sacerdote el 31 de enero de 1977.

De 1977 a 1986 ocupó sucesivamente los siguientes cargos: Vicario parroquial de la iglesia de los “Santos Reyes” en Tizimín, Yucatán ; formador en el Seminario, capellán de los Hermanos Maristas; vicario parroquial de “Santa Ana” en Mérida; párroco de “Yaxcabá”, párroco de “Dzitás ”; párroco de Nuestra Señora de Guadalupe en Tizimín.

De 1987 a 1997 fue misionero en la diócesis angolana de Uipe.

De 1997 a 1998 fue párroco de Peto. Durante 1998 a 2007 fue párroco de “San Francisco de Asís” en Umán y, contemporáneamente, director diocesano del movimiento de cursillos de cristiandad.

El 13 de marzo de 2007 fue nombrado por SS Benedicto XVI, Obispo de Ciudad Lázaro Cárdenas, Michoacán y consagrado el 4 de mayo del mismo año.

En la Conferencia del Episcopado Mexicano ha sido elegido responsable de la Dimensión de la Pastoral de la Misión para los trienios 2012-2015 y 2015-2018 y miembro del Consejo Permanente del Episcopado Mexicano 2017-2018. Ahora es responsable de la Dimensión de la Pastoral Penitenciaria 2018-2021.

El 19 de febrero de 2013, SS Benedicto XVI lo nombró II Arzobispo de Tuxtla Gutiérrez, tomando posesión el 18 de abril del mismo año

Fabio Martínez Castilla un Presbítero Misionero

Monseñor Fabio Martínez Castilla, arzobispo de Tuxtla Gutiérrez, llegó a Chiapas en febrero de 2013 con 62 años de edad.

Es originario de Isla Mujeres, Quintana Roo, y cuenta con un historial de misiones en los lugares más pobres del mundo. Inicios de 1987 a 1997 fue misionero en la diócesis de Uige, en Angola; de 1997 a 1998, párroco de Peto, en Yucatán; de 1998 a 2007, párroco de San Francisco de Asís, en Umán, en el mismo estado, y director diocesano del Movimiento de “Cursillos de Cristiandad”. Se considera un hombre de altos riesgos y defiende lo que cree justo. Recuerda su misión en África y el estado de Michoacán, lugares atestados de pobreza y violencia como una de sus vivencias más preciadas en donde sintió de cerca el amor de Jesús. Dice que las realidades que vivió como misionero fueron crudas. Una de las cosas más fuertes fue recoger muertos de las calles y enterrarlos, esto hizo que se confrontará en algunos momentos con Dios, y es que le reclamaba hasta cuándo todo esto.

De la Dirección General

Descanse en paz, el padre Fabio, un hombre que llevó la palabra de Dios, a varios rincones del mundo y se preocupó en gran parte por los que menos tienen, hoy la iglesia católica de Chiapas, Quintana Roo, Michoacán y Yucatán, están de luto tras la irreparable pérdida de este Sacerdote.

 

Fuente Agencias/CAMBIO 22
[email protected]

RHM