abril 16, 2024 05:25

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

abril 16, 2024 05:25

Redacción/CAMBIO 22

¿Cuántas veces has visto un titular impactante, llamativo, que ha atraído tu atención y has hecho clic? Ahora responde, ¿cuántas veces has encontrado lo que realmente esperabas? ¿Has sentido una profunda decepción, incluso cierto enfado, tras comprobar una vez más que te han engañado?

Si la respuesta a estas preguntas es afirmativa, entonces has caído en una de las trampas más recurrentes de la red en la actualidad: el clickbait. Y no te estoy hablando de la miniserie de Netflix con Adrian Grenier y Betty Gabriel entre otros muchos actores.

Más bien, de una técnica de copywriting empleada en distintas áreas del marketing digital para atraer la atención del lector.

Vamos a analizar este concepto a lo largo de este artículo para analizar en qué consiste, cómo funciona y cómo evitarlo en el futuro -o, en su defecto, emplearlo en pro de tu negocio-.

¿Qué es el clickbait?

La término inglés clickbait significa “cebo de clics” o «anzuelo de enlaces». El clickbait es una técnica de redacción que emplea titulares jugosos, totalmente fuera de lugar y sensacionalistas para captar la vista de los usuarios en Internet, con especial interés en las redes sociales y medios de comunicación digitales, para que hagan clic y lean los contenidos publicados.

De forma resumida, lo que se busca al usar titulares clickbait es manipular al usuario (a través de su curiosidad) para que acceda a un artículo determinado y lo lea o permanezca en él un mínimo de tiempo para generar ingresos por publicidad, que es el objetivo real.

Esta técnica de copywriting actúa como un ciberanzuelo en la red para aumentar el número de visitas o de visualizaciones de un contenido digital -artículos, vídeos, etcétera- y que esto repercuta de forma positiva en los niveles de ingresos publicitarios.

Cómo se lleva a la práctica el clickbait en Internet

Ahora ya conoces su significado, vamos a ver cómo se hace eso de escribir un titular de clickbait para tus contenidos.

Como dijimos antes, todo empieza “inventando” o “siendo creativos” a la hora de redactar este tipo de titulares exagerados o sensacionalistas para despertar brecha de curiosidad del usuario.

Si se consigue, el siguiente paso de la cadena es que el lector caiga en la tentación de comprobar que el cebo está bien tirado, accediendo a la noticia completa. En el proceso se ofrece la información suficiente o los datos clave que despiertan la curiosidad del lector, pero con el gancho necesario para entrar a leer el artículo haciendo clic.

Sin embargo, si ya tienes callo sufriendo las consecuencias en más de una ocasión, ya te puedes considerar experto en la materia. Sabes de sobra que las páginas web y redes sociales que recurren al clickbait siempre emplean los mismos eslóganes, tesis polémicas y polarizantes y se utilizan temas generales para generar debate inmediato. Estos titulares suelen ser del tipo:

  • ¡Esta historia es alucinante!
  • Lo que sucederá a continuación te sorprenderá…
  • ¡No creerás lo que pasó en el siguiente video!
  • Antes era una mujer normal, pero ahora mira cómo ha cambiado…
  • El antes y el después de…

Parece fácil, verdad. Sin embargo, a la larga puede tener efectos negativos para nuestro proyecto. Pero, ¿por qué es malo el clickbait? Básicamente porque el usuario puede sentirse engañado, lo que implica una amplia tasa de rebote y una mala reputación para el medio o portal que publica la noticia.

¿Dónde se usa el clickbait?

Generalmente, el clickbait se puede usar tanto en medios online como offline. Imagina, por ejemplo, un anuncio de la radio en el que dan un titular tremendamente jugoso y, después, dejan la sección para el final del programa.

Sin embargo, es cierto que lo más frecuente es que el clickbait se emplee en medios digitales. Y es que esta práctica es habitual en el periodismo online, en blogs, páginas de noticias o revistas online que solo tienen entre ceja y ceja hacer crecer el número de clics de cada artículo para poder aumentar, consecuentemente, el tráfico de las páginas web.

O, en su defecto, en newsletters para favorecer la tasa de apertura e incluso en medios sociales para invitar al usuario a hacer clic en un enlace determinado,

Mecánica del clickbait: ¿cómo funciona?

Con todo lo que se sabe, ¿cómo es posible que siga habiendo gente que caiga en las garras del clickbaiting y haciendo clic en este tipo de titulares? Una pista: la curiosidad mató al gato.

Y es que las empresas contratan personal especialista en detectar la forma de escribir textos que sigan enganchando a la gente, que sigan picando la curiosidad del usuario por saber cómo acaba una historia que inicialmente promete ser única.

Para ello, se suelen seguir estos trucos:

  1. Lenguaje con incertidumbre, para generar la duda suficiente al usuario y que haga clic para resolver el misterio oculto.
  2. Crear listas numéricas: las listas implican atraer mucha atención, porque todos queremos saber al menos quién es el mejor en alguna actividad y por qué lo es.
  3. Uso de imperativos («mira», «lee», etc.) como clave para activar la curiosidad.
  4. Escribir un titular comenzando por el final y retar al lector a comprobar lo que se dice.

Ventajas y desventajas de usar el clickbait

Ahora que ya entiendes cuál es el funcionamiento del clickbait, vamos a profundizar en sus principales pros y contras.

Entre las principales ventajas de usar el clickbait, destaca:

  • Capta la atención de los usuarios, teniendo más posibilidades de generar visitas a la web.
  • Permite resaltar frente a otros medios de la competencia, ganando la batalla.
  • Si el contenido está a la altura del titular, mejora el posicionamiento SEO de la página y aumenta el tráfico a la web de manera orgánica.

Sin embargo, no todo van a ser beneficios. Y es que un mal empleo del clickbait puede traer consigo las siguientes desventajas:

  • Aumento de la tasa de rebote de la página. Algo que afecta directamente a su posicionamiento orgánico.
  • Descrédito por parte del medio y mala imagen de marca de cara a los usuarios, en caso de que el contenido no esté a la altura.
  • Esta falta de confianza puede afectar negativamente al volumen de usuarios recurrentes y, por lo tanto, al nivel de tráfico de la página.
  • Puede afectar negativamente al alcance orgánico de las publicaciones en redes sociales como Facebook.

¿Cómo podemos usar el clickbaiting de forma aceptable?

El debate es permanente. Y es que el clickbait puede provocar un rechazo importante en el usuario.

De hecho, mucha gente se ha cansado ya de esta técnica porque no son pocas las páginas y los perfiles de redes sociales que se siguen aprovechando del clickbait para ganar dinero a costa de ser criticados con dureza.

Por otro lado, se ha generado una corriente positiva en torno al clickbaiting porque lo ven como un nuevo fenómeno que forma parte del marketing tal como lo conocemos hoy en día.

Lo más frecuente es pensar en estos titulares diseñados para llamar la atención del usuario como algo negativo, propio de aquellas personas que solo quieren ganar dinero a costa de los demás y el clic como agua de mayo, sin pensar en la calidad de su página web ni la de sus publicaciones.

7 trucos para ser creativo sin caer en tentaciones negativas

Lo primero de todo es mantener la calidad en tu blog o en el medio en el que escribas. Sin ella, no hay ningún truco efectivo que vaya a servirte.

Si no eres capaz de seguir escribiendo contenido que aporte algo diferencial a tus usuarios, de poco te valdrá intentar conseguir más tráfico usando el clickbait de forma ligera.

Una vez que sigues con esa dinámica, puedes aprovecharte el uso de este tipo de titulares para atraer público que no visita con frecuencia tu web y que puede quedar encantado con todo lo que le ofreces.

Para ello, presta atención a algunos trucos que te dejamos a continuación:

  1. No emplees titulares que resuelvan la incógnita, deja la respuesta en el aire. Así obligarás a la persona que esté leyendo el medio a hacer clic para saber cuál es la respuesta. Por ejemplo: ¿Eres capaz de detectar las diferencias entre estas dos imágenes?
  2. Incluye datos estadísticos para apoyar el titular y deja, de nuevo, la pregunta sin responder. Por ejemplo: Solo el 10% de las personas escuchan con nitidez este sonido.
  3. Resuelve una necesidad o una duda básica de tu audiencia y emplea un lenguaje muy directo. Por ejemplo: Limpieza completa y a fondo de baño en 15 minutos.
  4. Usa listados para atraer la atención del lector. Por ejemplo: Los 10 mejores restaurantes para comer paella en Valencia.
  5. Indícale al lector lo que quieres que haga. Por ejemplo: ¿Eres una Persona Altamente Sensible (PAS)? Haz este test y descúbrelo.
  6. Intenta, en la medida de lo posible, no abusar de titulares altamente inflamables del estilo “La guía definitiva de” o “El tutorial que te ayudará a todo”. Ya sabemos que lo hace todo el mundo y que es lo más sencillo, pero la clave está en la mezcla.
  7. El contenido, aun sabiendo que escribes sobre una o pocas temáticas muy marcadas, tiene que ser variado para no acabar con tus opciones de crecimiento. Puedes apoyarte en los días que más inspirado estés para escribir varios artículos de temática diferente y luego programar las publicaciones, para evitar que te pongas a escribir un día y la calidad de tu texto sea bastante inferior a la media.

Ejemplos de clickbait en medios reales

Ahora, vamos a ver 3 ejemplos reales de clickbait en diferentes canales para que puedas entender cómo aplicarlo a tu marca o negocio.

Clickbait en YouTube

Melo es una de las YouTubers más conocidas del panorama español: en la actualidad, tiene más de 1,6 millones de suscriptores en su canal. Si hay algo que caracteriza a Melo es su forma de crear hype solo gracias a los títulos de los vídeos. ¿Quién no quiere hacer clic en un vídeo que se titula «por qué me tuve que ir del piso, PELIGRABA MI VIDA» o «Me cierro el canal y os cuento por qué»? Si el contenido acompaña al titular, es la combinación perfecta para hacer crecer una comunidad en YouTube.

Clickbait en medios digitales

¿Cuánto te fijas en un titular a la hora de leer una noticia? ¿Qué poder de convicción tiene un buen clickbait en ti a la hora de elegir qué noticias leer? En la actualidad, algunos medios digitales se esfuerzan por crear titulares jugosos que te dejen con la intriga para que hagas clic en la noticia. Por ejemplo, en el Huffinton Post hemos visto estos dos casos de clickbait impecables:

Clickbait en redes sociales

Las redes sociales también han recurrido al clickbait para atraer la atención de los lectores. Uno de los casos más conocidos es el de la revista femenina Vogue, que llama así la atención de los lectores y las lectoras para que visiten el artículo en su web:

Principales conclusiones sobre el clickbait

El clickbaiting, por desgracia para muchos, ha llegado para quedarse como técnica de marketing online.

Hoy en día el sensacionalismo lo cubre prácticamente todo, la necesidad de ganar dinero rápido para justificar el mantenimiento de muchas webs hace que se prescinda de la calidad, apostando por la inmediatez y contenidos que llegan en ocasiones a la demagogia.

Llamar la atención no lo es todo. Tampoco vale aprovecharse de la curiosidad para ganar una carrera ficticia, ya que en Internet hay sitio para todos.

Por suerte, los usuarios cada vez están más concienciados y aprenden a distinguir lo bueno de lo malo. Es aquí donde nosotros queremos ayudar con este artículo, a dar pistas para no entrar en aquellas webs irrelevantes y, por qué no, saber aprovechar el clickbait para hacerlo de forma que todos salgamos ganando.

 

 

Fuente: godaddy

[email protected]

GCH

¡Únete a nuestras comunidades del Diario CAMBIO 22 en WhatsApp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com