Laura Beytia/CAMBIO 22

CHETUMAL, 23 de octubre.- A pesar de que la Feria de la Frontera Sur Expofer, ha atraído una gran cantidad de visitantes a la sede que se habilitó de manera temporal entre las colonias Pacto Obrero y Flamingos, los expositores que tramitaron permisos para la venta de alimentos y bebidas, están reportando bajas ventas.

Esto, a consecuencia de que el Ayuntamiento de Othón P. Blanco no restringió la entrada con comida y bebidas como en otros años, lo que ha ocasionado que cientos de familias no consuman en los puestos que se instalaron en el recinto ferial, lo que se ha evidenciado en que apenas obtienen ingresos para la compra de insumos diarios.

“El permiso que se pagó para vender alcohol fue casi de 30 mil pesos y no hemos logrado ni siquiera recuperar la mitad de lo que pagamos, eso sin contar con la inversión que se hizo para contar con todo lo necesario para la venta; creo que básicamente nos ha perjudicado que la entrada es libre y que todos pueden meter sus bebidas y traen hasta sus neveras llenas, antes esto no era así, pero bueno, nos queda aun una semana y ojalá que sí podamos vender un poco más” comentó Carlos Barrera.

En cuanto a los expendedores de alimentos como tacos, hamburguesas, botanas, helados, aguas frescas y postres, indicaron que los fines de semana es cuando han logrado colocar la mayoría de su producto, pero de igual manera coincidieron en que las ventas no han sido las que esperaban.

“Si se vende pero no como pensamos, de todo lo que traemos que en mi caso son postres, a veces vendo la mitad nada más y cuando menos saco lo que invierto, porque si hay mucha gente pero los que vienen a los juegos no llegan a veces hasta por aquí y los que vienen a los bailes pues algunos traen comida, en mi caso pues no pagamos tanto de permiso porque como solo tengo un puesto pequeño me cobraron por metro cuadrado por los 15 días.”

Y es que en esta ocasión, los precios de los alimentos son demasiado accesibles, a diferencia de ediciones pasadas cuando las quejas por abusos por elevados costos en consumos estaban a la orden del día.

Lo que si es un hecho, es que la feria ha reactivado la economía de esta zona de la ciudad, ya que los pequeños negocios que se encuentran ubicados en las zonas aledañas de las instalaciones están reportando un repunte de ventas y ni que decir de los propietarios de predios que se habilitaron como estacionamientos, donde por cada automóvil cobran 50 pesos y hay quienes logran acomodar hasta 30 autos cada dos horas, lo que ha venido a disminuir las quejas de los vecinos, al ya no obstruirles los frentes de sus viviendas.

A la Expofer 2023 solo le quedan escasos 7 días, ya que el sábado 28 será la clausura amenizada por el grupo musical “Los Ángeles Azules” y se espera que esa noche la cifra de asistentes rebase los 15 mil que se estima se tuvieron el fin de semana con Alfredo el Pulpo de los teclados y con Moenia.

 

[email protected]

JFCB