Redacción/CAMBIO 22 

HERMOSILLO. Al menos 36 agentes municipales renunciaron a la corporación en la última semana en Cajeme, Sonora, tras el secuestro de tres policías y por los altos índices de inseguridad registrados en los primeros seis meses del año que dejaron tres uniformados asesinados. Hasta antes de las renuncias el ayuntamiento contaba con 709 policías.

La noche del pasado viernes, tres policías municipales, adscritos a la Comisaría de Pueblo Yaqui, fueron privados de la libertad. De acuerdo con los reportes en esa localidad, se trata del comandante Marco Antonio López Félix y sus dos hermanos, quienes son elementos en activo.

Según testigos, alrededor de las 20:30 horas hombres armados llegaron en varios vehículos a un convivio donde se encontraban los oficiales y se los llevaron en contra de su voluntad hacia un lugar desconocido.

La Fiscalía General de Justicia del Estado de Sonora (FGJE) informó al El Sol de Hermosillo que se trabaja en un intenso operativo de búsqueda por parte de los tres niveles de gobierno para dar con el paradero del comandante y sus hermanos.

““En la acción participan elementos de diferentes corporaciones tanto municipales, como estatales y federales”, dijo El secretario de Seguridad Pública en Cajeme, Claudio Cruz Hernández. Al cierre de edición seguían sin localizarlos.

Al respecto, Krimilda Bernal Hoyos, titular del Observatorio Sonora por la Seguridad, mencionó que la situación de las policías municipales, especialmente en el caso de Cajeme, es preocupante. La activista resaltó que es indispensable que los tres niveles de gobierno reevalúen la estrategia de seguridad en los municipios del Valle del Yaqui y se dignifiquen a las policías locales.

“Necesitamos que los tres niveles de gobierno asuman la responsabilidad que les toca, hablándolo en los tres niveles e incluyendo lo local, sin que haya deslinde de responsabilidades. Que desde el municipio hacia arriba se generen condiciones para elementos de Seguridad Pública Municipal y las comisarías, y que los elementos tengan condiciones laborales y humanas para hacer su trabajo”.

Bernal Hoyos aseguró que las situaciones de violencia en Cajeme, como el asesinato de tres policías municipales durante los últimos seis meses, son un fuerte indicativo de la necesidad de reforzar a las corporaciones locales de todo el estado, toda vez que la violencia también ha resonado en lugares como Caborca, Guaymas y San Luis Río Colorado.

Ciudad Obregón, cabecera municipal de Cajeme, es la cuarta localidad mexicana con mayor percepción de inseguridad de parte de sus habitantes, ya que 86.4 por ciento de los pobladores de 18 años y más declararon sentirse inseguros, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) del primer trimestre de 2023.

Ciudad Obregón encuentra por debajo de Fresnillo, Zacatecas, donde 96 por ciento de los residentes se sienten inseguros; le sigue Zacatecas, Zacatecas con 94.3 por ciento y después Naucalpan, Estado de México, con 88 por ciento, y debajo se ubica Uruapan, Michoacán, con 86.2 por ciento.

Para 77 por ciento de los residentes de Ciudad Obregón la situación de violencia e inseguridad que viven actualmente seguirá igual o empeorará, de acuerdo con los resultados de la ENSU.

La encuesta también exhibió que al menos siete de cada 10 pobladores de 18 años o más han identificado disparos frecuentes con armas de fuego en los alrededores de su vivienda en esa ciudad, la cual ocupa la segunda posición con más percepción en este rubro, sólo por debajo de Fresnillo, donde ocho dijeron vivir esa situación.

Aunado a esto, Cajeme se mantiene a la cabeza como el municipio más violento de los 72 que existen en el estado, por los 208 homicidios dolosos reportados entre enero y mayo del presente año, superando por dos por ciento los registrados en ese mismo periodo de 2022, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Esta es una cantidad mayor a los 83 homicidios contabilizados en Guaymas, la segunda localidad sonorense con más casos de este tipo, seguido por San Luis Río Colorado con 68 y la capital sonorense, Hermosillo con 55.

Datos del Observatorio Sonora por la Seguridad contabilizan el homicidio de seis policías en el estado entre enero y mayo del presente año, de los cuales cuatro son de la Policía Municipal y dos de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP).

 

 

 

 

Fuente El Sol de México

[email protected]

MRM