¿Quién le hablará a 26 millones de jóvenes?

 

 

 

Claudio Ochoa Huerta/CAMBIO 22

No había un documento como tal, pero constaba de diez puntos. Ambas partes se habían sentado a negociarlo, con el compromiso de respetarlo y permitir un momento político terso de cara al 2024.

Quienes conocen del asunto relatan que el principal punto de negociación era que el gobernador Samuel García, de Movimiento Ciudadano, se había comprometido a entregar antes de fin de año los recursos que les correspondían a los municipios del estado gobernados por PRI y PAN. Una de las quejas de los alcaldes de oposición es que Samuel los asfixiaba cortándoles el dinero, pero el pacto les daba aire. El segundo punto era una tregua de no agresión en ningún ámbito político y aquí fue donde rompió la liga.

En los días previos al regreso de Samuel García a la gubernatura esta semana, en ambos frentes corrió la versión de que la Suprema Corte de Justicia tomaría una decisión sobre la controversia contra el proceso de elección del Fiscal estatal promovida por el propio Samuel en noviembre de 2022. Tanto PRI como PAN sintieron que estaba en riesgo el control de ese puesto y fue ahí cuando decidieron reventar para asegurarse con el control de la gubernatura.

Esta última decisión, tal como acusó Samuel García, corrió por la cuenta de los líderes nacionales de los partidos de la alianza, específicamente Marko Cortés, del PAN, y Alejandro Moreno, del PRI.

El asunto calentó a Samuel porque sabe que no solo la gubernatura estaba en juego sino el prestigio de su familia y colaboradores cercanos. En el bando contrario tienen en la mira a varios personajes del círculo cercano al gobernador. El primero es su papá Samuel Orlando García Mascorro. Varios empresarios y contratistas de Nuevo León aseguran tener evidencias de presuntas extorsiones disfrazadas de servicios de asesoría y estrategia fiscal. Describen con santo y seña las instalaciones y ubicación de la oficina. Unos se han llegado a encontrar sorprendidos en la sala de espera y otros han salido corridos por escoltas al reclamar la falta de palabra.

El segundo blanco es su hermano mayor que también se llama Samuel Orlando, pero de apellidos García Villarreal. Para él también aplica el párrafo anterior. Y en tercer lugar aparecen los hermanos Marcelo y Mike Flores allegados a su gobierno. Los rivales políticos aseguran que los negocios y fortuna del primero han crecido de manera inusual.

Por último, hay una versión que señala que cuando Samuel aspiraba a la gubernatura, Enrique Alfaro fue citado en Palacio Nacional. Ahí, el presidente López Obrador le presentó al gobernador de Jalisco el expediente recabado contra el joven político y el acuerdo fue dejar la fiesta en paz si Samuel dejaba de amenazar con el nuevo pacto fiscal.

Por todo esto es que Samuel no quiso perder la gubernatura.

Stent:

En 2022, la Liga MX de fútbol implementó un sistema diseñado por Mikel Arriola para evitar el lavado de dinero entre los dueños de los equipos y mantener finanzas sanas. Eso dejó un antecedente. Ahora, desde la Secretaría de Hacienda levantaron una alerta, pero en los equipos de béisbol. Hay varios en la lista roja por sospechas: El Águila de Veracruz, los Tomateros de Sinaloa, los Charros de Jalisco y los Olmecas de Tabasco. El deporte favorito del Presidente en la mira de su gobierno.

 

 

Fuente El Universal

[email protected]

AFC