mayo 23, 2024 20:06

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

mayo 23, 2024 20:06

Redacción/CAMBIO 22

Fue durante la tarde del pasado lunes 22 de agosto cuando el periodista Fredid Román Román fue asesinado mientras se encontraba en el interior de su vehículo, estacionado afuera de su domicilio en la calle Valerio Trujano, colonia Nicolás Bravo, en el centro de Chilpancingo, Guerrero.

En este sitio fue interceptado por sujetos armados que se trasladaban a bordo de una motocicleta, para enseguida ser acribillado a balazos. De esta manera Román, de 60 años, se convirtió en el periodista 18 al que se ha dado muerte en lo que va de 2022, cifra que se ha tornado en un lamentable referente para el gremio periodístico mexicano, que atestigua con horror el incremento en los índices de violencia que se ejerce contra los comunicadores.

Periodistas se manifestaron este miércoles en Acapulco por el asesinato de su colega Fredid Román.

Tan solo algunas horas antes de su asesinato, Fredid, quien era columnista del noticiero en línea “La Realidad de Guerrero”, había publicado en Facebook su última colaboración; “Crimen de Estado sin culpar al jefe”, la cual abordaba el tema de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa en septiembre de 2014, y en la que cuestionaba el informe presentado por la Comisión para la Verdad.

Fiscalía de guerrero inicia carpeta de investigación

La Fiscalía General del Estado (FGE) de Guerrero informó mediante un comunicado que había abierto una carpeta de investigación por el homicidio por arma de fuego de Fredid “N”. De acuerdo con la dependencia, una de las líneas de investigación de su asesinato podría tener relación con el homicidio de uno de sus hijos, Bladimir Román, quien perdió la vida el pasado 1 de julio luego de ser atacado a balazos en la comunidad de El Ocotito, perteneciente al municipio de Chilpancingo.

Mientras que el vicefiscal de Prevención y Seguimiento de la Fiscalía guerrerense, Ramón Celaya Gamboa, dio a conocer el martes pasado que existen varias líneas de investigación en torno al asesinato del periodista, entre éstas su labor como comunicador. Refirió que la FGE sigue realizando las diligencias preliminares correspondientes por el “artero y cobarde” crimen. Celaya Gamboa informó además que el caso fue atraído por la Fiscalía Especializada en Protección de Periodistas y Personas Defensoras de Derechos Humanos, a cargo de Roberto Bermejo.

Fredid Román Román fue asesinado mientras se encontraba en el interior de su vehículo, afuera de su casa..

“Manifestar que se están realizando las diligencias preliminares del caso, todavía no tenemos ninguna hipótesis confirmada, eso quiere decir que estamos abriendo diversas líneas de investigación, por supuesto que la obligación principal para la autoridad es agotar la primera línea de investigación en el caso de un periodista y ésta es que el crimen no haya sido cometido por el ejercicio de su profesión”, informó durante una conferencia de prensa realizada en las instalaciones de la Fiscalía.

SIP reprocha “escasa voluntad política de las autoridades”

Tras el asesinato de Fredid Román Román, este miércoles la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó que son ya 18 los periodistas y trabajadores de medios asesinados en México este año y criticó “la escasa voluntad política de las autoridades para resolver el problema de violencia que enfrenta la prensa en el país”.

La SIP criticó que no se han dispuesto “acciones contundentes para contrarrestar este flagelo”.

“Lamentamos esta nueva desgracia que coloca a México como el país más peligroso para el ejercicio del periodismo en el mundo”, expresó el presidente de la SIP, Jorge Canahuati, y pidió “a la Fiscalía de Guerrero que no descarte su actividad periodística como uno de los móviles”.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Libertad e Información de la SIP, Carlos Jornet, lamentó la frecuencia de asesinatos de periodistas en México y cuestionó que no se han dispuesto “acciones contundentes para contrarrestar este flagelo” por una “evidente falta de voluntad política”.

40 periodistas asesinados en lo que va del sexenio

El 2022 se ha convertido en el año más violento para la prensa en México desde 1987, cuando la SIP comenzó a registrar los asesinatos contra periodistas. Con el asesinato de Román suman 16 periodistas asesinados en Guerrero, del año 2000 a la fecha, y es el segundo asesinado en el actual gobierno estatal que encabeza la gobernadora Evelyn Salgado (2021-2027).

Periodistas protestaron en las instalaciones de la FGR por las muertes de 18 colegas en lo que va de 2022.

Desde que comenzó la actual administración federal, el 1 de diciembre de 2018, 40 periodistas han sido asesinados en México. Mientras que desde el año 2000 al menos 154 comunicadores han sido privados de la vida en posible relación con su labor periodística, de acuerdo con Artículo 19.

El funeral y sepelio del periodista Fredid Román se realizó en la comunidad de Buena Vista, en Chilpancingo, y este miércoles fue sepultado en medio de un clima de zozobra para sus familiares, quienes estuvieron bajo resguardo policíaco y manteniendo firme la exigencia de justicia para dar con los responsables del crimen. El féretro del comunicador fue trasladado al panteón de esa comunidad, de donde era originario, ubicado cerca de la autopista México-Acapulco.

Fredid Román fue sepultado este miércoles en la comunidad de Buena Vista.

Cada 14 horas se agrede a un periodista: Artículo 19

Artículo 19 es otra de las organizaciones que ha dado puntual seguimiento a los ataques contra la prensa, a los medios de comunicación y a los trabajadores de la información; tan solo el mes pasado dieron a conocer su informe semestral, correspondiente a la primera mitad de 2022, en donde se reportaron 331 agresiones contra periodistas y medios de comunicación en México. El reporte arrojó que cada 14 horas se agrede a un periodista.

Fredid Román Román tenía 60 años y era columnista del noticiero en línea “La Realidad de Guerrero”.

“El 2022 ha sido el (año) más letal contra la prensa, desde que la organización inició labores en el país”, declaró en entrevista para El Heraldo Digital Silvia Ruiz, Investigadora de documentación y seguimiento de casos de la organización Artículo 19, la cual tiene registro de al menos 19 asesinatos de periodistas en lo que va del año; uno más que las cifras dadas a conocer por otros organismos.

“En este primer semestre contamos 12 asesinatos; 9 de los cuales tienen indicios que les vinculan con la labor periodística. Sin embargo, de julio a la fecha hemos registrado 7 asesinatos más de periodistas y trabajadores de medios de comunicación. Con lo que esta cifra se eleva a 19 homicidios en 2022”, una estadística “muy alta y letal hacia la prensa”, aseguró. 

El Estado sigue siendo el primer agresor hacia la prensa

Pero, ¿a qué se deben estos asesinatos e imparables agresiones contra los comunicadores? Se le cuestiona a Silvia Ruiz:

“La postura que tenemos en Artículo 19 es que nos encontramos ante un estado ausente, omiso, que no brinda las garantías necesarias para las personas periodistas; ni aplica las medidas de prevención y de protección mínimas para el gremio periodístico para que pueda ejercer su labor de forma libre y segura. Además que hemos registrado que el Estado sigue siendo el primer agresor hacia la prensa con 128 agresiones”, declaró.

Aunado a esto, una vez que ocurre el asesinato de un periodista, las autoridades desestiman su labor periodística como móvil del crimen y los revictimizan:

De acuerdo con Artículo 19 el Estado mexicano no brinda las garantías necesarias para la protección de los periodistas.

“Lo que encontramos (en la ONG) es que las investigaciones que las autoridades realizan respecto a los asesinatos de los periodistas están marcadas por diversos factores, uno de los que encontramos -con estos asesinatos que observamos en el 2022- es la desestimación de la labor periodística en este tipo de crímenes. No los consideran como periodistas o como móvil del homicidio; el segundo es que los revictimizan, y el tercero es que las autoridades siguen negando esta obligación de proteger e investigar todos los homicidios conforme al protocolo homologado que existe para justamente investigar y averiguar los delitos cometidos contra la libertad de expresión”, puntualizó Ruiz.

Como evidencia de lo anterior, la investigadora recuerda el caso del periodista de 65 años Roberto Toledo, camarógrafo y editor de video del medio “Monitor Michoacán”, asesinado a tiros por tres hombres el pasado 31 de enero en la ciudad de Zitácuaro:

“Tenemos ejemplos claros y uno de ellos es el caso de Roberto Toledo, quien colaboró y era periodista de ‘Monitor Michoacán’, el cual si bien no tenía un título de periodista, lo cierto es que laboraba ahí. Lo confirmó el director del medio -a quien también lamentablemente asesinaron-, y también existían amenazas previas vinculadas a su periodismo crítico. Antes que comenzaran las investigaciones del asesinato de Roberto Toledo, desacreditaron (las autoridades) que fuera periodista, diciendo que solo era un asistente auxiliar en un despacho jurídico. Y no”, refirió.

La precarización del medio periodístico

Para Artículo 19 existe un claro desconocimiento de las autoridades respecto a la precarización del medio periodístico en México; un país en el que muchos trabajadores de la información ejercen, además de su labor como comunicadores, al menos uno o más trabajos o profesiones para lograr subsistir económicamente:

Roberto Toledo fue asesinado a tiros por tres hombres el pasado 31 de enero en la ciudad de Zitácuaro, Michoacán.

“Existe una ignorancia de parte de las autoridades sobre la precarización del medio periodístico porque varias y varios periodistas se deben dedicar a otras cosas, a conseguir otra fuente de empleo, para sostener a su familia y a su persona misma. Entonces vemos que lo que ha pasado, en estos casos (como el de Roberto Toledo), es que se desacreditó a priori su labor periodística en este asesinato”, destacó Silvia Ruiz. 

Armando Linares, asesinado al interior de su domicilio en marzo pasado en Michoacán, es otro de los casos en donde hubo fallos por parte de las autoridades para brindar protección a un periodista. Diversos medios informaron que el comunicador había pedido medidas de seguridad al Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, adscrito a la Secretaría de Gobernación (Segob), desde el 31 de enero de 2022, pero las mismas le habían sido negadas bajo el argumento de no ser periodista.

“Otro de los factores de la revictimización de las víctimas; encontramos al periodista Armando Linares, tras su asesinato lo que dijeron las autoridades fue que en su caso se le ofrecieron medidas de protección, las cuales no aceptó. Echándole la culpa de su asesinato, en vez de preguntarse por qué Armando no aceptó estas medidas de protección. Tal vez falta de confianza en las instituciones o simplemente porque las medidas que le ofrecieron no eran acordes a lo que él necesitaba en ese momento.Y si no aceptó las medidas que el mecanismo le ofreció en ese instante, entonces tuvieron que haber visto alternativas para asegurar su vida, lo cual vimos que aquí no pasó”, reprochó Ruiz.

El Estado niega un escenario de profunda violencia

Para Artículo 19, el Estado mexicano lejos de asumir la obligatoriedad que tiene de proteger, investigar, sancionar e impedir la impunidad en los crímenes cometidos contra los periodistas, tiene ante sí un incremento en las cifras de asesinatos y agresiones contra periodistas, las cuales, imparables, continúan incrementándose sin importar el color del Gobierno en turno, destaca Silvia Ruiz:

“Y se niega que exista este escenario de profunda violencia que hay que frenar de una manera urgente. De ver qué tipo de estrategias realizar para que esto disminuya porque a pesar que den este tipo de seguimiento de las investigaciones, no vemos que bajen los asesinatos”, recalcó.

Armando Linares, director de “Monitor Michoacán”, fue asesinado el martes 15 de marzo en Zitácuaro.

“Es insuficiente lo que hace el Estado mexicano para llegar a la justicia. Nos volvimos en uno de los países con más asesinatos en el mundo y lo que vemos es que no está funcionando esta política para parar los crímenes. En 2021 tenemos una tasa de impunidad del 98% (en crímenes contra periodistas), bastante alta; pocos casos son los que llegan a sentencia o se resuelven, en específico que tengan que ver con la libertad de expresión. Lo que vemos es que se recrudecen las agresiones contra los periodistas y la violencia letal está más alta que nunca”, informó la investigadora.

Artículo 19 hizo un comparativo entre las cifras correspondientes al primer semestre del cuarto año del gobierno de Enrique Peña Nieto y el correspondiente al de Andrés Manuel López Obrador: “Hacemos una comparación del periodo de (Enrique) Peña Nieto en su primer semestre de 2016 comparado con nuestro informe de este primer semestre de 2022: (encontramos que) hubo un incremento de 51.83% de agresiones contra la prensa y eso que en ese periodo de Peña Nieto fueron asesinados muchos periodistas, entonces vemos con mucha preocupación esta situación”, explicó Ruiz.

 

 

 

Fuente: El heraldo de méxico y Artículo19

[email protected]

GCH

¡Únete a nuestras comunidades del Diario Cambio 22 en Whatsapp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.

WhatsApp Telegram
Telegram



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com