Redacción/CAMBIO 22

Estados Unidos desplegó el viernes en Corea del Sur un submarino nuclear con capacidad para transportar alrededor de 150 misiles Tomahawk, un día después de que Corea del Norte reanudó sus pruebas armamentísticas en respuesta a las maniobras conjuntas de Washington y Seúl con fuego real.

La llegada del USS Michigan al país, la primera de un navío de este tipo en seis años, forma parte de un reciente acuerdo bilateral para aumentar la “visibilidad regular” de los activos estratégicos estadounidenses en la península de Corea en respuesta a los avances del programa nuclear de Pyongyang, según funcionario surcoreanos.

Con el despliegue del USS Michigan, las armadas de ambos países realizarán ejercicios para mejorar sus capacidades para operaciones especiales y la capacidad conjunta para hacer frente a las crecientes amenazas nucleares del Norte, explicó el Ministerio de Defensa surcoreano en un comunicado.

El submarino estadounidense llegó a la ciudad portuaria de Busan, en el sureste del país, agregó la nota, que no aclaró cuánto tiempo se quedará.

Los ejércitos de Seúl y Washington han estado expandiendo sus maniobras en respuesta a las provocadoras pruebas de misiles realizadas por Pyongyang desde el año pasado. El Norte sostiene que se ha visto obligado a intensificar esos ensayos para hacer frente a los crecientes ejercicios, que considera que son un ensayo para una invasión, pero los expertos indican que su objetivo último es modernizar su arsenal y aumentar su influencia de cara a una posible diplomacia.

Corea del Norte disparó el jueves dos misiles balísticos de corto alcance desde su costa oriental, poco después de prometer que respondería a las recién finalizadas maniobras conjuntas entre su vecino y Estados Unidos cerca de la frontera fuertemente armada que comparten.

Fue el primer lanzamiento de Corea del Norte desde que fracasó en su primer intento de poner un satélite espía en órbita a finales de mayo.

 

 

Fuente: Financiero

[email protected]

MRM