Olivia Vázquez/CAMBIO 22

CANCUN, Q. ROO, 17 de marzo.-Mientras que Europa mantiene la tensión por la guerra que sostiene Rusia contra Ucrania, en el Caribe Mexicano la perspectiva de operaciones para los siguientes meses se sostiene positiva frente a la reacción que podrían tener mercados como Reino Unido, Canadá y otros de América Latina que han retirado sus restricciones de viaje tras los efectos de la pandemia.

El covid-19 si bien no se ha ido y mantiene a diversos países con repuntes relevantes, en el caso del Caribe Mexicano la pandemia esta mostrando un descenso considerable lo que permite el retorno al color verde en el semáforo epidemiológico y con ello, la perspectiva de turisteros para las siguientes semanas es positiva.

El anuncio más reciente de retiro de las restricciones, fue del gobierno de Reino Unido que retiró las restricciones y requerimientos relacionados con la COVID-19 que aún permanecían vigentes y afectaban a los viajes internacionales. 

Con ello, se eliminan los rellenos de formularios en la llegada al país, así como el retiro de cuarentenas que se pedía a los viajeros internacionales.

El Gobierno británico considera que con ello, el segmento de viajes y aviación tendrán una reacción favorable  para las reservas de Semana Santa.

Junto a ello, Canadá también se suma a la relajación de medidas de seguridad y otros países de América Latina que por mucho tiempo estuvieron obligados al confinamiento y las cuarentenas, aunque en el caso de México, la puerta de entrada siempre se mantuvo abierta.

Para Quintana Roo, la eliminación de restricciones le dará un empuje importante en este cierre de la temporada de invierno y la llegada de la Semana Santa, donde será el turismo nacional sin embargo, quien más le aporte a la región pero la llegada del turismo internacional se estaría sosteniendo con estas previsiones que se tienen.

En cuanto al conflicto bélico, turisteros e inversionistas del destino consideran que por ahora los efectos en los viajes no han sido notorios pero si se podría tener una reacción desfavorable por los altos costos en los precios de la turbosina que se podrían dar por la guerra, impactando de nueva cuenta a la industria de la aviación, y obligando al turista a buscar lugares más cercanos para evitar un probable encarecimiento del precio de boleto de avión, pero por ahora, ese escenario se mantiene a la espectativa.

 

o.vazquez@diariocambio22.mx

GCH