Laura Beytia/CAMBIO 22

CHETUMAL, 14 de julio.- Los taxistas de la localidad costera de Majahual, no han logrado que los directivos y administradores de la Terminal Grand Costa Maya les permitan brindar sus servicios al turismo que arriba al puerto a bordo de los cruceros, por lo que se dijeron cansados del monopolio que la empresa ejerce en el servicio del transporte y que es lo que mantiene a este sector en crisis.

La dirigente de los chafiretes Martha Patricia Poot Villegas, afirmó que la llegada de los grandes hoteles flotantes no les ha beneficiado en nada, especialmente por que no pueden brindar sus servicios dentro de la terminal y los cruceristas, son prácticamente condicionados a contratar la transportación por medio de autobuses o de agencias afines que les ofrecen para su traslado, obligando a los operadores a permanecer sin trabajo los días que atracan los trasatlánticos.

“De nada sirve que lleguen más y más cruceros si el Puerto Costa maya no permite que los turistas salgan y aborden los taxis o que bajen al pueblo, no nos dejan dar el servicio, hemos propuesto que podemos hasta pagar una renta y ni así quieren que trabajemos, prefieren beneficiar a transportistas de Cancún que envían camiones para llevar al crucerista a las zonas arqueológicas, a Bacalar y otros puntos y que nosotros permanezcamos como los chinitos mirando nada más, sin trabajo y en criss, por eso pedimos la intervención inmediata de la gobernadora para solucionar esta situación.”

Como se recordará, esta problemática ha representado un duro golpe al bolsillo de los 240 taxistas de ese destino que no han podido recuperar a este importante segmento turístico y por lo que ven mermados sus ingresos ante la escasa demanda de trabajo que tienen.

La secretaria general del sindicato, externó que han sostenido reuniones con el director general del Imoveqroo Rodrigo Alcázar Urrutia y hasta con la secretaria de Gobierno Cristina Torres Gómez, a quienes han plateado las diversas anomalías en las que incurre la terminal marítima, pero hasta hoy no han obtenido ninguna respuesta favorable, ni han puesto punto final a las prácticas monopólicas.

“No hemos visto ningún avance en torno a este tema y eso que lo hemos pedido desde hace más de un año y ya tuvimos diálogo con el del Imoveqroo y con Cristina Torres que ya tienen conocimiento del impacto que esto causa no solo a los taxistas, sino también a los restauranteros, náuticos, artesanos, comerciantes y demás prestadores que dependen del turismo de cruceros, pero no hemos tenido ninguna respuesta, somos el pilar de la economía de la localidad y buscamos no solo beneficiarnos nosotros, sino todos los que aquí vivimos, porque no hay trabajo y cuando puede haber, nos impiden trabajar.”

Aseguró que en caso de persistir la indiferencia de las autoridades, no tendrán más alternativa que recurrir a movilizaciones contra el monopolio que existe dentro del puerto y ver si así, logran ser atendidos y acabar con los abusos de los que son víctimas.

 

 

[email protected]

JFCB

WhatsApp Telegram
Telegram


Diario Cambio 22 - Península Libre