Redacción/CAMBIO 22

El gobierno de Estados Unidos solicitó a Kosovo y Serbia adoptar medidas para rebajar la tensión en cuatro localidades kosovares, donde la mayoría de su población que es serbia rechaza a los alcaldes electos de etnia albanesa en los pasados comicios municipales, informó este viernes la Casa Blanca.

Así lo transmitió el viceasesor de seguridad nacional estadounidense, Jon Finer, en sendas llamadas telefónicas al presidente serbio, Aleksandar Vucic, y al primer ministro kosovar, Albin Kurti.

En su llamada con Vucic de este viernes, Finer pidió al gobierno de Serbia que retire las fuerzas estacionadas cerca de la frontera kosovar y que “rebaje su estado de preparación” ante una posible movilización, además de instar a los manifestantes en el norte de Kosovo a permanecer pacíficos.

A Kurti, con quien habló el jueves, el responsable estadounidense urgió a permitir a los nuevos alcaldes electos ejercer desde localizaciones alternativas y a retirar a la policía de los edificios municipales, como ya pidió hace unos días el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken.

Cientos de serbios protestaron este viernes por quinto día consecutivo frente a los Ayuntamientos de las localidades de Zvecan, Leposavic y Zubin Potok, custodiados por soldados de la OTAN, para exigir la retirada de los alcaldes de la mayoría albanesa y de la Policía especial kosovar de la zona.

Los actuales alcaldes, de la etnia albanesa mayoritaria en Kosovo, fueron elegidos en abril en esas tres localidades y en Mitrovica en un proceso boicoteado por los serbios y en el que solo participó el 3% del censo.

Finer expresó “la preocupación de Estados Unidos” por la situación tensa en el norte de Kosovo e instó a todas las partes a adoptar medidas para que haya una desescalada.

En paralelo, el responsable estadounidense dio la bienvenida a la disposición de Kurti de trabajar para crear las condiciones para celebrar unos nuevos comicios.

Finer hizo hincapié en que Estados Unidos “espera que ambas partes retomen el diálogo facilitado por la UE (Unión Europea) y que apliquen por completo el acuerdo de normalización alcanzado en Bruselas y Ohrid a principios de este año”.

La tensión en la zona derivó en enfrentamientos el lunes entre soldados de la OTAN y manifestantes violentos, que dejaron más de 80 heridos, 30 de ellos soldados.

Francia y Alemania pidieron ayer la repetición “sin demora” de las elecciones municipales en esos cuatro municipios del norte de Kosovo, donde los serbios son mayoría.

Kosovo, antigua provincia serbia poblada por una gran mayoría de albaneses, proclamó en 2008 su independencia, que Serbia no reconoce. Ambos países negocian la normalización de sus relaciones bajo el amparo de la UE y con el apoyo de Estados Unidos.

 

 

Fuente: Latinus
[email protected]
MRM